Maratón de Buenos Aires 2017: “Siempre es bueno disfrutar de la experiencia”

Llegué a Buenos Aires dispuesto a correr mi cuarta maratón en la conocida ciudad “que nunca duerme”, con el ánimo muy elevado. Pero con un entrenamiento cumplido al 70%. Cambios de trabajo y de horarios, me hicieron replantear mis rutinas y tuve que enfrentar el desafío apelando a la experiencia de mis 12 maratones previas.

Por allí durante una clase, un alumno me dijo: “a veces hay que recurrir al ADN de un deportista para llegar a la meta”. Y así fue en esta oportunidad. Consciente de que no iba a hacer marca, me propuse disfrutar la carrera y compartir con amigos chilenos que llegaron en masa el pasado domingo 15 a recorrer uno de los circuitos más bonitos y cómodos de Sudámerica.

Reconocida por su altimetría amigable -bien plana en casi todo su recorrido, así como su alta humedad-, el Maratón de Buenos Aires siempre es un desafío mayor.

El día sábado, luego de recorrer la Expo Maratón (si bien no muy grande, bastante nutrida en cuanto a productos y artículos deportivos), correspondía un almuerzo de pastas y mucha hidratación.

¡Y llegó la hora! Acompañado por un grupo de amigos de Santiago Runners y un alumno de Runners Peñalolén (Cristián Aguirre), nos reunimos puntuales a la 6 de la mañana para las fotos de rigor, el calentamiento y la arenga propia de los corredores.

Una hora después, la música de Soda Stereo (con la canción “De música ligera”, que repetía una y otra vez “nada más queda…”) se dio el inicio a la competencia, y partimos por la aventura que esta vez registraba más de 8 mil personas provenientes de todas partes del mundo.

Es cierto que la ansiedad, el cansancio y la concentración de ir paso a paso pensando en el objetivo de cada uno y miedo a pasar el temido “muro”, a veces nos impide disfrutar del entorno. Pero es indudable también que los barrios de la capital argentina tienen su propio encanto imposibles de obviar: el Obelisco, La Boca y Puerto Madero, entre otros, se disfrutan aún más gracias al apoyo de las personas que te empujan a no detenerte. ¡Y también a salir mejor en las fotos!

Siguiendo en la ruta, los últimos 10 kilómetros son un verdadero agrado al ir disfrutando de la costanera y viendo el Río de la Plata en su máximo esplendor. Un paisaje que alivió el último empuje y que me sirvió para disfrutar de la experiencia y no agotar mis, a esas alturas, escasas energías que de no ser por la excelente hidratación (agua e isotónicas cada 3 kilómetros por ambos lados de la calles, un acierto) y los excelentes puestos de frutas y geles, seguro me hubiera visto complicado. 

Ya en los últimos cuatro kilómetros entrando a la Ciudad Universitaria, el ambiente es único. Todos apoyando e los gritos indicando que queda poco, me impulsaron a levantar las manos en la meta y confirmar esa inigualable sensación de cruzar tus límites y sentirse superhéroe al menos por unos minutos frente a todos.

Si bien mi tiempo de 3:53 minutos no fue una de mis mejores marcas, disfruté una nueva experiencia en este lindo camino como deportista.

No queda más que agradecer a mi familia y amigos de mi Club Santiago Runners -fieles acompañantes en cada entrenamiento-, y a mis alumnos de Runners Peñalolén, que siempre están dispuestos a dar una palabra de aliento.

Ahora, a descansar unos días, preparar las últimas competencias del año, y el Maratón de Rapa Nui en junio de 2018.

Por Pablo Carrasco Trebilcock

Socio Santiago Runners

Conductor “Corriendo Contigo”

Director Ejecutivo Zapatilla Running

En Buenos Aires la modelo Gabriela Dallagnol corrió su primer maratón

  • Esta fanática del running se preparó durante 5 meses apoyada por Nike y los Nike+ Run Club para estos 42K en la capital de Argentina. 

Gabriela Dallagnol, modelo brasilera y destacada runner rompió sus propias barreras, al correr su primera maratón en un tiempo de 3 horas, 47 minutos, 13 segundos. El escenario elegido para estos 42 kilómetros fue la Maratón de Buenos Aires y contó con la participación de cerca de 10 mil asistentes.

Para lograr este importante desafío deportivo, Dallagnol, quien es una amante del running, contó con el apoyo de Nike, quien la acompañó desde hace 5 meses en su preparación, a través de entrenamientos personalizados con el head coach de la marca, Luis Montenegro, y de una activa participación en el Nike+ Run Club, una comunidad de runners tanto en Chile como en el mundo, donde todos los participantes pueden entrenar gratis, previa inscripción con un entrenador que monitorea el progreso de cada uno.

La brasilera trabajó duramente durante estos últimos meses, entrenando cuatro a cinco veces por semana, para prepararse adecuadamente y lograr el objetivo con éxito, de la mano de Montenegro, quien ha participado en importantes torneos como los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007, como seleccionado nacional de atletismo.

 

“Vivir esta experiencia de romper mis propias barreras ha sido realmente increíble. Estoy muy contenta porque nunca había corrido una maratón y lograrlo te deja una sensación de satisfacción tremenda. Siempre me ha gustado el running, pero ser capaz de correr 42 kilómetros, era todo un desafío para mí. Esta carrera y todo el proceso de preparación ha sido algo muy bonito porque he aprendido que todos somos capaces de superar nuestros límites, solo hay que trabajar para conseguirlo”, declaró sonriente la modelo tras la competencia.

Exitosa segunda fecha de Run Wild

La Manada se junto el domingo 08 de abril pasado, aproximadamente 500 salvajes dieron batalla a la 2da fecha de Run Wild y poniendo fin a la temporada 2017. 
La distancia fue de 7K con 22 obstáculos y para los Rinocerontes de 14K con 44 obstáculos, “El desafío es terminar” y así lo hicieron la mayoría de los Salvajes quienes lucharon cada metro del cerro y pasaron cada obstáculo que se les cruzo. 
 
 
 
 
 
 
 
 
Cada vez, la Manada crece más y así se demuestra en cada competencia de Run Wild Chile, donde en las últimas fechas se han agotado las inscripciones con varias semanas antes del evento, claramente es un evento que está dejando que hablar y con un tipo de disciplina que saca de los estándares a los corredores y que exige un entrenamiento variado.
El mejor tiempo para los 7k fue de Benjamin Lopez con 00:50:13 en la categoría Amateur hombres y de Macarena Aceituno con 01:01:29 en la categoría Amateur Mujeres.
 
 
 
 
 
 
 
 
Y en las categorías de Rinoceronte, donde debieron dar 2 vueltas al recorrido el mejor tiempo fue de Fernando Carrasco en hombres con 01:34:32 y en Mujeres fue Elda Zegarra con 01:58:52 , quienes además fueron los ganadores de la versión de abril esté año por lo que se llevaron la copa anual de Run Wild, un Rinoceronte tallado en madera de 1 mt.
Queremos felicitar a todos los Salvajes y además a los auspiciadores que hacen posible el evento, donde resaltan: Powerade, Alimentos PF , Universidad Santo Tómas , Plaza Maule y constructora Digua. Y a los fundos donde se realiza la competencia, Caupolicán y el Guindo.
Todos los tiempos y fotos en www.runwildchile.com , ademas síguelos en www.facebook.com/runwildchile

Esta es la historia de Fernando Purcell, quien lleva mas de 60 años corriendo

El año 2015 cubriendo gráficamente  Maratón Costa del Pacífico, capturé cientos de imágenes, una de ellas me llamó la atención de sobremanera, un corredor que a pesar de su edad, al ver mi lente, mostró una energía única levantando ambas manos.

El tiempo pasó y nos volvimos a encontrar  en Costa del Pacifico 2016, TPS y Maratón Viña 2017.

Hasta entonces no sabia nada de él, solo que tenia mas de 70 años, y participa siempre en los 10K de las carreras locales; Al subir sus imágenes a las redes sociales, su hija Andrea Purcell, me contacta; y así pude saber mas de este longevo corredor…

Su nombre es Fernando Purcell, Nació en Mayo de 1942(75 Años) en la comuna de Viña del Mar; lleva mas de 60 años corriendo, y en su juventud, fue un atleta que participó en el lanzamiento de la bala, el disco y la jabalina.

De profesión Mecánico, Actualmente vive en la localidad de Nancagua ,VI región, junto a su señora Ximena Torreti , ambos se dedican al negocio de la fruta.

Su vida entera ha estado ligada al deporte, en sus inicios competía en los Padres Franceses, posteriormente ingresó al club al Club Atlético Viña del Mar, donde su entrenador fue Alberto Keitel (Abuelo de Sebastian Keitel).

Don Fernando se preocupa de estar en un peso óptimo y entrenar hasta tres veces por semana previo a una carrera junto a su Club Atletíco de Nancagua en el estadio municipal de la comuna; de no haber una corrida agendada, sus entrenamientos pueden ser uno o dos.

A lo largo de su vida deportiva ha obtenido diferentes logros, acumula mas de 60 premios entre medallas y trofeos conseguidos en diferentes competencias a lo largo de nuestro país. Su último podio fue obtenido en el medio maratón de TPS 2017; Primer lugar en la categoría de 10K.

Destacamos que su tiempo actual de competencia en los 10K son 70 minutos aproximadamente, un tiempo nada despreciable, considerando su edad.

Relato: Francisco Huenchuñir – Fotógrafo ViRun

“Chicago es prácticamente plana, solo te meten susto porque es la ciudad del viento”

Corrí Chicago el año 2013, fue mi segunda Major. Esta vez fui acompañada de mi marido, mi fans número 1 (creo) y fotógrafo personal y dos amigos que también corrieron, Rodrigo Martínez en silla de ruedas e Iván Rodríguez, con quien corrí parte de la carrera.

Recuerdo que en la entrada de la Expo, estaban las fotos de las 5 Marathon Majors y fue, en ese momento, donde decidí correrlas todas.

Ese año había una pantalla en la Expo, en donde al pasar el código del número por un sensor, aparecía en una pantalla un texto con el nombre de uno. Es un bonito recuerdo.

La preparación de esta maratón fue distinta, porque aparte de correr maratón me había picado el bichito del triatlón y como estaba entrenando bici, le propuse a mi entrenador que era ciclista profesional y estaba estudiando educación física, si le tincaba entrenarme, a lo cual, su respuesta fue afirmativa. Ahí conocí los controles para adecuar mis entrenamientos a mis ritmos, además de las conocidas repeticiones, fartlek, conceptos de VO2 max, fundamentales para hacer buen tiempo. Además, como corrí Pucón el 2012 y 2013 y me tenía que preparar para la bici que son 90K, me sirvió muchísimo para fortalecer la musculatura, cosa que a mi edad hay que tener muy en cuenta.

El hotel estaba super cerca de la partida y muy bien ubicado. En general, todos los hoteles que vienen en el paquete de las maratones son buenos.

El día anterior de la carrera salimos a “activar” (cosa que también aprendí con mi nuevo entrenador) por la orilla del lago Michigan, que es enorme. Es un muy buen lugar para entrenar, tiene veredas amplia y una ciclo vía. Es rico el ambiente que hay en los días previos a las maratones, nos encontramos con corredores de distintos países.

Chicago, es una ciudad hecha a mano, es elegante, muy bonita. Vale la pena hacer el recorrido por el río Chicago, donde cuentan cómo reconstruyeron la ciudad después del gran incendio que destruyó todo el centro, subirse a la rueda de Chicago, la Torre Willis, el poroto, etc, etc.

Recuerdo que Rodrigo, quien se movía en silla de ruedas estaba feliz. Decía que esa ciudad está preparada para andar en sillas, cosa que no puede decirse de varias grandes ciudades.

Fuimos a comer pastas al Giordano’s, un muy buen restaurant italiano. El detalle es que sin reserva es muy difícil encontrar mesa y más encima los días de la maratón, en que todos andábamos detrás de los carbohidratos. Además, había mucha gente esperando mesa, así que Rodrigo hizo de las suyas, entró en su silla de ruedas, puso cara de gato con botas y nos dieron una mesa al poco rato. Vil, pero efectivo.

La noche anterior, nos juntamos en la pieza de Rodrigo para ayudarlo a preparar su silla para la maratón. A diferencia de uno que debe dejar a mano zapatillas, polera, short y reloj, Rodrigo además de preocuparse de esas cosas, tenía que dejar con buena presión las ruedas, pegar los números, pegar los geles, instalar la mochila con agua. A pesar que cada uno espera la maratón de distinta forma, creo que los nervios o ansias que llegue el momento son parecidos, como que uno quiere y no quiere que llegue el momento de la largada.

Como las maratones son temprano, la levantada es al alba para tomar desayuno. Mi desayuno de la maratón fue un café solo y un dulce, 2 horas antes de la carrera. Estaba nerviosa, pero creo que son los nervios justos para pararme en la partida. También me tomé 2 pastillas de loperamida, las que me recomendó Norman Mac Milan y que sirven para que no den ganas de ir al baño. Son super efectivas, pero a algunos les cuesta después volver a la normalidad.

Me fui a la partida con Iván y, por algún motivo, se nos pasó el tiempo super rápido. Estaba por empezar la largada y nos dio ganas de ir al baño. Por supuesto, como en todas las maratones, las filas de los baños químicos eran eternas, así que no nos quedó otra que hacer en el pasto, obvio que por turnos y en un sector donde afortunadamente había algunos arbolitos. En ese momento habría preferido ser hombre.

Los primeros kilómetros, como parten todos los corredores juntos, independiente que sea por olas de tiempos, fue super trabada la carrera, porque de repente se enangostó y no podía correr cómoda, felizmente después de un par de kilómetros pude empezar a correr a mi ritmo.

Hay quienes corren más lenta la media y después aumentan el ritmo, otros que se les acaba la bencina porque parten muy rápido y se les aparece el “muro” en el kilómetro 30. Yo trato de correr al mismo ritmo los 42 kilómetros y no seguir al grupo que, por lo general, parte más rápido de lo que debieran. Una buena opción es irse con los pacers.

Muchas veces personas que no corren y que no entienden cómo uno puede correr durante más de 3 horas y media, me preguntan qué pienso, qué hago, cómo no me aburro. Creo que en esto no hay receta. Yo voy pendiente de mi ritmo en cada kilómetro, pendiente de tomar agua o isotónico en el kilómetro correspondiente, mirando a la gente y a los corredores que pasan disfrazados, dando la mano a los niños que están mirando la carrera, también arreglo el mundo y cada 5 kilómetros, cuando paso por un pórtico pienso en enviarle mi tiempo a quienes sé que me están siguiendo.

Las aplicaciones para seguir a los corredores son super buenas, en línea. El ideal es conocer el número de corredor. Sin embargo, el track runner ese año, solo entregaba los tiempos a los 10K, media, 30K y al terminar.

Tenía expectativas con hacer buen tiempo, para clasificar a Boston, porque Chicago es prácticamente plana, solo te meten susto porque es la ciudad del viento y además me sentía bien preparada. Y así fue, bajé más de 20 minutos respecto del tiempo de mi primera maratón. Hice 3:39:57 y necesitaba 3:45 dado mi edad y sexo. Ese año ganó la maratón con 2:03:45 Kimetto.

Estando en Chicago, Juan Pablo Burgos, un amigo kinesiólogo me dijo que el día siguiente a la maratón saliera a correr, para “lavar el ácido láctico”. Obvio que mi reacción inmediata fue decirle que estaba loco, cómo iba a salir a correr después de correr 42K, si recomiendan descansar 1 semana por cada hora que uno se demora. Me escuchó y me dijo hazme caso y después hablamos. Al día siguiente, salí a correr, si es que se le puede llamar correr a la forma en que lo hacía, mas parecía un robot. Es increíble lo que se alivia el dolor muscular al lavar el ácido láctico. Desde esa vez, el día después de cada maratón, salgo a correr.

Nunca me voy a olvidar del regreso de ese viaje. Volvimos cargadísimos, una maleta cada uno, un coche de guagua y un rodillo para entrenar en silla de ruedas y solo las maletas eran nuestras.

Éxito a todos en este nuevo desafío, a planificar bien la carrera y ejecutarla de acuerdo a lo planeado, para no arrepentirse después.

“Tenía claro que, pasando ese monumento (Puerta de Brandeburgo), podría decir misión cumplida”

Soy una convencida que, para ser constante en los entrenamientos, es fundamental tener metas. El correr Berlín en octubre, te obliga a entrenar en los meses de invierno. En mi caso en Concepción, ciudad que se caracteriza porque cuando llueve, llueve de verdad y con viento. Creo que es muy probable que, si no hubiera tenido una meta planteada, muchas veces no me hubiera levantado.

Cada vez que salía a entrenar con condiciones climáticas adversas, pensaba que, si tenía la mala pata que una maratón me tocara con lluvia y/o viento, tendría que correrla igual, así que no hay que pensarlo mucho y solo salir a correr.

Creo que correr o te apasiona, como a mí, o no te gusta. Y esa teoría de las endorfinas, es muy cierta. Terminar cansada, con las pulsaciones en las nubes, es una sensación de felicidad indescriptible y pa’ que decir cruzar la meta!!!!! Si bien al leer esto, pienso que no es raro que me digan que estoy loca, sé que a quienes les apasiona correr, van a entender a qué me refiero. Si hasta nos dedicaron un poema llamado “esos locos que corren”.

Corro temprano en las mañanas, partiendo a las 6 o antes, dependiendo del volumen programado. Para mí es la única hora del día en que solo me quito tiempo a mi, de sueño. Además, que prefiero entrenar en la madrugada sin autos, ni ruido. En las tardes, es más difícil llegar de la oficina y volver a salir. Si bien mis niños están grandes, me gusta que sepan que la mamá está en la casa.

Entreno con un grupo de amigos que nos gusta hacer deporte y pasarlo bien: nuestro entrenador es Pedro Palma, profesor de educación física y ciclista profesional, a quien le debo mucho de mis rendimientos en las Majors.

Muchas veces corro sola y no me da susto ni los perros, ni la gente. A los perros hay que darle un grito apenas se les ocurre acercarse. Y las personas con las que me cruzo son trabajadores que van camino a sus trabajos. Pero porsiacaso, nunca corro con música, siempre atenta a ruidos o sombras y cuando puedo por la calle. No me atrevería a correr en parques o sola, cuando aún no amanece.

Los fines de semana son ideales para hacer volumen, salgo tempranito y dejo un check en el entrenamiento del día, me deja todo lo que queda del día para ir a la vega, supermercado, reciclar, hacer nada, etc, etc, etc. Cuando son entrenamientos largos, me preocupo de tener agua cada cierta cantidad de kilómetros y, por supuesto, llevo 1 gel por cada 10 kilómetros.

Recuerdo que estaba muy nerviosa para Berlín, no sé muy bien por qué, pero fue una excelente excusa para que mis amigos deportistas me hicieran una despedida. Estuvo buena y con varios pisco sour en el cuerpo, logré relajarme.

La semana previa a la maratón de Berlín, bajé los carbohidratos los primeros días y desde el jueves, empecé a comer todo tipo de pastas, arroz, jugo de fruta, etc de acuerdo a las indicaciones de Norman Mac Milan, en esa época, a quien fui a ver para que me diera tips de qué comer pre, post y durante los entrenamientos, así como en las carreras.

Lo fome de esta maratón, fue que mi marido dos días antes, se tuvo que bajar del viaje, así que viajé sola, sin embargo, allá me encontré con varios buenos amigos. En esos momentos, me di cuenta, estando en otro país, con otro idioma, lo importante que fue estar acompañada.

Recuerdo que estaba sola esperando mi vuelo a Frankfurt, cuando recibí un correo de los organizadores de la maratón de Boston, confirmando mi entrada. Estaba feliz, feliz, la gente que estaba cerca de mí no entendían nada. Así que le conté a mi marido y amigos, ante lo cual, todos me felicitaban y a pesar que aún no corría Berlín, ya estábamos embarcándonos en el viaje a Boston.

Llegué a Berlín dos días antes de la maratón, después de un viaje con dos tramos Santiago-Frankfurt comprado en Chile con anticipación y Frankfurt-Berlín, el cual, tenía la intención de hacerlo en tren, pero como llegué sola, bastante perdida y lo único que quería era llegar a mi destino final, terminé pagando uno de los tramos aéreos más caros que he pagado, en relación distancia-precio. Mas encima al llegar a Frankfurt, no llegó mi maleta, así que tuve que esperar a que la encontraran, afortunadamente la recuperé, porque tenía todo ahí, incluso mi reloj. Desde esa vez, llevo el Garmin conmigo.

Me quedé en el Meliá de Berlín, que estaba súper bien ubicado y tenía un bonus track en el piso 7, al llegar solo teníamos que decir nuestra habitación y entrábamos a un comedor-living con muchas cosas ricas, all inclusive y solo para runners.

Retiré el número sin problemas, todo súper bien organizado y en orden. La Expo enorme, como todas. Me impactó que el lugar fuera el aeropuerto de Alemania Oriental, un edificio enorme, sin ostentación, pero imponente y con la mantención justa.

Como para mi correr maratones es por gusto, me complica cuando llego a una ciudad que no conozco el restringirme a caminar para estar en óptimas condiciones para el día de la maratón, así que he optado por el día anterior, irme al hotel a media tarde y no salir más, pero los días anteriores, recorrer y conocer lo más posible.

El día anterior a la maratón no encontré un restaurante de pastas, así me fui al piso 7 y ahí comí crostinis que era lo más parecido a carbo que había. Y así como los futbolistas tienen su cábala, yo también tengo una. La noche anterior a la maratón me tomo una copa de vino, como digo yo, para el “talento”.

Correr la maratón donde se bate el récord mundial no es menor. Ese año, 2014, Kimetto batió el récord mundial con 2:02:57. 

Pasado el kilómetro 10 me encontré con un chileno que conocí en el piso 7 y recuerdo haberle dicho “que dura esta carrera” y lo pasé, hecho que me dio la razón, además de la cara que tenía. Entonces, si ya éramos dos, pensé ilusamente, este año esta maratón fue dura. Ese pensamiento me duró hasta algún kilómetro que no recuerdo, en donde una niña tenía un letrero que indicaba que había un nuevo récord del mundo.

Después del kilómetro 35, encontré muy intrincada la carrera, doblar a la derecha, después a la izquierda, luego nuevamente a la derecha y más encima veía la puerta de Brandeburgo a lo lejos, pero se desaparecía y tenía claro que, pasando ese monumento, podría decir misión cumplida.

Terminé Berlín en un tiempo de 3:37:21, mi tercer mejor tiempo en una maratón hasta ese momento.

Como ninguna otra maratón, pude esperar a unos amigos después que crucé la meta, ya que era tal el orden, que tenían que pasar por donde estaba esperándolos.

Al terminar la maratón, a pesar que el día estaba despejado y hacía calor, esperaba con ansias mi capa de alusa, que sirve para no perder calor.

Obvio que había cerveza después de terminar la maratón, pero sin alcohol.

Conozco a muchos corredores mentirosos o engrupidos, igual que yo. Recuerdo haber dicho que nunca correría 21K y con menor razón una maratón.

Afortunadamente, mi marido me acompaña en esta locura, pero no solo con su comprensión, sino que en los entrenamientos, ya que corre Triatlón.

Una de las mejores formas de conocer una ciudad, es corriendo. Así que cuando no quedan piernas, hay que ir por conocer lo que hay más adelante.

Junto con plantearme el desafío de correr las Six Majors, me mandé a hacer una polera que fuera como la bandera de Chile. Como una de las características en estas maratones grandes, es que siempre hay mucha gente que te da ánimo en cada kilómetro, cuando paso me gritan “vamos Chili” y eso, por lo menos en mí, produce una inyección de ánimo y fuerza increíble.

Lo mismo me pasa cuando golpeo la mano a los niños, bomberos, personal de la organización y, en general, a todos los que están viendo la carrera, como que te olvidas del kilómetro en que vas, lo cansado que estás y cuántos kilómetros quedan, solo disfrutas y agradeces el apoyo de la gente.

Éxito en Berlín, a disfrutar de la carrera y a darlo todo, especialmente, a mi amigo Nico Sepúlveda, quien va por su cuarta Major, después de un fallido Berlín 2014, debido a una lesión.

Sobre Marcela Rubio:

Empezó a correr el año 2008, a los 37 años, luego que en una actividad de CMPC Forestal, Hernán Rodríguez, Gerente General en ese momento, quien había corrido muchas maratones, le planteó un desafío a un amigo inválido, Rodrigo Martinez, el que consistía en que, si Rodrigo corría la maratón de Nueva York, él le regalaba la silla para correr. No sabe si fueron las copas de vino o qué, pero les dijo que si Rodrigo corría ella también.

Es la primera mujer chilena en completar las 6 Marathon Majors. La maratón de Berlín fue su tercera Major.

Todo listo para la primera versión del Campeonato Nacional de Trail Running y Montaña

Cada día son más las personas que se pueden ver en parques y cerros cercanos a la ciudad practicando  trail running.  Esta tendencia al alza llevó a  que hace 2 años en el Congreso de IAAF de Pekin, se le reconociera formalmente como una nueva disciplina. Las que están reguladas por bajo los artículos 251 y 252.

Bajo esta importante noticia para los seguidores de esta actividad, la Federación Atlética de Chile (FEDACHI) está organizando para este 23 de septiembre la primera versión del “Campeonato Nacional de Trail Running (CNTR) y Montaña”, en medio de senderos y rutas teniendo como paisaje el Valle de Casablanca, específicamente en Estancia El Cuadro, a unos 45 minutos de Santiago y Valparaíso.

Al respecto, el  presidente de Fedachi, Juan Luis Carter, declaró que están “muy entusiasmados con esta primera versión, por ello queremos que todos quienes cada fin de semana disfrutan hacer actividad física en medio de senderos y la naturaleza participen en el Campeonato Nacional, que tendrá distancias de 12k, 22k y 40k”.

Otro detalle, no menos relevante es que será selectivo para el Campeonato Sudamericano de Trail Running y Campeonato Sudamericano de montaña a realizarse en Villa Angostura, Argentina, el 18 de noviembre de 2017. Los corredores clasificados serán los cinco primeros lugares general en hombres y cinco primeros lugares general en mujeres en las distancias 40k y 22k.

“También tenemos una categoría por equipos (mínimo 5 personas) para todas las distancias, requisito es que al menos uno de sus integrantes debe ser mujer”, precisa Juan Luis Carter. Por último,  por ser la primera versión será abierta a todos quienes disfrutan del trail running, por lo que no es necesario pertenecer a un club o ser federado para participar.

Para inscribirse en cualquiera de las categorías del Campeonato Nacional de Trail Running, que es auspiciado por  Saucony, sólo se debe ingresar a http://www.atleticachilena.cl  El kit de la carrera contempla bolso morral, polera técnica de Saucony, dorsal, chip, y medalla de finisher.

Carlos Díaz “Me gustaría estar en los próximos dos ciclos olímpicos de Tokio 2020 y el 2024”

Sobre su primer semestre y lo que prepara para el segundo, conversamos con el destacado deportista oriundo de Curicó, Carlos Díaz, especialista en los 1500m planos, quien participo con éxito en los dos torneos mas importantes del país en este primer semestre. Primero, los Juegos Nacionales realizados en la región de Bio Bío, donde representando a su región, la región del Maule ganó el 1.500m y luego el el Orlando Guaita, donde ganó de forma holgada en los 1.500m y además recibió de manos del Ministro Pablo Squella un reconocimiento especial por los récords que establecidos en 2016 en las distancias indoor de 1.500m y 3.000m.

Sobre este comienzo, Díaz nos comenta “Mi evaluación del primer semestre es muy positiva, estuvo muy bueno, partiendo con una temporada de cross en Europa, que me adapte muy bien, a la distancia (12 mil) y también lo plasme en los 10K en MDS, que me sentí bastante bien en esa distancia. Todo lo que fue pista, también fue bastante bueno, pude bajar la barrera de los 8 minutos en los 3.000m indoor y en los 1.500m. Ganar los dos campeonatos nacionales mas importante que son los Juegos Nacionales y el Orlando Guaita, eso me dio mucha confianza para ir a Europa a las competencias de mas nivel, que este año, solamente pude hacer dos, y en las dos respondí con 3:37,84 (dos centésimas de mi mejor marca) y 3:38,05. Poder ser constante en mis marcas y estar muy cerca de lo que hice el año pasado”.   

Carlos Díaz estuvo a punto de quedarse con el oro en el Campeonato Sudamericano de Atletismo, en Asunción, distancia de 1.500 metros. Completó la prueba en 3’45″69, a sólo 41 centésimas del ganador. Sobre su participación, opina “Tenía la ilusión de clasificar al mundial, nuestro objetivo siempre fue salir campeón sudamericano y principalmente retener el titulo que había logrado el 2015. Nosotros queríamos hacer la marca mínima para el mundial (3:37), nos quedo esa espina, pero sacamos un gran aprendizaje de los errores que cometimos y espera la próxima temporada para poder buscar la marca para mundiales y Juegos Olímpicos”.

El atleta Maulino, realiza parte de su entrenamiento en Europa “El nivel plasmado en marcas es muy posible conseguirlo entrenando en Chile, porque se pueden sacar ritmos, se puede entrenar tranquilo, pero lo difícil es llegar con experiencia y con roce internacional que se debe llegar a las competencias, ya sea sudamericanos, iberoamericanos, panamericanos, que tienes que llegar con cierta cantidad de competencia encima, donde tuviste que pelear al máximo la medalla o tuviste que elegir una estrategia para cada competición. En Chile siempre compites con las mismas personas que conoces y donde no varia mucho la táctica en la carrera, donde uno sabe que con eso va a ganar. Eso es lo que yo busco en el extranjero, el tener que siempre cambiar algo para poder ganar, porque siempre aparecerán nuevas personas con ganas de arrebatarte alguna medalla”. 

“Lo entretenido de España y de Europa en general, es que nunca se deja de competir, cuando se acaba la temporada de pista en agosto, comienzan las millas en calle (1.609 metros), por los meses de septiembre y octubre y posteriormente las corridas de 10K de diciembre y enero, donde estaré participando para no perder el ritmo competitivo, que es lo mas importante para mi” agrega.

Pero no solo pista corre Carlos, ya que en sus ultimas presentaciones en eventos masivos de calle a destacado. En los 10 kilómetros del Maratón Internacional de Viña del Mar, Díaz se quedó con el primer lugar llegando en tan solo 00:29:30 y en los 10K de Maratón de Santiago, el primer lugar fue para Carlos, quien por cuarta vez consecutiva gano la prueba, marcando un tiempo de 00:27:38 y rompiendo su propio récord alcanzado en 2016, cuando registró 00:28:18. Ahora “Participare en la Corrida Glorias del Ejercito en Santiago y luego asistiré a la Maratón de Viña del Mar, donde correré los 10 kilómetros. Terminare el año en la Corrida San Silvestre Vallecana, el 31 de diciembre, donde espero repetir el nivel del año pasado, y estar peleando arriba, los top 5”.

Aunque su principal desafió para este semestre esta en pista ” Se vienen muchas competencias juntas, pero lo principal son los Juegos Bolivarianos, que se realizan la segunda semana de noviembre. Estos son muy importante porque abren el ciclo olímpico y es una revancha de este primer semestre, ya que abra un muy buen nivel en estos juegos. Dos semanas antes, participare en el Campeonato Mundial de Cross de Hungria, que lo usare como preparación para los Juegos Bolivarianos”.

Y su opinión es clara respecto a su futuro en el media y largo plazo “Yo me veo corriendo en 7 u 8 años mas todavía en alto rendimiento y también experimentando las otras distancias en el atletismos, ya sea correr de mejor forma los 10K y los 21K y también experimentar en el maratón, eso es como yo me veo. En distancias mas largas de los 1.500m donde estoy en este momento. Me gustaría estar en los próximos ciclos olímpicos y estar en tokio 2020 y el 2024”.

Continua “Para todos los deportistas, la vida en el atletismo no se acaba cuando te retiras, a mi, me gustaría seguir vigente, enseñando en las escuelas de atletismo, toda la experiencia que pude conseguir en estos años, poder compartir las vivencias, que es lo mas importante. Así me veo en el futuro cuando me retire, siendo un guía para las nuevas generaciones”.

Para finalizar, este gran atleta tiene palabras para el fenómeno del running en nuestro país “Me pone muy feliz, me enorgullece ver a tanta gente practicando running y también aplaudo a todas esas personas que siguen motivando a mas amigos, a sus familias, a sus hijos a practicar, a salir a correr, para hacer que este deporte no sea solo competitivo, sino también un estilo de vida. Eso es lo que mas me llena, en cada corrida yo veo a mas gente participando y muy motivada, muy feliz practicando el deporte. Como opinión aparte, creo que aun se tiene muy vacío el atletismo en pista, también me gustaría ver, así como fueron los juegos ODESUR, con estadio lleno, que en un campeonato nacional, toda esa gente que practica el running en calle, se acerque a ver los campeonatos en pista, campeonatos nacionales, selectivos para campeonatos importantes en el extranjero. Me gustaría que conocieran la otra parte del atletismo competitivo”.

Agradecemos a Carlos, por la nota, en los días que prepara su entrenamiento en Colombia, por darse el tiempo de hablar con nosotros.

Imbatible Cesar Díaz en Valparaíso. Gano por cuarto año consecutivo el maratón del puerto.

Ayer se realizó la 12ª edición de Maratón Valparaíso, competencia que tuvo como punto de encuentro el Terminal de Pasajeros (VTP) del Muelle Barón, con un recorrido por el borde costero en sus tres distancias: 42K, 21K y 10K, donde participaron alrededor de 1.500 atletas.

En la distancia maratón (42 kilómetros) el gran ganador fue César Díaz quien registro tiempos de 2:23:17 horas y gano la prueba por cuarto año consecutivo. Después llego Pedro Rodríguez con un tiempo de 2:23:50 y tercero Álvaro Collio con 2:39:53.

Mientras que en damas gano Marta Choma, con un tiempo de 3:39:45 horas, el segundo lugar fue para Rosa Oróstica 4:07:10 y el tercero para Hiedra Jaidar 4:22:26.

Por su parte, los ganadores del medio maratón fueron Cristian Llanos con un tiempo de 1:14.32 y en mujeres Bernardita Olivares con un tiempo de 1:34:19. Completaron el podio masculino Luis Alarcón y Pierre Loriquet. En mujeres la segunda fue Paz Sepulveda y tercera fue Jennifer Trincado.

En la distancia de 10 kilómetros el ganador fue Jonathan Tejera, seguido por Hector Quiroz y Nicolas Briere. En tanto en mujeres, la ganadora fue Natalie Bengoa junto a Yendi Ugalde y Marcela Guzman, segunda y tercera respectivamente.

Nike celebra la histórica carrera de Mor Farah con el nuevo film “Smile”

Mientras Mo Farah entraba a la pista del Estadio de Londres para competir en su campaña final por el doble oro, el nuevo film de Nike “Smile” celebra el tremendo sacrificio y la mentalidad resiliente detrás de su récord… y de su imbatible sonrisa.

“Smile” narra el imperceptible cansancio y la fuerza mental detrás de esta persona tan sonriente. El film entrega a los espectadores una visión inédita del viaje de este corredor y de los momentos más duros de su entrenamiento, en contraste con lo que es su ciudad natal, Londres.

Un poderoso tributo desde la palabra del artista nacido en Londres, George Le Poet, que captura la verdad humana que todos reconocemos: detrás de cada sonrisa, hay una historia que nunca es tan fácil como parece. 

“Smile” fue creada por Wieden+Kennedy, dirigida por Mark Ziebert y producida por Rogue Films. 

El film se puede ver a través del siguiente link: http://news.nike.com/news/mo-farah- smile-film