Grandes Historias

Rocío Núnez «Mi primer Maratón de Santiago fue una experiencia maravillosa»

Hace 5 meses atrás decidí dar el paso y correr una Maratón. Hasta ese momento corría sola, sin estructura ni entrenador. El desafío era enorme, solo había corrido 21k, sin lograr bajar de las 2 horas. 

Lo primero era buscar un grupo de running que no solo me entrenara para poder llegar a la meta sino que además necesitaba mantenerme motivada porque sabía que el entrenamiento era duro, exigente y largo. No sería un proceso fácil. 

Y llegué a un grupo increíble, con corredores excepcionales que despilfarran en compañerismo, y  con unos tremendos entrenadores, muy profesionales y apoyadores, los  secos Carlos Warnke y Valeria Argandoña. 

Durante los 5 meses que dura el entrenamiento fui conociendo cada vez más a mis nuevos compañeros y no exagero cuando digo que hoy los siento parte de mi familia. Han estado ahí apoyando como pocas veces me ha tocado sentir. 

El proceso es largo, hay lesiones, imprevistos, problemas, dudas, la vida sigue su curso, y hay que lidiar con ella sin permitirse excusas para no seguir luchando por el sueño de correr 42,195 km.

Y lo logré, pude terminar mi entrenamiento y el 7 de abril estaba en la partida de los 42k, sabiendo que cumpliría mi objetivo, porque me lo había propuesto, había luchado mucho por él y tenía a los mejores a mi lado.

Los primeros 23k fueron cómodos, a pesar del calor logré mantener el ritmo esperado, incluso un poquito mejor. Pero el calor me fue afectando cada vez más… cuando llegué a Plaza Egaña empecé a sentir lo duro de la carrera, me di cuenta que no alcanzaría el tiempo proyectado pero recodardaba que era mi primera Maratón, que debía ser humilde y nunca pensé en abandonar. 

En el km 36 estaban esperándome mi hijo y mi marido. Me apoyaron hasta la meta, igual que otros integrantes del club  que no me dejaron flaquear los kms finales. 

Y en los últimos metros estaba mi gran amiga Nacha Parra, con quien había entrenado los 5 meses, habíamos compartido todas nuestras emociones, aprehensiones, ganas y las dudas que la Maratón nos provocaba. Ella fue siempre un ejemplo de dedicación y persistencia. 

Pero, la Maratón es así y por una lesión de última hora no pudo correr. Sin embargo, cruzamos juntas la meta, estuvo ahí en ese momento, así es que la medalla que me pusieron a mi es de las dos!!

Mi primera Maratón fue una experiencia maravillosa, que partió hace 5 meses, en mi primer día en el Warnke Running Team y que no terminó en la meta de la MDS… Ahora voy por Viña! Esto no termina más!

 

 

 

Articulo anteriorArticulo siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search