Después de 11 horas agotadoras, Hannah Gavios cruzó la línea de meta de la Maratón de la Ciudad de Nueva York, completando toda la carrera con muletas.

En 2016 ella tuvo un accidente en Tailandia: cuando huía de un hombre que intentaba violarla, cayó 50 metros por un acantilado y se fracturó la columna vertebral. Desde entonces convive una parálisis parcial. Hoy no siente sus pies y tobillos. Su cuadro -cuenta la chica en la actualidad- pudo haber sido más grave: en su momento le informaron que existía una posibilidad de que no pudiese volver a caminar.

A principios de este año, mientras aún se sometía a una terapia física intensa, Gavios, de 25 años de Queens, decidió participar en el Maratón de Nueva York. Ella conoció la historia de Amanda Sullivan, quien completó la carrera en muletas en el pasado, y se inspiró para asumir la hazaña a sí misma.

“Comencé a entrenar a finales de marzo. Simplemente saldría durante una hora, lo más largo que he hecho es de siete horas “, dice Gavios, una diseñadora gráfica de la ciudad de Nueva York.

Además de acumular algunos largos y dolorosos kilómetros durante el entrenamiento, Gavios recaudó más de $ 19.000 para la Fundación Christopher y Dana Reeve, que se dedica a encontrar una cura para las lesiones de la médula espinal y a mejorar la calidad de vida de quienes viven con parálisis.

A pesar de que terminó mucho después de que los hombres y mujeres de élite cruzaron la meta, la multitud era grande y ruidosa para Gavios, su héroe local.

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search