Claudia Menares: “En el kilómetro 30 la majestuosa Torre Eiffel, imposible no mirarla y pensar, a esto vine!”.

Domingo 14 de Abril, 08:35 horas en Paris, día soleado con 3 grados de temperatura, mucho viento y en la calle Champs Elisées, frente al Arco de Triunfo comienza la largada para los 55.000 corredores del Marathon 2019.

La salida es por oleadas, así que tenía que esperar mi turno 09:35 hrs., muy abrigada previo a la partida, mientras tanto los corrales con baños cada 3 metros y personal dispuesto para recibir las capas de ropa, el sol era solo un iluminador de la cuidad, mucha gente en las calles, todos dando ánimo a los participantes, la ruta hermosa indescriptible, en el Kilómetro 5, el Palacio de la Bastilla nos recibe con la primera zona de hidratación agua, frutas y pan de miel, así eran cada 5 kilómetros las zonas de hidratación y acá algo distinto, cada 10 km cubetas gigantes para mojarse las manos o simplemente tirarse agua, para mi ideal.

La temperatura no sube y seguimos avanzando por esta ciudad que llamé la ciudad ondulada, subidas y bajadas contantes en el recorrido, seguimos avanzando y llegamos al Bosque de Vincennes 10km en senderos de árboles gigantes muy helado y sombrío íbamos ya en el Km 24, saliendo de estos senderos iniciábamos el recorrido al lado del Río Sena, frente a la Catedral de Notre Damme, Paris en la calle todos animando y gritando Allez! Allez! Impresionante, Ya no falta nada!

Y cuando pensé que saldríamos de los eternos puentes, entramos a un túnel de 2 kilómetros, se sienten los pasos y respiración de los corredores con mucha más nitidez, seguimos en la oscuridad y humedad del lugar cuando al salir a mi izquierda en el kilómetro 30 la majestuosa Torre Eiffel, imposible no mirarla y pensar, a esto vine! a correr en Paris y aquí estoy!! , así que tome más fuerza y seguí convencida que sólo faltaba un trote de 12km por delante.

Adentrados nuevamente en la ciudad, sus construcciones, sus calles, su gente, el aliento de todos y cada una de las batucadas en el trayecto muy motivante, cantantes y bandas nos acompañaron en todo el trayecto, yo sigo avanzando y pienso en mi país, en mi familia, en mis hijos que debían estar esperándome y todos mis compañeros que habían terminado su maratón en Santiago el domingo anterior, con el corazón en la mano seguí corriendo, lo mío es esto! Eran los mensajes que enviaba a mi cabeza, yo estoy preparada, no me daba cuenta cómo iba avanzando y en pleno Bosque de Boulogne kilómetro 40, una bandera Chilena! Vamos Chile! Yo les grité a ellos y esas personas que no me conocían corrieron a mi lado alentándome, corrí con más energía ya estaba llegando al final, mi reloj ya marcaba Km 42 y la gente gritaba más fuerte Allez! Allez!! la meta estaba ahí a 500 metros del Arco de Triunfo cuando la crucé, Feliz! Lloré! y Lloré! Y ahí estaba mi amiga de siempre esperándome nos abrazamos y lo único que quería saber era de mi hijo, él había llegado 44 minutos antes! Estaba recuperándose del frío esperándome con mi hija. Lo habíamos logrado.

Tenía que avanzar hacia mucho frío, recibimos corta viento, medalla y la Polera otra modalidad de esta carrera te la entregan al final y la zona de llegada daba directo hasta guardarropía, por lo que todo el recorrido que haces para recibir tus premios suman para llegar pronto a tu ropa de cambio abrigarte y disfrutar tu logro. Lo haría mil veces, correr el Maratón es la máxima expresión de la fuerza mental que un ser humano puede experimentar. Luego de todo eso el reencuentro con la familia y a disfrutar la ciudad. 

Charly Bancarel finalizó el Maratón de París con 90 años

El pasado domingo 14 de abril se realizó una nueva versión del Maratón de Paris, que estuvo marcada por la historia de Charly Bancarel, corredor de 90 años, que finalizó el maratón en un tiempo de 5 horas y 22 minutos.

Charly Bancarel fue un operador de transporte. Muy ocupado, a los 55 años no pensaba en correr . “En ese momento, un amigo me animó a correr con él y nos dimos cuenta de que tenía algunas condiciones para eso”, recuerda Charly Bancarel. Luego compite en su primer maratón y finalizá por debajo de las 4 horas (3:55). 

Años después, el operador tiene numerosos maratones en su haber. Annecy, Toulouse o París para el Hexágono, sino también Londres, Berlín o Nueva York internacionalmente. Un viaje a los Estados Unidos que aún recuerda con cariño. “Esta es la carrera que más me impresionó. Corriendo entre los rascacielos, para alguien como yo, que viene de Auvernia, que era increíble.”

Charly Bancarel se preparó para la Maratón de París participando en varias carreras. Fuera de competición, entrena dos o tres veces por semana en los caminos de Cantal que conoce de memoria. “Me levanto temprano, tengo un buen desayuno y corro un poco más de una hora”. Y cuando no tiene lo suficiente, pasa en bicicleta de 50 a 60 kilómetros por la tarde.

Su estilo de vida le permitió  alcanzar su objetivo y completar la maratón en París en menos de 6 horas. “Es seguro que con la edad, disminuyes la velocidad, soy más cuidadoso cuando entro. Pero también puedes decir que conozco mejor mi cuerpo”, sonríe.

2:17:59: Nuevo récord mundial de maratón bajo techo

CJ Albertston es un entrenador de campo traviesa de 25 años de California que corrió el nuevo récord mundial de maratón bajo techo de 2:17:59 el sábado en el Armory en la ciudad de Nueva York.

Albertson superó el récord de Malcolm Richards, quien lo estableció en 2:19:02 en 2018. Richards venció a su propio tiempo en 2018, con 2:18:47 para terminar como subcampeón en la carrera del sábado. El tiempo de Albertson significó que mantuvo aproximadamente 39.2 segundos por 200 m, en el transcurso de 211 vueltas. Aún más impresionante, su última vuelta fue de 30.4 200m.

Se cuestiona si el maratón de interior produce tiempos más rápidos o más lentos que 42K en las calles. En el interior, las condiciones son predecibles y no tienes que lidiar con multitudes o corrales, pero mantenerte concentrado en el interior es muy difícil. Los frecuentes giros y la monotonía de correr más de 200 vueltas alrededor de una pista son las razones por las que los tiempos suelen ser más lentos en interiores que durante las maratones de carretera.

El récord femenino está en manos de Lindsey Scherf a las 2:40:55. El sábado fue disputada por Stephanie Pezzullo de Orlando, que gano con la marca 2:42:11, sin poder superar el record.

Carla Saez: “Pensaba bajar las 3 horas y lo logré mucho antes de lo imaginado”.

Luego de haber corrido el año pasado la Maratón de Nueva York, mis planes habían sido dedicar el primer semestre a mejorar mi tiempo en 21k y luego prepararme para el segundo semestre correr la Maratón de Chicago, pero luego me di cuenta de que, con el tiempo que tenía, existía la posibilidad de que en la Maratón de Santiago consiguiera algún lugar entre las chilenas, lo cual me permitiría obtener parte del dinero que necesitaba para ir luego a la Maratón de Chicago.

Con todo esto en mente, fue que comenzó mi preparación para la Maratón de Santiago, lo cual en un inicio no fue fácil, ya que sentía que aún no me recuperaba bien de la Maratón de Nueva York, y los turnos de noche eran para mi más cansadores aún (me costaba mucho dormir en el día por el calor del verano, así que esas semanas terminaba muy agotada). Es por eso que mi meta era sólo poder mantener lo que había conseguido en mi última maratón, ya que con ese tiempo sería suficiente para obtener lo que quería.

Sin embargo, a finales de febrero, y luego de una semana de vacaciones, comencé a sentirme mejor, lo cual fue evidente cuando conseguí hacer mi mejor tiempo en la Media Maratón de Santiago 21K, lo cual me dio confianza para intentar bajar, aunque fuera por algunos segundos, la barrera de las 3 horas. Así que continué entrenando de acuerdo al plan, y confiando en el proceso.

El día viernes previo a la maratón, lo pedí de vacaciones, porque sentía que necesitaba descansar bien para ese día, y me dediqué a realizar prácticas de Mindfullnes que estoy de a poco tratando de incorporar (¡deberían intentarlo!), y me sentía bien, tranquila, y confiando en toda la preparación.

¡Y llegó el día de la maratón! Me desperté un poco antes que sonara la alarma, lo cual fue lo positivo del cambio de hora. Y desayuné como lo había practicado para los largos de 30K. Ya en paseo Bulnes, en la carpa del Team, posamos para las fotos previas con los amigos, los que correríamos los 42K, antes de que partiéramos todos juntos a encajonar.

Esta vez pude encajonar bien gracias a unos cupos de Air France, así que ya cerca de la línea, esperando a partir. Cuenta regresiva, y allá vamos! Si bien el primer kilómetro salió un poquito más rápido, no fue exagerado como en otras oportunidades y sirvió para hacerse camino al principio. Luego siguí el ritmo lo más cercano a lo planificado, ya que en esta oportunidad, quería evitar hacer lo de otras veces, que es partir muy rápido y terminar muriendo, habiendo bajado mucho el ritmo respecto al inicial. Y creo que eso me resultó bastante bien.

En el camino iba concentrada, contando la respiración y mirando a la gente. Me gusta mucho que hayan personas que se levanten un domingo y salgan a la calle para ver algo así, da mucho ánimo.

En el camino me encantó ver gente conocida, al primero que vi en Av. Matta fue mi novio, que cruzó desde la Alameda hasta Av. Matta para alcanzar a tomarme algunas fotitos, y luego lo vi otra vez por detrás del Costanera. También hubo mucha gente del Team apoyando durante este recorrido, ya sea en bici, acompañando algún tramo al trote y dando gritos de ánimo en algunas partes del camino. También vi en la parte de Vespucio a más gente conocida entre los espectadores. Creo que esta es la mejor parte de correr en casa, ya que al correr fuera no están las caras conocidas durante el camino.

Si bien hizo calor, y no niego haberlo sentido, y haber llegado a cada punto de hidratación mirando quien tenía más agua en el vasito para poder coger ese y tomar todas las esponjas con agua que me ofrecieron en el camino, no fue ese el foco que había en mi mente durante ese día, sino en cómo me iba sintiendo, en mantener el ritmo que llevaba y aguantar hasta el final, porque sabía que podía lograr mi objetivo si seguía así. Ya en los últimos kilómetros por la Alameda, aunque costó, pude apurar un poco, y quizás la fuerza también salió de los gritos y apoyo de parte de amigos del Team que me acompañaron parte de ese tramo y a toda la gente que se pone en el camino, ya que en la Alameda es donde más público hay y donde gritan con más fuerza, y también, aunque no los pude ver, sabía que mis padres también estarían en algún lugar de ahí viéndome llegar.

Al ir llegando, vi el tiempo y sabía que había logrado bajar de las 3 horas, por lo que me sentía feliz, y me encanta que haya habido fotos que reflejen ese momento. Y bueno, ¡también había logrado conseguir un lugar en el podio de las chilenas! Logrando así parte de lo que necesito para mi objetivo del segundo semestre que es la Maratón de Chicago. ¡Así que ahora, a entrenar!

Al llegar a la meta, erróneamente me mencionaron como la “primera chilena”, pero luego se dieron cuenta que Johanna Rivas había llegado antes, ya que el caballero que estaba en la línea de meta no la conocía. Y menciono esto, porque creo que deberían haber averiguado antes qué maratonistas destacados del país habría en el evento, ya que Johanna debió haber encajonado con el grupo elite.

Cuando corrí mi primera maratón, terminé con el objetivo de buscar el tiempo para Boston, cuando conseguí eso quise ir bajando mi tiempo y pensaba que quizás algún día podría bajar las 3 horas, y luego de Nueva York vi eso como algo ya cercano, y siento que lo logré mucho antes de lo que lo había imaginado antes.

Doy las gracias a mi Team, de verdad que su apoyo durante la preparación y durante la corrida son muy valiosos para mí y creo que para todos los que participamos ese día, donde vi cómo Carlos, el entrenador, esperó hasta el último integrante del Team que llegó a la meta, y eso es lo mejor de todo, ¡todos llegamos a la meta!

También quiero agradecer a The Ratnavali Center, por lo que he estado aprendiendo este último tiempo sobre mindfullnes, a entrenar la mente, lo cual es una herramienta poderosa para poder sentirse bien y vivir en el presente. Si no hubiera logrado mi objetivo, de todas maneras mi percepción habría sido distinta a lo que podría haber sido antes.

Ahora con todo para el próximo desafío: Maratón de Chicago!

Cherono y Degefa ganan el Maratón de Boston en su debut. Gonzalo Abarca y Catalina Langlois los mejores chilenos historicos.

En el final más cercano en la carrera masculina desde 1988, Lawrence Cherono de Kenia, quien está haciendo su debut en el Maratón de Boston, contuvo a la dos veces campeona del Maratón de Boston, Lelisa Desisa, de Etiopía, para apenas cortar la cinta de la línea de meta. Cherono se adelantó dos segundos, en un tiempo de 2:07:57. Justo detrás en el tercer lugar estaba Kenneth Kipkemoi de Kenia, en 2:08:07.

 

 

 

 

Worknesh Degefa de Etiopía ganó la carrera femenina, tomando la delantera en la milla 4 y nunca la abandonó. Mientras se acercaba a la línea de meta, saludó a la multitud. Su tiempo fue 2:23:31. Edna Kiplagat de Kenia, la campeona de 2017, terminó segunda en 2:24:13. El estadounidense Jordan Hasay terminó tercero, igualando su lugar desde 2017, en 2:25:20. 

Entre los chilenos, se registraron los mejores resultados históricos. En los hombres, Gonzalo Abarca, corredor YKA, formado por la atleta Erika Olivera y entrenado actualmente por Leslie Encina, finalizo como el mejor de los nacionales en la historia de la competencia con un tiempo de 2:33:04, superando el registro de Jose Miguel Gana, quien en el año 2003 finalizo la prueba en 2:41:4. En mujeres, Catalina Langois, del club TYM, quien finalizara como la mujer chilena en el Maratón de Nueva York, repitió hoy terminando la prueba en un tiempo de 2:52:58, quedando también, como la mejor chilena histórica de la prueba.

 

 

Manuel Acosta: “Cuando cruzas la meta ya estás pensando en el siguiente objetivo, porque esto es una pasión”.

Para la #MDS 2019 mi motivación era buscar mejorar mis marcas ya que el año 2018 tuve una pequeña lesión semanas antes de carrera lo que no me permitió lograr la marca esperada. También poder lograr el tiempo para clasificar a los Majors.  Es por esto que decidí ingresar a un club y de esta forma tener un plan de entrenamiento, un grupo con quien entrenar y obviamente tener la mejor asesoría para el cumplimiento de mis metas. Elegí al equipo EORunners, principalmente porque conocía a sus profesores Erika Olivera y Leslie Encina, tanto como personas y cuáles eran sus métodos de entrenamiento. Además de mencionar que ambos son atletas de elite y de lo mejor que ha dado Chile estos últimos años. También a su director Walter Oddo y algunos integrantes. Encontré un grupo humano espectacular, muy buenos amigos y por ende un clima de entrenamiento excelente.

Cuando ingresé al club me pidieron llenar un formulario con los objetivos que quería cumplir durante el primer semestre de 2019, y yo puse dos: En Stgo 21K era bajar las 1:28:00 y  en MDS bajar las míticas 3 horas. Todos los que somos Runner y aspiramos a correr una maratón sabemos que bajar las 3 horas es una marca simbólica y difícil de lograr.

Mi preparación comenzó el 10 de Diciembre de 2018 en el primer entrenamiento con el equipo EORunners. Me dieron la bienvenida con un control de 400 metros, que evidencio lo duro que tendría que entrenar si quería lograr mis objetivos. Ahí comenzaron 4 meses de dura preparación, que contaban con dos días de trabajo en pista, los primeros meses muchos kilómetros de cerro en el San Cristóbal y generalmente los domingos controles o entrenamientos grupales en Santa Clara o la famosa Herradura. También dentro del ciclo hay que pasar por el gimnasio para trabajar la musculatura, masajes, kinesiólogos, nutricionista, etc. Correr una maratón no es un juego simple y hay que prepararse de la mejor forma y asesorarse de buena manera. El tiempo que se destina a preparar una maratón es alto, mezclado con el trabajo y las actividades familiares hace que este proyecto pase a ser familiar, ya que sin el apoyo de ellos no se pueden lograr los objetivos. Sin el apoyo de mi señora no podría haber entrenado lo necesario.

Dentro de la preparación estaba contemplado correr Stgo 21K donde mi objetivo era correr bajo 1 hora 28 minutos. En el último entrenamiento mi profesor Leslie Encina me dice “Manolo corre a 4 minutos el kilometro”, ni yo me lo creía, pero sabía que era el ritmo que tenía que lograr si quería cumplir el objetivo central. Dicho y hecho, corrí a 4 minutos el kilometro y conseguí mi mejor marca logrando 1:24:50. Fue un golpe de moral positivo, ya que si ocupábamos la mítica formula de multiplicar el tiempo por 2 y sumar 10 minutos para hacer una proyección a la maratón, me daría justo. Estaba feliz, el entrenamiento estaba dando sus frutos. Fue ahí donde nos pusimos de acuerdo con Marcelo Loureriro y Walter Oddó y generamos el proyecto “Breaking 3 hours”. La idea era hacer entrenar juntos y tratar de correr la maratón los tres juntos hasta el kilometro 30 y luego cada uno buscaría su marca.

Llegó el día de la carrera. Tuve la suerte de poder encajonar adelante junto a mis compañeros. Los primeros 15 kilómetros transcurrieron de acuerdo con lo planificado. Ya iba una hora de carrera y empecé a notar que el calor sería un invitado no grato a esta fiesta. Fue ahí donde tomé la decisión de tomar más líquido de lo planificado.

Para mi el kilometro 21 era muy importante, ya que era la mitad de carrera y mi punto de control para saber como iba en los tiempos y si proyectaba cumplir el objetivo central. Sabía que debía llegar en los tiempos y con fuerza porque en ese punto, según yo, se inicia la parte más dura de la carrera que es Vespucio. Iba en los tiempos planificados, sin margen para error, por lo que tuve que concentrarme y apretar. En el kilómetro 29 estaba mi señora con mi hijo, y verlos a ellos fue el último y gran impulso de la carrera (quizás las pulsaciones mas altas estuvieron ahí jajajjaa).

En el kilómetro 32, el último tramo de la carrera, todo el mundo te grita ¡¡¡se acabo!!! ya que desde ahí en adelante es en bajada. Pero en ese punto vas con las fuerzas justas y este año el calor me golpeó más de lo que esperaba, por lo que los últimos kilómetros fue aguantar el ritmo que debía hacer (siempre bajo 4:15 el kilometro) ya que iba justo justo para hacer bajo 3 horas.

En el último kilometro, cuando ves la meta y vi que podía lograr el tiempo, aparecieron mis compañeros de equipo alentando y motivando. Sebastian Orellana corrió conmigo parte de esa último tramo ¡¡¡. Cruce la meta y misión cumplida 2:59:31, una alegría inmensa todo el trabajo y tiempo destinado había dado sus frutos.

Como todo runner, cuando cruzas la meta ya estás pensando en el siguiente objetivo, porque esto es una pasión y siempre vamos por más ¡¡¡

Con una alta convocatoria se lanzó la sexta edición en Chile de Wings For Life World Run 2019

  • Los principales medios de running, junto con atletas de la talla de Valentina Carvallo, Francisco “Chaleco” López, Ignacio Casale y el último campeón de la competencia, Francisco Méndez, se dieron cita la mañana de este jueves para lanzar la sexta edición de Wings For Life World Run 2019.

El próximo domingo 5 de mayo a partir de las 08:00 am de Chile, y en un circuito que será revelado en los próximos días, se realizará por sexto año consecutivo la corrida Wings for Life World Run, la única carrera en el mundo que no tiene una meta fija, sino que es el propio competidor quien va a su ritmo hasta que es alcanzado por el “auto meta”.

Esta modalidad es la que será utilizada simultáneamente en las más de 60 ciudades que tienen una versión de esta corrida y que, básicamente, consiste en un vehículo, físico en algunas localidades y virtual en otras, que persigue a los corredores. 30 minutos después de la largada de la competencia, el auto meta arranca desde la partida a una velocidad de 15 km/h – subiendo un kilómetro por hora – y va alcanzado a todos los corredores hasta llegar al último, lo que significa que termina la corrida.

Para este año, y al igual que en 2018, Chile recibirá una “App Run”, modalidad oficial de participación que consiste en que cada uno de los 500 corredores que se espera asistan a la presente edición, estará participando con la aplicación móvil Wings for Life World Run y ésta, le avisará – a través de sonido y vibración – la distancia que lo separa del “auto meta” y cuando éste lo haya alcanzado.

Para participar en esta oportunidad, se debe descargar de forma gratuita desde iOS o Android la aplicación Wings for Life World Run y pagar una inscripción/donación de $ 12 USD equivalente a unos $8.000 pesos chilenos. Ésta permitirá tener un kit de bienvenida, que se entregará el mismo día de la carrera y además, poder participar junto a miles de corredores alrededor del mundo, en una corrida que tiene una causa muy importante; la investigación y cura para las lesiones de médula espinal.

En la edición 2018, el ganador masculino de Wings for Life World Run en Chile fue Francisco Méndez, quien logró recorrer 56,12 kilómetros antes que lo alcanzara el “auto meta” virtual, mientras que por las damas la ganadora fue Lucinda Vásquez quien alcanzó a correr 16,49 kms.

Embajadores como la triatleta nacional Valentina Carvallo o el piloto dos veces ganador del Dakar, Ignacio Casale estuvieron presentes en la jornada para comprometerse con la causa. Mientras que la corredora de “39 latitudes” se anotó con 25 kilómetros, “El Perro” asistirá en familia, incentivando a los demás para que así lo puedan hacer también.

Por un objetivo en común

Wings for Life World Run une a más de 40 países corriendo por la misma causa; la búsqueda de una cura a las lesiones de médula espinal. Objetivo que la fundación del mismo nombre lleva trabajando desde 2004 y que ha conseguido grandes avances tras las últimas investigaciones donde han trabajado con la estimulación eléctrica epidural directamente en la médula espinal, y es precisamente ese tratamiento el que le ha permitido a David Mzee de 33 años volver a caminar de manera autónoma tras un accidente en 2010 cuando al hacer un salto mortal desde un trampolín hacia una colchoneta de espuma se rompió el cuello.

Para conocer más sobre la fundación, cómo ha avanzado la investigación y los resultados de los estudios que se han estado haciendo en los últimos años visita www.wingsforlife.com.

Rocío Núnez “Mi primer Maratón de Santiago fue una experiencia maravillosa”

Hace 5 meses atrás decidí dar el paso y correr una Maratón. Hasta ese momento corría sola, sin estructura ni entrenador. El desafío era enorme, solo había corrido 21k, sin lograr bajar de las 2 horas. 

Lo primero era buscar un grupo de running que no solo me entrenara para poder llegar a la meta sino que además necesitaba mantenerme motivada porque sabía que el entrenamiento era duro, exigente y largo. No sería un proceso fácil. 

Y llegué a un grupo increíble, con corredores excepcionales que despilfarran en compañerismo, y  con unos tremendos entrenadores, muy profesionales y apoyadores, los  secos Carlos Warnke y Valeria Argandoña. 

Durante los 5 meses que dura el entrenamiento fui conociendo cada vez más a mis nuevos compañeros y no exagero cuando digo que hoy los siento parte de mi familia. Han estado ahí apoyando como pocas veces me ha tocado sentir. 

El proceso es largo, hay lesiones, imprevistos, problemas, dudas, la vida sigue su curso, y hay que lidiar con ella sin permitirse excusas para no seguir luchando por el sueño de correr 42,195 km.

Y lo logré, pude terminar mi entrenamiento y el 7 de abril estaba en la partida de los 42k, sabiendo que cumpliría mi objetivo, porque me lo había propuesto, había luchado mucho por él y tenía a los mejores a mi lado.

Los primeros 23k fueron cómodos, a pesar del calor logré mantener el ritmo esperado, incluso un poquito mejor. Pero el calor me fue afectando cada vez más… cuando llegué a Plaza Egaña empecé a sentir lo duro de la carrera, me di cuenta que no alcanzaría el tiempo proyectado pero recodardaba que era mi primera Maratón, que debía ser humilde y nunca pensé en abandonar. 

En el km 36 estaban esperándome mi hijo y mi marido. Me apoyaron hasta la meta, igual que otros integrantes del club  que no me dejaron flaquear los kms finales. 

Y en los últimos metros estaba mi gran amiga Nacha Parra, con quien había entrenado los 5 meses, habíamos compartido todas nuestras emociones, aprehensiones, ganas y las dudas que la Maratón nos provocaba. Ella fue siempre un ejemplo de dedicación y persistencia. 

Pero, la Maratón es así y por una lesión de última hora no pudo correr. Sin embargo, cruzamos juntas la meta, estuvo ahí en ese momento, así es que la medalla que me pusieron a mi es de las dos!!

Mi primera Maratón fue una experiencia maravillosa, que partió hace 5 meses, en mi primer día en el Warnke Running Team y que no terminó en la meta de la MDS… Ahora voy por Viña! Esto no termina más!

 

 

 

Nike dijo presente en el evento de running más importante del país

  • La marca deportiva recibió a los corredores en un espacio inspirado en su innovadora tecnología React, en donde ofreció masajes descontracturantes, una piscina de hielo y sesiones de estiramiento a cargo de la actriz Marita García.

Una multitud salió a las calles en la mañana de este domingo 7 de abril para ser parte del evento deportivo más importante del país en torno al running, oportunidad en la que Nike también dijo presente. En la Galería Santiago Centro, la marca destinó un espacio especial para que sus corredores vivan un momento de recuperación después de la extenuante carrera bajo los 30° que se vivieron en la Región Metropolitana.

Aproximadamente 150 personas fueron parte del Instant Go Santiago, un lugar inspirado en el último lanzamiento para runners, las Epic Nike Reac Flyknit 2t, en donde pudieron disfrutar de masajes y de una piscina de hielo especial para descontracturarse post carrera. Además, se realizaron sesiones de estiramiento lideradas por la embajadora de la marca, Marita García.

“Es muy importante lubricar la articulaciones después de correr, ya que el  running es un deporte de impacto y eso las reciente”, comentó la actriz, quien también fue parte de la carrera al participar en los 10 kilómetros. “Estoy muy contenta porque corrí con mi hermana que tenía su primera carrera. Corrí a un ritmo más lento, pero feliz porque una carrera conversada es mucho más entretenido”, agregó.

Otra que también disfrutó de una mañana deportiva dominical fue la también embajadora de Nike y actriz, Magdalena Müller, quien corrió por quinta vez los 10 kilómetros, pero la primera junto a su madre. “Fue muy entretenido que me haya acompañado. La carrera me la tomé super tranquila, nunca me he enfocado en un tiempo en particular, sino que lo hago por diversión. Estos eventos son un llamado al positivismo, tanto corredores como las personas que alientan están motivados, con energía, en un domingo por la mañana. Es una instancia muy bonita”, destacó la actriz.

Pero también hubo participantes que fueron en búsqueda del triunfo, como la atleta argentina de Nike, Florencia Borelli que se quedó con la categoría femenina de los 10K en su primera competencia en el país. “Me voy muy feliz con el triunfo. Me encantó Chile y su gente que estuvo durante todo el recorrido gritando. Eso para el corredor es increíble”, comentó. Misma sensación quedó en la trasandina Fedra Zambrán, también atleta de la marca, que se quedó con el segunda posición en los 10 mil metros. “Tuvimos una linda competencia con Flo. Se vivió una fiesta en las calles. Me llevó un muy lindo recuerdo del país”.

El espacio que destinó Nike para sus corredores fue bajo los colores de su más reciente producto running, las Epic React Flyknit 2 que fueron lanzadas a principios de febrero, con una nueva innovación que brinda amortiguación y estabilidad en cada pisada. “Estamos celebrando el perfil de Nike Go, que es correr, divertirse y que no sea un sufrimiento. La propuesta de la marca es que puedas disfrutar mientras corras y pasarlo bien corriendo. Hay que sacarse las presiones. Hay que salir, correr y disfrutarlo”, destacó Victoria Saguier, Brand Director Nike Running.

Muévete, pero de forma segura

  • Para una correcta convivencia vial es necesario tomar una serie de medidas de seguridad y actuar de manera responsable al transitar por las calles, sobretodo en tiempos en que diversos tipos de micromovilidad logran mayor protagonismo en la ciudad.

Ante calles cada vez más concurridas, Lime entiende que es de suma importancia seguir todas las medidas de seguridad necesarias para evitar cualquier tipo de accidente y así promover una armónica convivencia vial.

Según CONASET, la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito, los ciclistas se ven involucrados en alrededor de 1500 accidentes anuales en Chile. Las principales razones por las que ocurren estos acontecimientos, corresponden a distracciones propias de al menos uno de los involucrados, a la desobediencia de los reglamentos del tránsito y al no uso de elementos claves de seguridad tales como el casco.

De acuerdo a la nueva Ley de Tránsito Vial, tanto ciclistas como usuarios de scooters mayores de 14 años deben transitar por ciclovías o por la parte derecha de la calzada, quedando prohibido el uso de veredas. En caso de existir una vía exclusiva de buses, deben movilizarse por el lado izquierdo de la pista izquierda, siempre que la vía sea unidireccional. La vereda sólo podrá ser utilizada por personas con algún tipo de discapacidad y adultos en compañía de menores de 7 años. Si la ciclovía o la calle se ve obstaculizada para movilizarse, estos medios de transporte podrán usar la vereda de manera excepcional, respetando siempre a los peatones y a los vehículos que entren o salgan de estacionamientos.

En cuanto a elementos de seguridad el uso del casco es obligatorio para los ciclistas y para los usuarios de scooters, patines y skates. El uso correcto del casco de seguridad reduce notablemente la probabilidad de sufrir daños severos en la zona craneal, en caso de accidente. Por ello, es clave que el casco cubra la parte superior de la cabeza y que sea afirmado por una correa que pase por debajo del mentón y que esté asegurado por hebillas ajustables. Sin ir más lejos, según la OMS, el uso de un casco de buena calidad, puede reducir el riesgo de sufrir traumatismos graves en más de un 70% de los casos y en un 40% el riesgo de muerte.

Otros elementos de seguridad obligatorios para ciclistas incluyen portar ropa reflectante (como chaleco, arnés o cinturón) media hora después de la puesta de sol, hasta media hora antes de su salida, o cada vez que las condiciones de tiempo lo ameriten. De esta forma el usuario podrá ser fácilmente visualizado en medio del tránsito.

Es responsabilidad de cada ciudadano que las calles sean cada vez más seguras, por esto Lime hace un llamado a utilizar de manera consciente y responsable el servicio a todas las personas, cumpliendo con cada una de las exigencias y medidas de seguridad anteriormente enunciadas, además de respetar las zonas disponibles para estacionar los scooters, y así evitar recibir multas. Para ello, en el mapa de la App, se encuentran demarcadas en verde las zonas autorizadas y en rojo las zonas prohibidas.

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search