Motivación

El Reintegro Deportivo, una mirada desde la Psicología del Running

Toda lesión implica en el corredor una traba importante para su desempeño deportivo, en algunas ocasionas las lesiones llegan a ser tan invalidantes que se trasforman en un problema significativo que escapa de la vida deportiva afectando otras áreas sensibles de la persona.

Desde el punto de vista de la psicología del deporte, una lesión siempre conlleva una modificación del estado emocional del deportista y de su sistema de creencias personales hacia su persona y el entorno. La manifestación más llamativa se encuentra en el plano emocional, el que se caracteriza, según lo complejo de la lesión, por un estado disfuncional y displacentero.

Esto quiere decir que un corredor lesionado va a experimentar un estado emocional marcado por emociones y estados de ánimo negativos, con una proyección de futuro confusa o simplemente oscura y en muchas ocasiones su comportamiento no va a ser el más productivo, por ejemplo comer en exceso o ser descuidado con su recuperación.

La respuesta psicológica inmediata a una lesión no algo específica, podría ser diversa y eso dependerá del tipo de lesión, el momento deportivo y los recursos psicológicos que el deportista tenga para enfrentar la problemática.

Le reacción psicológica ante una lesión podría ubicarse dentro de las siguientes categorías:

  • Negación: El deportista no hace frente a la evidencia, no cree que está lesionado o piensa que la lesión es menos seria de lo que realmente es.
  • Cólera: El deportista se comporta de manera irritable con él y con los demás, no acepta la situación y esto le provoca un nivel alto de ira y rabia.
  • Depresión: A los momentos más fuerte de ira, les suele acompañar sentimientos de pérdida (estatus social, logros deportivos, etc) que pueden provocar verdaderos estados depresivos asociados a la lesión.
  • Aceptación y reorganización: Este es el momento crucial y supone el hecho de aceptar realmente la lesión y, por tanto, la posibilidad de poner todos los recursos en marcha para la recuperación.

La última categoría es la no sucede de forma posterior a una lesión y debe ser el objetivo principal del trabajo psicodeportivo con un deportista lesionado.

Identificar la etapa psicológica que se genera posterior a una lesión y como va evolucionando permite al psicólogo poder establecer estrategias de intervención para ir evolucionando en el proceso psicológico del deportista lesionado y de esta forma generar un estado positivo para la llegada del reintegro deportivo, la que debe coincidir con la fase de aceptación y reorganización.

Como herramienta de ayuda para el psicólogo deportivo se encuentran algunas pruebas psicológicas que permiten conocer los estados emocionales o de ánimo de los deportistas, entre ellas destaca el POMS. De todas formas una buena entrevista y el conocimiento de la carrera deportiva entregaran información muy relevante.

El reintegro deportivo es un periodo progresivo, en este sentido las estrategias de intervención van a ir variando según el momento en que el deportista se encuentre.

Por lo general es importante trabajar:

  • Habilidades comunicacionales del deportista para una correcta entrega y recepción de información con las personas implicadas en su proceso
  • Técnicas de relajación para la disminución del estrés y la ansiedad
  • Establecimiento de objetivos cuando se aproxima la fase de reentrenamiento y reintegro deportivo
  • Restructuración cognitiva respecto a sus ideas irracionales asociadas a su futuro como deportista (no volveré a ser el mismo de antes)

Jaime Mestre V.

Psicólogo Deportivo KDR

[email protected]

AnteriorSiguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *