Lesiones

Periostitis tibial

Los famosos “shin splints” como dicen en inglés o periostitis tibial, es una de las lesiones más habituales entre corredores. Consiste en la inflamación del periostio de la tibia, es decir, la membrana externa que recubre los huesos.

Suele aparecer cuando se incrementa bruscamente la carga de entrenamiento, se cambia de calzado o de terreno de entrenamiento a uno más duro que el habitual, músculos no estirados y mala técnica de carrera.

Se identifica con un dolor en la cara interna de la tibia (entre la rodilla y el robillo) en su tercio inferior. A veces también en la cara exterior, pero es menos común. En grados avanzados de la lesión puede llegar a producir fracturas por estrés de la tibia.

Para prevenir, se recomienda evitar superficies duras como el asfalto y cemento, aumentar el volumen del entrenamiento de manera gradual, estiramientos de gemelo y sóleos después de cada entrenamiento, fortalecer el músculo tibial anterior y realizar un estudio de la pisada por un podólogo para la correcta elección de las zapatillas.

Las claves para a recuperación es aplicar hielo en la zona después del entrenamiento, si el dolor persiste, parar de correr y acudir a un fisioterapeuta para valorar el grado de la lesión. Realizar un plan de entrenamiento específico para la recuperación y rehabilitación de la lesión.

Articulo anteriorArticulo siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search