• Con la participación de 42 mil 195 corredores, este domingo se celebra la edición número 36.

Titus Ekiru comandó la armada keniana que este domingo acaparó el podio en la Maratón de la Ciudad de México 2018 y se hizo del sitio de honor con un tiempo oficial de 2:10.38 horas, considerado como récord histórico de la competición.

Sus compatriotas Edwin Kipngetich Koech, con 2:12.35 horas, y Matthew Kipkoech Kisorio, con 2:13.14, completaron el grupo keniano que subió al podio en el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria.

El africano marcó su ritmo desde el inicio de la competición. No tuvo complicaciones para meterse a la historia de la justa, ya que con su crono se convirtió en el mejor de la carrera. El año pasado el etíope Fikadu Kebede hizo 2:17:28 horas.

Una fría mañana con asfalto mojado y con ligeros destellos de sol fue el escenario que acompañó a los corredores, que tomaron la salida en el Zócalo capitalino, a un costado de la Catedral Metropolitana. Con el paso del tiempo el clima fue mejor y a partir del kilómetro 15 ya un grupo de 10 elementos comenzó a tomar el control.

En ese pelotón destacó el etíope Kebede, quien el año pasado se agenció el título de la justa, y que ahora planteó su conocimiento del trazado para despejar la incertidumbre y jalar al grupo de africanos.

Los kenianos kipkoech, Kipngetich y Ekiru, de 31 años de edad, comandaron el recorrido, además de Julius Kipyego, quien marcó como uno de los favoritos para el triunfo, pero a temprana hora nada pudo hacer para destacar.

Pero luego en solitario Ekiru, cerca del estadio de la Ciudad de los Deportes, en avenida Insurgentes Sur, con un crono de 1:50.00 horas, se presentó en la punta, mantuvo el ritmo y cuando se sintió con la seguridad de apretar se fue al frente.

Seguido por Kipngetich y Kipkoech, quienes, tal vez, solo se reservarían para protagonizar un cierre en los últimos kilómetros. No sucedió así, porque Ekiru se marchó y poco a poco se adelantó a la meta en Ciudad Universitaria.

Ekiru hizo una carrera inteligente, porque no se desesperó a pesar de tener como rivales a sus compatriotas; la idea era ganar y así lo hizo. El objetivo se cumplió porque Kenia se apoderó del podio.

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search