Grandes Historias

Paulina Stagno “Haberme cruzado a los elite corriendo, Kipchoge, Bekele y el mismísimo Mo Farah, no lo podía creer, era parte del lujo de carrera en el que estaba”

Mi historia con Londres fue muy rápida e inesperada, es una maratón que no esperaba correr tan pronto por lo difícil que es conseguir un cupo. Después de evaluar las diferentes alternativas y contactar a varias personas logré mi cupo a fin de noviembre, me sentí tan afortunada que no dudé en fijar junto a mi coach Mauro Siefert mi objetivo, clasificar a Boston 2019.

Mi preparación tuvo una duración de 16 semanas, la que consistió en pista, trote de menor intensidad, un largo el sábado, fortalecimiento y un día de descanso absoluto, todo esto acompañado con un plan nutricional. Durante esta etapa, fui bastante estricta respetando todas las etapas, aunque reconozco que algunas veces me daba flojera hacer la pista y me comí algunos chocolates sobre todo en las noches. Tres semanas antes realicé mi tapering para llegar con el descanso necesario a la carrera.

Llegó el día del viaje y no podía estar más feliz, había llegado a mi 3era major, hace dos años ni lo hubiese soñado!!. Ya en Londres comienzo a sentir nervios, sin motivo alguno, la pega estaba hecha, pero se anunciaba un calor inusual, la maratón más calurosa de la historia de Londres. Como dato lo normal es fluctuar entre 7°C a 15°C, esta vez se anunciaban 25°C, así que sólo pensé “Pauli, esto es un largo en verano”.

El día de la carrera desperté 5:15am, por suerte no me costó nada, desayuné con mis amigos, nos reímos un rato y me fui a preparar para salir, había buen ánimo y eso me energizó!!. Antes de salir, hice todos los rituales que uno tiene, desde leer algunos mensajes, escuchar música y repasar el plan. Salimos a las 7:15 y 8:20 llegamos a Greenwich, lugar de la partida.

Llegamos al parque donde se da la largada y como llegamos con tiempo me sirvió para relajarme y vivir el momento, absorver energías positivas, sabía que estaba viviendo una oportunidad única, el ambiente es increíble y pienso en lo afortunada que soy de estar aquí, de tener salud para hacer este deporte, por haberme lanzado a practicarlo cuando no se me pasaba por la mente correr una maratón y cuando aún así pensaba que era una locura. Llegó el minuto de irnos al encajonamiento, vinieron algunos mensajes de aliento, a esa hora el sol se sentía fuerte.

Partimos!!, comienzo a correr tranquila y todos me pasan como si me fuesen a aplastar, mi foco es respetar el plan. Pasando km 5 sentía que iba muy bien, lo mismo con el km 10 y 15, los primeros kms muestran un Londres residencial con barrios preciosos. Hay que destacar que la hidratación la dan en botellas de 250cc cada 3kms. En cada checkpoint iba como 2 mins mejor que el plan. Muerta de calor, siempre con agua en la mano que alternaba tomando y hechándome en la cabeza. No me di cuenta cuando llegue al famoso Tower Bridge en el km 20 y me emocioné y sentí que estaba viviendo a full Londres, ese es uno de los lugares más lindos y simbólicos de la carrera. Doy la vuelta y uno de los grandes momentos fue haberme cruzado a los elite corriendo, Kipchoge, Bekele y el mismísimo Mo Farah, fue tanto el nivel de ovación a ellos que no lo podía creer, era parte del lujo de carrera en el que estaba, pensaba.  Seguí mi camino, calles angostas y con curvas pero concentrada en la tarea. Paso el km 25 y el 30 a ritmo constante, buenas sensaciones, las calles llenas de gente, a veces ensordecedoras, no he visto nunca algo así. Llego al Km 35 y el calor aumenta, veo a varias personas caminando o retiradas y ahí es cuando la cabeza toma un rol principal y el cuerpo pasa a segundo plano, pensé mucho en el propósito, en por qué uno hace esto, en que por qué cuesta tanto, en que llegaría a la meta como sea, pensaba en mi familia, amigas runners, amigos, mi equipo My Team y muchos que estaban pegados en la aplicación siguiéndome y alentándome, en mis sobrinas, que sin entender mucho de esto porque son muy chicas, es un valor que me encantaría regalarles. Creo que ahí salieron más fuerzas para seguir, veo el reloj y siento que aún voy bien en tiempo y la última parte es la que corro con el corazón. Check en km 40 y pienso que no quedan más de 10 a 11 mins y corro hasta que veo el bendito cartel que anuncia los últimos 200mts, veo el Palacio de Buckingham, voy en plan, ese minuto es eterno pero de una alegría tremenda y lágrimas en los ojos, cruzo la meta en 3:40 con lo que el objetivo de este viaje estaba cumplido, clasificación a Boston, 3era Chilena y 8va en el ranking histórico de Londres. Al cruzar la meta abracé a una señora de la organización, no sé quién era pero lloré con ella de felicidad más que por el resultado, por haber dado todo lo que tenía.

Estoy muy agradecida de lo vivido, fue un día espectacular que nunca olvidaré. Más allá de los resultados y tiempos, lo gratificante es el camino recorrido para lograr un objetivo, las levantadas a las 5:30am a hacer la pista o el gimnasio y después cambiar de switch en la oficina, los largos del fin de semana, cuidarse en la alimentación, de no resfriarse, los cafés post entrenamiento, estar presente para familia, amigas (os), etc. Siempre he pensado que nunca es tarde en la vida para probar algo nuevo, perseguir un desafío o sueño, independiente si resulten o no, finalmente siempre vale la pena. Me quedo con que no hay nada imposible, todo está en la pasión y disciplina con que hagas las cosas. Nadie dijo que era fácil, pero es lo que lo hace entretenido… Aún me estoy recuperando pero la cabeza está lista para afrontar un nuevo desafío. Nos vemos en una próxima!!

Algunos datos técnicos:

La organización es impecable, tanto previo a la carrera con información oportuna, la expo bastante eficiente y la carrera misma. Es una maratón donde a pesar del calor, la altimetría no es mucha, las calles a veces presentan algunas curvas bastante cerradas. La hidratación muy buena, cada 3 kms por ambos lados, geles cerca del km 25, personal médico en todas partes, rapidez para la entrega y retiro de bolsa en guardarropía, baños y apoyo en todo momento. Si tengo que comparar con otras Majors, Berlín y Chicago son más planas y en Londres hay más público apoyando.

Previous ArticleNext Article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search