• Este destacado deportista guatemalteco hizo historia al ganar uno de los maratones más importantes del mundo. Aquel logro es considerado uno de los más grandes en los anales del atletismo de Guatemala. Además, en su país fue homenajeado colocándole su nombre al Estadio Nacional.

Desde joven  Mateo Flores (o también conocido por el nombre que tenía antes de cambiárselo, Doroteo Guamuch Flores) mostró aptitud para el atletismo. Tuvo que trabajar realizando labores albañil en la construcción al mismo tiempo que se dedicaba a entrenar. Ya para 1941 pudo dedicarse netamente al área deportiva.

Sus primeros logros los consiguió en los Juegos Centroamericanos y del Caribe realizado en Colombia en 1946, obteniendo el segundo lugar en las pruebas de medio maratón y cinco mil metros planos.

Ya para 1950 se celebró este evento en Guatemala y Mateo mejoraría su presentación haciéndose con la medalla de oro en la prueba de medio maratón. Fue así que estaba listo para competir en uno de los maratones más importantes del mundo.

En su país era considerado un atleta prodigio, debido a que parecía no tener rivales. Ganó la Media Maratón Max Tott en siete oportunidades en 11 años. Es por esto que tenía que buscar desafíos más complicados.

La preparación a la que se sometió Doroteo para lograr su más grande victoria deportiva, consistió en levantarse todos los días a las cuatro de la mañana y salía de su casa para correr varios kilómetros. Más tarde, a las seis de la mañana volvía al hogar para tomar un ligero desayuno. En la tarde, seguía con su entrenamiento, pues corría aproximadamente dos horas más, de seis a ocho de la noche.

Este entrenamiento le permitió estar en buenas condiciones para no solo competir, sino que ganar el Maratón de Boston en 1952. El tiempo que demoró en recorrer los 42 kilómetros, en esta proeza deportiva, fue de 2 horas, 31 minutos y 53 segundos.

Al llegar a su país natal fue recibido con un desfile en su honor y se condecoró a Flores con el nombramiento como hijo predilecto de Mixco, municipio de Guatemala. También, se le hicieron numerosos homenajes por parte de escuelas, diferentes instituciones estatales e incluso sindicatos.

En 1957 tuvo que retirarse del atletismo tras tener un accidente en motocicleta que le generó una lesión en su rodilla.  El 11 de agosto de 2011 falleció dejando atrás un enorme legado deportivo. Su trayectoria le significó que el Estadio Nacional llevará el nombre de Mateo Flores, mismo que fue cambiado en el 2016 a Doroteo Guamuch Flores.

  • Publicado por: Matías Méndez
Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search