Grandes Historias

Carlos Marambio: “La primera vez, me vi obligado a correr descalzo”

En el año 1960 el etíope Abebe Bikila ganó la maratón olímpica en los Juegos de Roma corriendo con sus pies descalzos. Desde ahí a la fecha, en distintas competencias del mundo es posible ver corredores corriendo sin sus zapatillas.

Fue en STGO 21K, que conocimos el caso de Carlos Marambio, corredor de Soy Runner Team, quien termino el recorrido de 21 kilómetros en 1 hora y 47 minutos, prueba que corrió descalzo con la intención de entrenar y poder mejorar mi resistencia, ya que su objetivo principal es realizar todas las maratones más importantes en nuestro país.

¿Por qué comenzó a correr descalzo?

Carlos, de 34 años, comenzó a correr hace aproximadamente 2 años y poco a poco se fue enamorando de esta disciplina y cada vez más motivado. En una carrera sufrió un problema con sus zapatillas (literalmente se rompieron) debido a eso se vió obligado a seguir corriendo descalzo ya que quería terminar la carrera. Ahí se dio cuenta de lo bien que se sintió corriendo sin zapatillas y desde entonces me propuso correr descalzo en cada carrera a la que asistiera. 

Después de STGO 21K, corrió una semana mas tarde su primer maratón en MITA (Maratón Internacional Temuco Araucanía) y ahora espera correr Maratón de Santiago.

¿Qué siente al correr descalzo?

Carlos nos comenta que al correr descalzo mejora su postura, su pisada, se cansa menos y también lo hace sentir más libre a diferencia de correr con zapatillas lo cual lo obliga a estar más concentrado en la forma de su pisada y postura. 

Regularmente entrena con calzado minimalista para descansar mis pies y así cuidarme de posibles lesiones que después me perjudiquen en las maratones que pretende correr descalzo, de esta manera poder cumplir cada una de sus metas personales.

¿Tiene beneficios correr descalzo?

Entre los beneficios de correr sin zapatillas lo más destacado es la purificación de la técnica de carrera, permitiendo una pisada natural, aterrizando con la parte media y no con el talón, amortiguando el impacto de cada pisada con el complejo esqueleto de esa parte del cuerpo. De esta manera, además de correr de forma más eficiente, se evitan muchas lesiones. También, se mejora notablemente el tacto en la pisada, y se fortalecen los tejidos tendinosos.

¿Y puntos en contra?

Quienes sí puedan entrenar de esta forma, necesitarán de una correcta y escalonada adaptación. No solamente necesitan preparar las plantas de los pies para este nuevo reto, sino también los grupos musculares, que trabajan de una forma muy diferente a cuando se corre con calzado. Hay mucha gente que por su anatomía no está preparada para correr sin calzado, y de hacerlo, es muy probable que sufran lesiones.

Articulo anteriorArticulo siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search