• Este eterno corredor nacido en 1920 a pesar de su edad sigue más vigente que nunca acompañado por sus compañeros de equipo, quienes también presentan una edad avanzada y las mismas ganas de no dejar de correr.

George Etzweiler es un estadounidense nacido en 1920 que todas las semanas junto a seis hombres de avanzada edad se reúnen para correr por las montañas de las afueras de State College, Pensilvania (Estados Unidos) y de esta manera se han ganado el apodo “Los viejos de las montañas”.

Ellos son corredores, miembros de un equipo de relevos que se están preparando para una carrera de varios kilómetros. El corredor de menor edad, que entre ellos le llaman “el niño”, cumplió recién 67 años.

El corredor de mayor edad es George Etzweiler, además de ser el líder de este particular grupo. Se encarga de direccionar a su equipo por carreteras llenas de curvas y caminos pedregosos para continuar con su entrenamiento para la ultra maratón de 80 kilómetros que cada año se celebra en Tussey Mountainback.

Luego del entrenamiento de cada día, George descansa unos instantes antes de sentarse a comer para reponer sus fuerzas con un plato compuesto de legumbres, arroz y verduras que deja preparado para cuando regresa a casa.

Él desde el año 2007 viene motivando a las personas de gran edad para que se levanten de sus sillones y corran junto a él por las montañas y carreteras.

“Soy un fenómeno, ¿sabes? Alguien me dijo una vez que era un monstruo de la naturaleza por lo que hago. No sé si es cierto o no, pero no hay muchas personas que tengan tantos años como yo y sigan viviendo, e incluso corriendo”, dijo George a un medio estadounidense de running.

La motivación de este hombre para seguir corriendo a su avanzada edad se debe a su esposa. Mary lamentablemente falleció en el año 2010 debido a una fibrosis pulmonar, pero dejó en George una marca.

Se conocieron en el año 1937 y cinco años más tardes se casaron, él la recuerda como alguien que “siempre me estaba motivando tanto en los eventos deportivos como en la batalla de la vida”.

George comenzó a correr en 1969 junto a Mary hasta sus últimos días. Hoy en día, él sigue saliendo de su casa para encontrarse con ella en el camino, ya que sabe que aunque no esté físicamente ella lo sigue apoyando, “Siempre estoy pensando que ella me anima”.

  • Publicado por: Matías Méndez
Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search