¿QUÉ ES LA METATARSALGIA?

Por Felipe Chacon – Kinesiologo SportSalud

Tienes dudas sobre lo que es la metatarsalgia. Aquí te explicamos.

¿Qué son los metatarsos?

Desde el punto de vista estructural el pié se divide en tres partes:

  • Retropié: Constituido por los huesos calcáneo y astrágalo.
  • Medio: Compuesto los huesos cuboides, navicular y las tres cuñas.
  • Ante pié: Compuesto por los huesos metatarsos y falanges.

Por lo tanto, los metatarsos corresponden a los huesos los huesos más largos del pie y se encuentran justo antes de los dedos.

¿Qué es la metatarsalgia?

La palabra metatarsalgia, quiere decir, dolor de los metatarsos. Sin embargo, este diagnóstico hace referencia a cualquier dolor que ocurra a nivel de los metatarsos, ya sea en estos huesos o en otras estructuras que se encuentran a ese nivel, tales como ligamentos, músculos o nervios.

¿Cuáles son sus causas?
Existen múltiples posibles causas para una metatarsalgia, dentro de ellas, las más comunes son:

  • Marcha y biomecánica: La presencia de alteraciones en la forma de pisar, ya sea al caminar, trotar o correr, ocasiona una redistribución de las cargas compresivas sobre las diferentes estructuras del pie, generan que zonas que no están hechas para recibir tanto peso, se sometan a altas cargas, generando así la inflamación y dolor en las mismas.
  • Alteraciones de alineación o deformidades en el pie: deformidades como el pie plano, el pie cavo, el hallux valgus (juanete), los dedos en garra, etc. Pueden ser causantes de dolor en la zona anterior del pie.
  • Tipo de calzado: El uso de calzado muy elevado (tacones), calzado muy estrecho y calzado con mala amortiguación se asocian a la aparición de metatarsalgia.
  • Enfermedades neurológicas periféricas: La presencia de hiperplasias en nervios, tales como el neuroma de morton (ver imagen), al ser comprimido suelen ocasionar dolor a nivel de los metatarsos.
  • Enfermedades sistémicas: Enfermedades articulares sistémicas como la artritis también pueden ocasionar este dolor.
  • Sobre peso.

¿Cuál es el tratamiento para las metatarsalgias?
Dependiendo de las causas, el tratamiento puede ser médico, kinésico o quirúrgico. El tratamiento médico se realiza a expensas de fármacos, ya sea analgésico y/o antiinflamatorio. El tratamiento quirúrgico es mucho más escaso y se requiere en algunos casos muy puntuales.

Tratamiento kinésico: La mayoría de las veces, es el tratamiento indicado por el médico o traumatólogo para la resolución de la lesión. El kinesiólogo se enfocará en la disminución del dolor y la inflamación y en recuperar los componentes necesarios para el correcto desempeño en los diferentes aspectos del paciente, ya sea deportivo laborar o actividad diarias. Además también tiene la función de trabajar en la prevención de futuras lesiones, o en la recidiva (reincidencia) de la misma lesión.

Si crees que puedes tener esta patología, llama a Sportsalud. Ellos tienen los mejores especialistas para cualquier lesión que te puede estar afectando.

Tendinitis o tendinopatía rotuliana y dolor de rodilla: ¿Qué es? ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Cuál es su tratamiento?

Por Montserrar Montero – Kinesiologo SportSalud

El tendón rotuliano corresponde al tendón del músculo cuádriceps y conecta la rótula con la tibia. A través del tendón rotuliano, cuando el cuádriceps se contrae, permite que la rodilla se extienda o estire. 

¿Qué es la Tendinopatía Rotuliana o rodilla del saltador?

La rodilla de saltador, también conocida como tendinitis rotuliana o tendinopatía rotuliana, es una inflamación o lesión del tendón rotuliano, rara vez se ve la inflamación del tendón del cuádriceps, que es lo que une el cuádriceps con la rótula. El sitio más común donde se concentra la inflamación y el dolor de la tendinopatía rotuliana es en la región insercional del tendón, es decir, en la inserción con en la rótula y menos frecuentemente en la zona de inserción en la tibia.

¿Qué factores pueden ocasionar esta lesión?

Dentro de los factores más comunes están el tipo de calzado, la  mala ejecución del movimiento deportivocargas excesivas de entrenamiento, desequilibrios musculares, o algunos deportes en especial como salto deportivo y las que producen fuerzas de desaceleración significativas a través del tendón, por ejemplo; baloncesto, squash, esgrima, saltadores y deportes de campo con altas fuerzas de tracción.

¿Qué síntomas puede generar la Tendinitis rotuliana?

Puede provocar sensibilidad o dolor en la parte inferior (“el polo inferior”) de la rótula. Esta sensibilidad se nota más comúnmente después de hacer ejercicio y cuando el atleta se pone en cuclillas o de rodillas.

El dolor puede ser continuo, tanto en reposo como durante el entrenamiento.

El dolor se puede presentar al doblar o estirar la rodilla, o bajar escaleras.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la tendinopatía rotuliana se basa en los síntomas que el paciente nos relata y la exploración. Muchas veces, a la palpación, el tendón de la rótula es sensible y puede incluso haber aumento de volumen en la zona. Esto sumado al debilitamiento del cuádriceps. La confirmación del diagnóstico se basa con  una ecografía.

¿Cuál es su tratamiento?

El tratamiento de esta patología es idealmente kinésico, el cual consiste en realizar técnicas manuales para disminuir la tensión en el cuádriceps, una pauta de ejercicios de fortalecimiento, estabilización de rodilla y control articular.

Para disminuir el dolor, se pueden aplicar algunas medidas temporales como aplicación de frío o calor (dependiendo de cada persona tanto el frio como el calor pueden disminuir el dolor), masajes en la extremidad inferior y en algunos casos elongación. Lo anterior, son solo medidas temporales para disminuir el dolor, ya que el tratamiento definitivo se realiza a expensas de terapia manual y ejercicios específicos diseñados y evolucionados por un kinesiólogo.

Si quieres puedes tener una Tendinitis, llama a Sportsalud. Ellos tienen los mejores especialistas para cualquier lesión que te puede estar afectando.

¿Qué es la pubalgia o dolor púbico?

Por equipo – Kinesiologo SportSalud

La pubalgia es la presencia de dolor en la región de la pelvis (pubis), producto de la tracción muscular excesiva, la cual genera un proceso inflamatorio en esta zona. Se asocia con los movimientos de la canción de aducción, o la apertura de los músculos o al apretar las rodillas y el hueso inflamado.

¿Cómo se produce?

Ocurre principalmente en personas que practican el deporte donde se realiza un movimiento repetitivo, giros bruscos, cambios repentinos de dirección, ritmo y velocidad y cambios de superficie.

Estos deportes principalmente hijo: Fútbol, ​​correr, jockey, patinaje, tenis, gimnasia, entre otros.

¿Qué factores favorecen su aparición?

Dentro de este cuadro pueden existir los tipos de factores que pueden agravar o generar la aparición de la pubalgia, estas son:

1.- Factor interno: La condición muscular que presenta el paciente que acompañados de la práctica de los deportes de conducir a la pubalgia:

  • Debilidad de abdominales o paravertebrales.
  • Dismetría de miembros inferiores.
  • Marcado varo (arqueamiento de las piernas en forma de paréntesis) en rodilla o pie.

Otros factores que pueden causar esta enfermedad son:

  • Rigidez de los estabilizadores de la rodilla, es decir, los isquiotibiales,
  • Desequilibrio entre los abdominales (débil) y los aductores de la cadera (fuerte pero corto).
  • Desequilibrio entre los administradores aductores y abductores de la cadera.
  • Desequilibrio entre los flexores y extensores del tronco.

2.- Factor externo: Las variantes del terreno, que muchas veces para el deportista le es necesario una adaptación muscular lo cual podría generar una sobrecarga de la musculatura aductora o aproximadora y de la pared abdominal generando una inflamación en la zona de inserción.  

Además de:

  • Mala calidad del terreno deportivo (resbaladizo o pesado)
  • Sobre entrenamiento
  • Mala programación del entrenamiento
  • Mala realización del calentamiento y estiramiento deportivo

 

¿Cuáles son  los síntomas y signos?

La primera manifestación de esta patología, es el dolor característico en la zona inguinal durante la práctica deportiva. Alojándose el dolor en la zona de la sínfisis púbica (imagen) el cual  también puede estar localizado en la zona aductora, e irradiarse a la zona inguinal profunda, testículo, zona glútea y lumbar.

Estos síntomas son  progresivos, los cuales se harán presentes  cada vez que el deportista realice alguna actividad deportiva,  si bien el dolor puede cesar en los primeros días de reposo o posterior al calentamiento este puede reaparecer  después del entrenamiento, pudiendo progresar rápidamente, generando dolor hasta en las actividades de la vida diaria tales como:

  • Subir y bajar la escalera
  • Caminar
  • Subir y bajar al auto
  • Primeros pasos de la mañana
  • Entre otras.

¿Cuánto tiempo se demora en curar la pubalgia?

El tiempo de recuperación varía entre los 2 meses y el año dependiendo de la condición física en la que se encuentra el paciente, además un factor muy importante es el tiempo que lleve la lesión sin la atención adecuada.

¿Cuánto tiempo se demora en curar la pubalgia?

El tiempo de recuperación varía entre los 2 meses y el año dependiendo de la condición física en la que se encuentra el paciente, además un factor muy importante es el tiempo que lleve la lesión sin la atención adecuada.

Tratamiento para la pubalgia

En el caso del dolor de la ingle justo tratar el área del dolor puede dar un alivio temporal, pero si no se elimina la causa de la lesión es muy  probable que vuelva .

Para lo anterior es muy importante, que sea evaluado por un Kinesiólogo, para determinar los factores predisponentes del paciente, y así,  mejorar los déficits o desequilibrios encontrados. Esto impedirá la recaída en la lesión.

Ejemplo de algunos de los tratamientos utilizados en kinesiología son:

  • Disminución de sintomatología con crioterapia y termoterapia siempre a tolerancia del paciente.
  • Liberación de musculatura aductora
  • Elongación de la musculatura aductora (músculo aductor mayor, corto, largo y músculo grácil)  además de abdominal
  • Fortalecimiento de musculatura
  • Estabilización lumbo-pélvica
  • Progresión en el trabajo propioceptivo.

¿Cómo prevenirla?

Ser evaluados por un especialista en la mejor forma de prevenir esta lesión, ya que la prueba de la condición física de la musculatura flexora, extensión y abducción de la cadera, musculatura abdominal, tensión lumbar, elongación de la musculatura, entre otros parámetros.

Si quieres puedes tener una pubalgia, llama a Sportsalud. Ellos tienen los mejores especialistas para cualquier lesión que te puede estar afectando.

Sesamoiditis: Una lesión frecuente en corredores

Por Oscar Medina – Kinesiologo SportSalud

Comenzaremos a grandes rasgos que huesos componen el pie. Dentro de la conformación ósea del pie, existen huesos de diferentes tamaños y formas (como los que se aprecian en la imagen). Esta es una vista superior del pie, en la cual podemos apreciar casi todos los huesos del pié y nos sirve para entender de qué forma se distribuyen estos huesos.

Sin embargo, además de los recién mostrados en la imagen, existen dos pequeños huesos ubicados en la cara inferior del Hallux (dedo gordo del pié), los cuales reciben el nombre de huesos sesamoideos por el parecido que tiene con la semilla de sésamo. En la siguiente imagen se muestra donde se encuentran estos huesos.

¿Qué es la sesamoiditis?

La sesamoiditis proviene de la combinación de las palabras SESAMOID (de sesamoideo) e ITIS (inflamación), por lo que corresponde a la inflamación de los huesos sesamoideos.

¿Cuáles son las causas de la sesamoiditis?

La sesamoiditis se produce principalmente por dos causas:
Traumas directos en la zona del hueso sesamoideo: Es frecuente en deportes como el futbol, el basquetbol, el voleibol y en profesiones como la danza, en los cuales se atribuye principalmente a malos aterrizajes después de un salto.

Microtraumas repetitivos: Este mecanismo es más común en personas que practican deportes cíclicos y repetitivos, como el RUNNING, en los cuales el estrés, impacto y fricción constante en estos huesos genera su inflamación.

¿Cuáles son los síntomas de la sesamoiditis?

Los principales síntomas de esta lesión son el dolor y la rigidez en la parte inferior del dedo gordo del pie, el a cual aumenta al caminar o trotar largas distancias o al estar de pie mucho tiempo sin descanso. El uso de calzado duro o realización de ejercicio en superficies más duras también suele aumentar la sensación de dolor.

Los pacientes relatan sentir como si tuvieran una piedra en el zapato o la zapatilla.

¿Factores de riesgo para generar una sesamoiditis?

Existen ciertos factores que pueden favorecer la aparición de esta lesión, tales como el sobrepeso, correr en superficies muy duras, alteraciones en la técnica del trote, el uso de calzado inadecuado para la actividad deportiva y el uso cotidiano de tacos (sobre los 4 a 4,5 centímetros de elevación hay mayor probabilidad de generar alteraciones biomecánicas).

¿Cuál es el Tratamiento de la sesamoiditis?

La resolución de una sesamoiditis es normalmente lenta, pudiendo tardar hasta seis meses. El tratamiento de esta lesión consiste en tratamiento médico a través de fármacos analgésicos y/o antiinflamatorios en el caso de que el paciente se presente con mucho dolor y tratamiento kinésico simultáneamente derivado por el mismo traumatólogo.

Tratamiento kinésico

El kinesiólogo buscar disminuir el dolor y la inflamación a través del uso de técnicas de terapia manual, agentes físicos como el frío, el calor y TENS, entre otros y ejercicios terapéuticos enfocados en disminuir la sintomatología y corregir el problema de fondo que está generando la inflamación, como el la incorrecta técnica de trote por ejemplo.

Si sientes que puedes tener una sesamoiditis, llama a Sportsalud. Ellos tienen los mejores especialistas para tratar cualquier lesión kinésica que te puede estar afectando.

¿Qué es el Síndrome de Banda Iliotibial O SBIT?

Por equipo SportSalud

El síndrome de banda iliotibial consiste en la presencia de dolor en cara lateral de la rodilla, producto de la inflamación de la banda iliotibial (o cintilla iliotibial), la cual corresponde a un tendón que nace a  nivel de la cresta ilíaca de la pelvis y termina en la cara lateral de la rodilla, llegando a la rótula y al peroné

¿Por qué se produce el síndrome de banda iliotibial y quienes están más susceptibles a desarrollarlo?

La inflamación ya mencionada ocurre normalmente por exceso de tensión (tirantez) de la banda iliotibial, o por el rose de esta con el cóndilo lateral del hueso fémur. En ambos casos la causa suele ser la misma, la tensión y movimientos repetitivos. Lo anterior hace que esta lesión sea mas frecuente en deportistas que realizan actividad reiterativas en cuanto a su gesto deportivo, tales como, el running, el ciclismo y el trekking. Por este motivo, a esta entidad patológica también se le conoce como Síndrome del Corredor. En algunos casos esta lesión suele  darse por problemas de alineación postural o fallas en el gesto deportivo.  

¿Qué síntomas suele generar el síndrome de banda iliotibial ?

El SBIT suele manifestarse como dolor punzante y no permanente en la cara lateral de la rodilla, normalmente posterior a un par de minutos de actividad deportiva (10 a 15 minutos) y el cual se intensifica con actividades  correr con pendiente (sobre al correr en bajada), subir y bajar escaleras y realizar entrenamientos de saltos, sentadillas y estocadas. En ocasiones también se puede observar inflamación a nivel de la cara lateral de rodilla

¿Cómo prevenir el síndrome de banda iliotibial ?  

Para prevenir la aparición de esta lesión te recomendamos realizar entrenamientos de fortalecimiento muscular intercalando grupos musculares para así evitar sobrecargar algún grupo en particular. También te recomendamos realizar series de elongaciones a diario, enfocándose en las técnicas de elongación de los músculos glúteo medio y tensor de la fascia lata (ver imagen 2).  En el caso de ya presentar leves molestias en la cara lateral de la rodilla al correr, andar en bicicleta o entrenar, te recomendamos aplicar hielo sobre la zona, sin embargo, si el dolor persiste te recomendamos acudir a un especialista.

¿Cuál es el tratamiento del síndrome de banda iliotibial ?

La resolución de esta lesión es del kinesiólogo, el cual tendrá la función de disminuir la sintomatología de la BIT, a través de técnicas de terapia manual y flexibilización en primera instancia, además de realizar diferentes ejercicios terapéuticos para regularizar tantos tus déficit de fuerza como posibles alteraciones en tu alineación postural que puedan estar agravando o perpetuando tu lesión.  

En algunos casos también son útiles las plantillas o el cambio de zapatillas de acuerdo a tu tipo de pisada, de tal forma de corregir la alineación y el gesto deportivo.

¿QUÉ ES UNA TENOSINOVITIS?

Por Oscar Medina – Kinesiologo SportSalud

Tenosinovitis es la inflamación del tendón junto con la vaina que lo rodea.
La primera vez que se describió esta patología fue en 1939, la describió Kulowski, el cual, a su vez la señaló como una patología que condicionaba la aparición del pie plano.

¿Dónde se encuentra el músculo tibial posterior?

Este músculo se encuentra en la región posterior (trasera) y medial (por dentro) de la pierna, se encuentra profundo a los músculos gastrocnemio y sóleo (los músculos que se palpan al tocar la pantorrilla).

¿Cuál es la función del tibial posterior?

Este músculo tiene, entre otras funciones, mantener elevado el arco medial del pie, motivo por el cual en algunos casos se le atribuye como el responsable de la caída de este mismo. (Pie pronado/plano medial).

¿Cuáles son las causas de la tenosinovitis del tibial posterior?

Las causas son variadas y van desde las contusiones o golpes, hasta el sobre uso, siendo esta última, una causa de gran frecuencia en deportistas amateur, tales como corredores. Otra causa relevante a la tendosinovitis está asociada al uso inadecuado de calzado, sobre todo calzado deportivo, ya que este puede alterar la mecánica del tobillo y pie generando sobrecarga de trabajo en ciertos músculos.

¿Existen factores que me generen mayor probabilidad de generar esta lesión?

Si. Existen algunos factores modificables que pueden favorecer la aparición de una tenosinovitis del tibial posterior, los principales son el descanso insuficiente entre sesiones de entrenamiento, el sobre peso, el entrenamiento de larga duración en superficies muy duras o irregulares.
¿Cuáles son los síntomas de esta lesión?
La tenosinovitis del tibial posterior se caracteriza por generar dolor en la zona retromaleolar medial (ver imagen), el cual se reproduce inicialmente posterior al entrenamiento, en estadías más avanzadas durante y llegando incluso a generar dolor al caminar. En ocasiones, se observa inflamación (hinchazón) en la misma zona ya indicada.

¿Cuáles son los tratamientos para la tenosinovitis del tibial anterior?

Dentro de los tratamientos propuestos se encuentran el hielo, el reposo, las infiltraciones y la terapia física (kinesiología), siendo esta última, en combinación con la crioterapia (uso de hielo) las que han demostrado mayor eficacia. Esto se complementa con ejercicios terapéuticos quienes ayudarán a mejorar la estabilidad del pie.

¡Si tienes esta patología o crees tener ciertos síntomas y características de esta, no dudes en tomar una evaluación en SportSalud!

Fascitis plantar o dolor en planta del pie: ¿Qué es? ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Cuál es su tratamiento?

Por Felipe Chacon – Kinesiólogo SportSalud

¿Qué es la fascia plantar y cómo se provoca una fascitis plantar?

La fascia plantar es un tejido conectivo el cual se encuentra desde los metatarsianos (dedos del pie) hasta el talón (calcáneo). La función de esta fascia es proteger y amortiguar la planta del pie al impactar con el suelo, además de mantener la forma de éste (arco plantar), por lo que es de vital importancia en nuestra marcha.

 

La fascitis plantar es la inflamación de la fascia, la cual se caracteriza por dolor en la planta del pie y/o en zonas cercanas al talón, específicamente en la zona interna.

 

 

¿Cuáles son las posibles causas?

  • Exceso de carga en el pie, sobre todo a personas que corren largas distancias, agregado al factor de correr en terrenos irregulares
  • Realizar ejercicios de impacto y tener sobrepeso
  • Debilidad muscular, generalmente por falta de fuerza en los músculos posteriores de la pantorrilla
  • La edad es un factor no menor, a medida que envejecemos la fascia y todo el tejido conectivo de nuestro cuerpo comienza a debilitarse.
  • Acortamiento tendón de Aquiles
  • Calzado inadecuado
  • Alteraciones en pie como por ejemplo pie supinador o pie pronador.

¿Qué signos y síntomas puede generar la Fascitis Plantar?

Los principales síntomas y signos de la fascitis plantar pueden ser:

  • Dolor en la zona interna del tobillo
  • Dolor matutino en el talón y planta del pie, sobre todo, al dar los primeros pasos por la mañana
  • Dolor al final del día
  • Dolor post entrenamiento  (corredores, saltadores, deportistas)
  • Enrojecimiento de la planta del pie
  • Sensibilidad en zonas cercanas al talón
  • Ardor o sensación de pinchazos en planta de pie.

¿Cómo se diagnostica la fascitis plantar?

Se diagnostica por medio de la historia clínica que el médico realice al paciente, por medio de radiografías para descartar posibles fracturas, y la prueba más demostrativa es una ecotomografía, la cual nos muestra las partes blandas de nuestro cuerpo.

 

¿Cuál es su tratamiento?

El tratamiento de elección en la fascitis plantar es la kinesiología, la cual buscará disminuir el dolor, tratando la zona y modificando la causal. Esto se puede lograr a través de: masaje en la fascia, ejercicios de fortalecimiento de musculatura propia del pie, estiramientos o técnicas de elongaciones de músculos acortados y lo último, pero no menor, la educación al paciente, esto puede ser desde que tipo de pisada tiene, que calzado utilizar hasta la dosificación y modificación de la actividad deportiva, en caso de que esto sea uno de las causales.

En ocasiones, cuando el tratamiento convencional con medicamentos y kinesioterapia no da los resultados esperados, los médicos deciden operar la fascia, liberando la zona dañada.

¡Si tienes esta patología o crees tener ciertos síntomas y características de esta, no dudes en tomar una evaluación en SportSalud!

Periostitis Tibial: ¿Qué es? ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Cuál es su tratamiento?

Por Montserrat Montero, Kinesiologo SportSalud.

¿Qué es el periostio?

El Periostio es la vaina fibrosa que cubre los huesos y que contiene vasos sanguíneos y nervios que nutren y le dan sensibilidad a los mismos. A esta capa se pegan los músculos, como en el caso de la Tibia: el gemelo, soleo, tibial posterior, flexor de los dedos, tibial anterior, que usamos en la práctica del ejercicio de correr,  encima de ella tenemos una capa de grasa y por último, la piel.

¿Qué significa periostitis?

La periostitis es la inflamación aguda del periostio o de la membrana de tejido que cubre el hueso, por lo general, se suele dar en la tibia y la zona más afectada va a ser el área situada entre el músculo tibial posterior y el sóleo cuya lesión también recibe el nombre de Shin Splint. Muchas veces esa inflamación,  se produce por la tracción que ejercen los músculos que se unen a la tibia sobre ella. Es una patología común entre los corredores y saltadores.

¿Cuáles son los síntomas de la periostitis tibial?

Dolor, inflamación o quemazón cuando estamos corriendo en la cara antero-interna de la pierna, en la tibia o posterior al trote, en ocasiones se pueden sentir como agujetas o como si estuvieran presionando fuertemente la zona.

¿ Cuáles pueden ser sus causas?

Existen muchas causas por la cuales se produce como:

  • Las vibraciones causadas por los entrenamientos repetitivos, por el impacto del pie en el suelo, sobre terrenos duros y a veces coincidiendo con la utilización de zapatillas inadecuadas o demasiado gastadas
  • Las tracciones excesivas sobre las zonas de inserción de los músculos sobre el periostio, teniendo como origen las rigideces musculares  o los apoyos incorrectos.
  • La excesiva rotación de la cadera, una torsión tibial externa aumentada, la hiperpronación o una eversión exagerada del talón (durante la fase de apoyo plantar), valgo del retropié
  • Los traumatismos repetitivos directamente sobre el periostio en la cara anterior de la tibia (botas de esquí o de patinar, golpes directos como en el fútbol), aunque esta última causa no suele ser frecuente en fondistas.
  • El exceso de entrenamiento, rodajes sobre superficies demasiado duras, demasiadas cuestas y horas por terrenos irregulares, pueden desembocar en una periostitis tibial.
  • No parar cuando existe dolor pensando que ya se pasará.
  • Falta de estiramientos.
  • Zapatilla inadecuada poca amortiguación o demasiado dura, zapatillas con demasiados kilómetros y gastados.
  • Atletas pronadores, pie plano entre otros.

¿Cuál es su tratamiento?

Apenas el dolor aparezca, debe parar la actividad de inmediato. Colocar frío en la zona por 10 min 3 veces al día  y elongar suavemente. Si el dolor persiste, debe visitar a un médico.

Para el manejo del dolor se indica  el tratamiento kinésico, el cual es muy importante, ya que en este se hará una evaluación inicial, donde es fundamental encontrar la causal por la cual se generó, ya que modificando esta, podremos prevenir que no se vuelva a presentar y disminuir los síntomas de manera importante.

Tratamiento y recuperación de un desgarro muscular o rotura de fibras

Por Felipe Chacon, Kinesiologo SportSalud.

Los músculos son estructuras contráctiles, con mucha irrigación sanguínea y muy sensibles al dolor y estiramientos. La función de este, es la de contraerse y elongarse, a través de esto, este  logra producir el movimiento de la estructura a la cual se encuentra ligado.

Dentro de las lesiones más comunes en quienes practican deporte (sobre todos los que lo realizan ocasionalmente) están las de tipo muscular y entre ellas, la más habitual, es la rotura de las fibras musculares o el desgarro.

¿Qué es un desgarro muscular?

Cuando hablamos de desgarro  o de rotura de fibras musculares, nos referimos, a la lesión del músculo en donde las fibras que lo componen se rompen, generando una pérdida de la continuidad del tejido muscular o de sus fibras.  Este provoca un dolor muy intenso, acompañado de inflamación, hematoma y normalmente el cese de la actividad deportiva, ya que al contraer el músculo, se pone en tensión el área lesionada. Algunas personas que han sufrido de esta lesión  describen el dolor como  si hubiesen recibido   una “piedra”  en la zona de la lesión,  sobre todo en la zona de pantorrilla o gemelo.

¿Cómo se clasifican los desgarros?

El desgarro lo podemos clasificar según su tamaño y las estructuras involucradas. Siendo este último el más utilizado y el que mostraremos a continuación:

  1. Desgarro Miofascial:Se encuentra involucrada la fascia (membrana que cubre el músculo) y las fibras musculares periféricas. Él es que mejor pronóstico tiene, ya que suele curar sin secuelas en un periodo de 15-25 días. Habitual en deportistas de alto rendimiento y puede recidivar fácilmente si es reintegrado a la práctica antes de la cicatrización total. Los sitios de lesión más frecuentes son los isquiotibiales (semitendinoso y bíceps crural) y tríceps sural (gemelo interno).
  2. Desgarro Fibrilar:Lesión de manera lineal muy fina. Ocurre en el espesor de la musculatura, se acompaña de edema alrededor de la lesión. Frecuente en deportistas de alto rendimiento. Músculos más afectados isquiotibiales y cuádriceps, raro en tríceps sural.
  3. Desgarro Multifibrilar:Variante de la lesión anterior, pero con mayor importancia clínica. Se trata de varios desgarros lineales que genera un foco lesional de mayor tamaño, asociado a un edema extenso. Tiene buen pronóstico, pero mayor tiempo de rehabilitación. Puede ocurrir en deportistas entrenados o aficionados. Músculo que se lesiona con frecuencia es el recto anterior del cuádriceps.
  4. Adherenciolisis:Se refiere a la apertura de la cicatriz o re-desgarro, generalmente parcial y que ocurre siempre en la zona periférica del desgarro. Puede ocurrir durante la cicatrización al no respetar los periodos de reposo

¿Porque se produce el desgarro y que factores pueden ser predisponentes?

El desgarro muscular o rotura de fibras de un músculo se puede producir por:

  • Golpe o contusión directa sobre la zona, el cual puede producir el rompimiento de las fibras musculares.
  • Cuando el músculo es estirado más allá de la capacidad que tiene el mismo naturalmente para estirarse.
  • Como consecuencia de una elongación brusca del músculo,  generalmente, producida por una contracción rápida y fuerte del mismo. Esta es la forma más común en la que suele producirse el desgarro
  • Fatiga muscular
  • Deshidratación
  • Sobrecarga muscular
  • Falta de elongación.

¿Cuáles son los síntomas y signos del desgarro?

  • Síntomas: Al momento de producirse se siente un dolor como de puñalada o piedrazo y se puede escuchar un sonido, esto seguido de limitación de la actividad que se está realizando.
  • Signos: Normalmente la zona desgarrada  se inflama y es común que aparezca un hematoma (moretón) en la zona afectada.  Ocasionalmente se puede palpar la depresión que este genera, ya que depende de la estructura desgarrada.

¿Cuáles son los factores determinantes en la gravedad del desgarro?

La gravedad del desgarro viene determinada por múltiples factores: 

  • Tejido que afecta la lesión; ¿miofascial, fibrilar….?
  • Localización de la lesión.
  • Tamaño del desgarro muscular o rotura de fibras musculares.
  • Morfología de la rotura (es decir, la forma que adopta el desgarro).
  • Edad de la persona que padece del desgarro muscular (mientras mayor sea la edad más grave será la lesión).
  • Enfermedades coexistentes (como por ejemplo enfermedades metabólicas)
  • Estado de salud general

¿Cuánto tiempo se tarda en curar un desgarro?

El tiempo de reparación promedio varía de acuerdo al tipo de desgarro:

  • Miofascial : Entre 15-25 días
  • Fibrilar: 4 a 6 semanas (desgarros pequeños)
  • Multifibrilar: 2-3 meses.

Tratamiento del desgarro

La recuperación dependerá del tipo y la extensión del desgarro, sin embargo independiente de lo antes mencionado, siempre la primera fase (fase inflamatoria) se recomienda el reposo relativo deportivo, hielo, elevación de la extremidad lesionada, y compresión con vendaje elástico. Lo anterior con la finalidad, de disminuir el dolor y la inflamación.

Posterior a la fase inflamatoria para propiciar la correcta reparación muscular, se debe realizar terapia kinésica, en la cual se realizarán ejercicios enfocados en la reparación, fortalecimiento muscular y reintegro deportivo.

Dolor post maratón: Lesiones más frecuentes y cómo detectarlas

Por kinesiólogo Oscar Medina / SportSalud

El acto de correr es un deporte cíclico, repetitivo y de impacto, su rendimiento y correcta realización dependen de muchos factores, los que incluyen la implementación (calzado, plantillas, etc), las superficies de entrenamiento, etc) y la postura y gesto deportivo entre otros.

El volumen de entrenamiento es otro factor muy importante,  ya que al ser un deporte cíclico y repetitivo, son siempre las mismas estructuras las que se ven sometidas al estrés, al impacto y las exigencias del ejercicio. Una alteración de cualquiera de estos factores, ya mencionados, pueden ocasionar una lesión.

A continuación te dejamos un listado con las lesiones y patologías más frecuentes en corredores (las cuales puedes revisar con mayor detallen haciendo click en link que se encuentra a su derecha).  

Lesiones más frecuentes en el running:  

  • Tendinopatía rotuliana.
  • Síndrome de banda iliotibial.
  • Tendinopatía de pata de ganso.
  • Desgarros musculares.
  • Periostitis.
  • Hoffitis.
  • Condromalacia rotuliana.
  • Pubalgia. 
  • Tendinopatía de glúteo medio.
  • Fascitis plantar.
  • Tendinopatía calcánea.
  • Tendinitis de tibial posterior.
  • Síndrome de dolor lumbar o lumbociático.
  • Metatarsalgia.
  • Disfunción patelo femoral.
  • Fracturas por stress.
  • Espolón calcáneo. 
  • Sesamoiditis.

¿Cuál es el la utilidad de la evaluación kinésica frente a la presencia de dolor?

El objetivo de la evaluación kinésica es detectar estructuras dañadas (como músculos, tendones, nervios, etc) y/o funciones alteradas (como la alteración de la movilidad articular) que puedan estar generando o manteniendo la presencia del dolor. En el caso, de determinar la presencia de una lesión a través de la evaluación kinésica, nuestros especialistas podrían indicarte cuáles son los pasos a seguir (como la derivación con el médico especialista indicado) y los cuidados necesarios, para obtener la mejor recuperación y la pronta reincorporación a tu actividad deportiva sin riesgo de generar una nueva lesión o una reincidencia de la misma.

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search