A pocos días del inicio de la Copa de Confederaciones en Rusia, los futbolistas no solo están preocupados de exhibir el mejor desempeño, sino también de evitar las temidas lesiones. Ante este tipo de situaciones, muchos deportistas de alto rendimiento a nivel mundial han optado por innovadoras terapias en medicina regenerativa como opción para recuperarse.

Hace aproximadamente tres años, el tenista español Rafael Nadal recurrió al uso de células madre para tratar problemas en su rodilla y su espalda que lo tuvieron casi inmovilizado. ¿Cuáles fueron los resultados? De acuerdo a lo declarado por él a los medios, el resultado “fue todo un éxito”.

Como Nadal, un buen número de jugadores de la NBA y de distintas ligas internacionales de fútbol se ha sometido a terapias con células madre desde que comenzó su uso experimental en 2009. Actualmente, según el 2014 World Stem Cell Report (Informe Mundial de 2014 sobre Células Madre), unas 700 clínicas de todo el mundo practican una técnica autorizada por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

En Chile, la velocista Fernanda Mackenna decidió guardar sus células madre “para así estar lista ante cualquier lesión y poder recuperarme más rápido. Tener este respaldo significa tranquilidad para mí como deportista y mis huesos, músculos y cartílagos tienen la posibilidad de recuperarse con mayor facilidad en caso de lesión”, afirma la deportista. Asimismo, el atacante y seleccionado nacional de fútbol, Mauricio Pinilla, se sometió a un procedimiento de extracción de células madres -desde grasa y Medula ósea- las cuales fueron preservadas y podrá utilizar en futuros métodos de traumatología.

“El tratamiento de lesiones de huesos y articulaciones con células madre permite lograr una recuperación más rápida, con menor tiempo de convalecencia, disminuyendo la inflamación y, por lo mismo, el dolor provocado por la lesión. De esta manera, el paciente puede retomar rápidamente sus actividades cotidianas y deportivas”, explica el director médico del banco de células madre, VidaCel, doctor Alejandro Guiloff.

Estas células madre son obtenidas del tejido graso del paciente o de su médula ósea. Cuando el cuerpo del paciente no es la mejor fuente para conseguirlas, se recurre a las de un recién nacido o donante vivo sano. Además, el tratamiento contribuye a la liberación de ciertos factores de crecimientos que estimulan la producción de otras células, indispensables para la reparación del tejido y la consecuente cicatrización de heridas.

Según datos de Worldwide Network for Blood and Marrow Transplantation (WBMT), a 2012 se había efectuado un millón de trasplantes con células madre en el mundo, cifra que continúa creciendo exponencialmente, mejorando cada vez más la expectativa y calidad de vida de las personas.

Para el Dr. Guiloff, la criopreservación de células madre “es una oportunidad única para que las personas cuenten con un importante respaldo que podría ser de utilidad para tratar distintas enfermedades u otros problemas asociados a actividades deportivas. La proyección es que con el tiempo se validen cada vez más tratamientos, que actualmente son más de 90, permitiendo ofrecer una solución a diversas patologías. Sin duda, una alternativa cada vez más real y cercana para salvar la propia vida o la de un familiar”.

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search