• Desde 1970 se había realizado de forma ininterrumpida esta competición, a pesar de estar muchas veces a punto de ser cancelada. En 2012 el huracán Sandy logró que por primera vez se tuviera que suspender el maratón para mantener seguros a los habitantes de la ciudad.

En el año 2012 se llevaría a cabo el tradicional Maratón de Nueva York, el cual se había realizado de manera continua desde los años 70’. Debido al huracán Sandy, y al riesgo que significaba realizar este evento deportivo, es que se determinó por su cancelación en vista del bienestar de los habitantes de la ciudad.

Para contextualizar sobre el riesgo que hubieran corrido los competidores el día del maratón solo basta con ver las cifras que dejó este huracán. Con vientos sobre los 130 km/h arrasó con todo a su paso. Provocó daños registrados entre 30 y 60 mil millones de dólares, además provocó la muerte de 285 personas durante los seis días que estuvo activo.

El alcalde, por ese entonces, Michael Bloomberg había enfatizado varias veces que la carrera se realizaría pese a todo el viernes 4 de noviembre, como era lo previsto.

“No podíamos permitir que una controversia sobre un evento deportivo, ni siquiera uno tan significativo como este, distrajera la atención del trabajo tan importante que se está haciendo para recuperar la ciudad de la tormenta”, dijo el alcalde en un comunicado conjunto con New York Road Runners (NYRR).

La idea de mantener el maratón en pie era para que los habitantes tuvieran algo para sonreír entre tanta desgracia. Finalmente, fueron los mismos vecinos de la ciudad fueron quienes alzaron la voz para que el evento no se llevara a cabo.

La directora del maratón, Mary Wittenberg, había intentado que el maratón siguiera en pie rebautizando la carrera como ‘Race to Recovery’ y presentándola como un acto solidario con las víctimas del huracán. A esta iniciativa se le sumaron ING y la familia Rudin, quienes ofrecieron cifras millonarias a las personas desplazadas.

Además, los organizadores anunciaron que pedirían a los corredores que donaran dinero para las tareas de reconstrucción. Algunos corredores incluso advirtieron que correrían el maratón en dirección contraria si se disputaba la carrera para protestar contra la decisión de llevarla a cabo pese al huracán.

La decisión final de cancelar este mítico maratón se anunció unos minutos después de las cinco y media de la tarde mientras los corredores recogían sus dorsales y mientras atletas de elite atendían a los periodistas.

  • Publicado por: Matías Méndez
Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search