El año 2016 califiqué para la Maratón de Boston de Abril 2017 junto a mi amiga Ingrid Toledo. Entrenamos con la ayuda de nuestro entrenador en ese momento, estudiamos en teoría el recorrido, había una altimetría importante, por mi parte me sentía capaz para hacerlo bien e incluso tenía entre mis planes bajar mi tiempo. Bueno,  nada de eso se dio, me fue mal, el tiempo esperado no fue tal, pero lo peor fue que me acalambré en el K 25 y de ahí en adelante apenas podía levantar los pies del suelo, terminé a duras penas, muy mal!!, mi amiga tampoco hizo lo que esperaba así que dijimos vamos por  LA REVANCHA!!.

Nos unimos al team EORunners en el 2017 y el 2018 con el tiempo de la MDS calificamos nuevamente y le dimos el vamos a la revancha para Boston 2019, junto a nuestra compañera de equipo Carmen Gloria Parra.

Partí con mi hija Paula el 12 de Abril, llegando a Boston el 13; la Maratón sería el 15 de Abril. Cada una de nosotras tenía una hora de partida diferente, según su clasificación, mi partida era a las 11:15 hrs.

Demás está decir que la organización es a otro nivel, todo previsto, todo claro, de hecho nos llegaron muchos correos en los día previos advirtiendo que el pronóstico del clima era terrible, lluvia, frío y las recomendaciones era llevar ropa de abrigo, gorro, guantes, poncho para el agua, etc.

Retiramos el Kit que incluye dos bolsas plásticas transparentes, una grande para dejar en guardarropía para retirar después de terminar y otra más pequeña para llevar al punto de partida, de esa nada vuelve así que hay que llevar lo de último minuto, geles y como llovía recomendaron llevar puestas zapatillas que pudiéramos desechar y otras para correr y partir con los pies secos.

Esta maratón es lineal, es decir comienza en Hopkinton y avanza los 42K 195 mts, pasando por varios pueblos hasta llegar a la meta en el centro de Boston, en Boylston Street. Para llegar al punto de partida hay que tomar un bus en el centro de Boston, en el Parque Boston Public Garden, cercano a la meta, el viaje toma aproximadamente 1 hora.

Carmen Gloria partía más temprano así que no la vimos; con Ingrid nos encontramos con en un punto del Parque y caminamos hasta el bus acompañadas por nuestros hijos;  Ingrid viajó con sus dos hijos, Seba y Camila. Casi al llegar al bus nos dicen que hasta ahí podíamos llegar con las bolsas grandes, sacamos lo que necesitábamos y se las entregamos a los chicos para que la dejaran en la guardarropía y nos embarcamos, viaje largo, nervios, incertidumbre, conversando Ingrid me dice traje guantes y yo OHH se me olvidaron!!, bueno mi amiga me dice como eres más friolenta llévatelos tu, todo bien seguimos viajando y luego me dice llevo 6 geles y yo NOOO los dejé en la otra bolsa!! No llevo ninguno!!.Mi super amiga me ofrece 2 geles y gomitas, super generosa, acepto 1 gel y las gomitas  y  digo me tomaré también los que dan en la carrera.

Había taco y demoramos más de lo previsto en llegar, así que llegamos a la explanada donde termina el recorrido del bus y ya estaban llamando a los de la ola de Ingrid así que cambio de zapatillas, abrazos, buenos deseos  y parte mi amiga. Me quedo sola, ansiosa, deseando partir pronto, pasa más o menos 30 min y comienzan a llamar a los de mi ola, el hombre que llama por alto parlante dice ahora los de la cola, son los últimos, pero les ira muy bien, jajaja, ojala pienso, desde que nos dicen avancen hasta la partida son aproximadamente

1,5 K de caminata, voy avanzando y veo que a corredores que van más adelante se le caen geles, comencé a recogerlos, además eran de los que acostumbro a usar, logro la cantidad que necesito!!. Llegamos a la partida y comienza la Maratón, nublado pero no demasiado frío,  mi intención era mantener un ritmo cómodo y terminar bien, prestando atención al ritmo más que al tiempo, voy mirando el paisaje, la gente que alienta durante el recorrido, lo voy disfrutando, con más confianza pues me siento bien, la ruta sube y baja todo el tiempo, tal como la recordaba, pero mi sensación es perfecta, el clima cambia, sol, nublado, todas las estaciones en la ruta. Estaba pendiente del K25 donde fue mi quiebre en el 2017 y lo paso sin problemas, según una charla previa a la que asistimos en Chile,  lo peor era entre el 25 y el 33 K, en ese tramo 4 subidas de miedo, no las logro distinguir, me parece que toda la ruta es igual, un sube y baja constante, llego al 33 y sigo bien, voy tocando las manos de los niños, de las personas que animan en la ruta, tomo agua, tomo Gatorade, mis geles regalados  y voy cada vez más contenta, música,  gritos de aliento “vas muy bien” me dicen y siii lo siento así. Ya entrando a Boston llueve fuerte, hay más gente, más gritos, ultima subida y enfilo hacia la meta en Boylston Street, no se escucha la música solo los gritos de aliento, estoy entera, feliz, muy feliz, veo el reloj y paso la meta, no puedo explicar mi alegría, logré la Revancha!!.

Seguir caminando con una sonrisa de oreja a oreja, llegar a la medalla, la foto, luego ir al punto de encuentro con la familia, me encuentro con mi amiga Ingrid, abrazos y el clima cambia,  mucho viento, mucho frío, no están nuestros hijos,  esperamos en un rincón entumidas, decidimos caminar hasta que encontramos a los chicos, nos separamos y de ahí al hotel, la ducha calentita;  ya terminó la maratón de Boston 2019.

Mis amigas lo hicieron espectacular, Carmen Gloria con un buen tiempo, Ingrid se contracturó, no hizo el tiempo que esperaba, pero contracturada y todo terminó la Maratón Boston 2019, puro corazón.

Mi tiempo no fue óptimo, pero cumplí mi objetivo, mantuve un ritmo cómodo y lo disfruté a concho, si hago una retrospectiva, esta fue mi sexta maratón, siempre dije que la primera, la Maratón Costa Pacífico era la mejor, terminé bien, contenta con el logro de hacer mi primera maratón a los 60 años, sin embargo esta la supera, ya sabía lo que era correr los 42.K195mts, ahora a los 65 años  me sentí genial, terminé en 4:10 hrs, lugar 14 de las 141 corredoras de mi categoría, por todo ello esta es MI MEJO MARATÓN.

Todos mis agradecimientos a mi familia por el apoyo, por la paciencia con los entrenamientos, a los amigos que me animaron en todo momento, a todos quienes nos acompañaron y siguieron en la app, y en especial a mis entrenadores, Erika Olivera y Leslie Encina, por sus enseñanzas, por sus consejos, por los entrenamientos planeados con la sabiduría que los caracteriza, sin ellos no lo hubiera logrado, gracias de corazón.

Ahora a pensar en un nuevo desafío, LIFE GOES ON.

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search