• La deportista nacional comenzó desde muy pequeña a practicar atletismo, y luego de un tiempo en que tuvo que dejarlo, se ha transformado hoy en día en una de las mejores de Chile y top 4 a nivel mundial en la categoría máster.

Evelyn Ortiz dio sus primeros pasos en el deporte a la corta edad de cuatro años en su ciudad natal Curicó. Participó de la categoría “cachorro” siendo impulsada por sus padres que luego serían quienes la incentivaron a seguir en el atletismo.

De a poco fue mostrando sus dotes para correr destacando así desde pequeña para que luego en el colegio el profesor de educación física la animara aún más a competir en nombre del colegio.

“Eso me fue llevando a que pasara del juego, y de lo que me gustó hacer siempre, a realizar esto de manera más competitiva. Después, lo vi como una forma de disciplina y de deporte, el cual decidí practicar”, menciona Evelyn Ortiz.

Ella siempre estuvo ligada al atletismo, pero practicó muchas disciplinas para encontrar lo que realmente le acomodaba, hizo salto largo, lanzamientos y más. Fue a través de ensayo y error que de a poco encontró su prueba ideal.

“Cuando uno descubre que tiene más capacidades para una prueba más que para la otra, finalmente se va orientando hacia esa prueba. El atletismo es super practico en ese sentido, es decir que o eres buena para algo o no lo eres. Hay parámetros para medir las capacidades individuales”, dice la deportista nacional.

Durante sus años como escolar se centró en entrenar tomándose muy en serio los entrenamientos y ejercicios aplicando una disciplina al nivel de los profesionales. Su primera competencia fue en Curicó en un cross country en el que debían darle una vuelta al Estadio La Granja.

Desde entonces comenzó a competir a nivel escolar mejorando cada vez más en las distancias largas. Fue conociendo cada vez más la prueba hasta que se acostumbró a correr en el medio fondo.

“Yo estuve como deportista y en el atletismo hasta la enseñanza media. Estuve muchos años sin competir, solo en corridas callejeras que en ese tiempo ni siquiera eran tan populares. Éramos muy pocas las mujeres que corrían en ellas y en general iban 200 personas como mucho”, cuenta Evelyn.

En ese período de tiempo en que no estuvo compitiendo en pista se dedicó a trabajar, debido a que no estaban las condiciones para que ella siguiera corriendo.

La gran vuelta al mundo del deporte lo hizo a los 28 años estando con una madurez que le ayudó a alcanzar sus objetivos haciendo que se tomara cada derrota como un momento de aprendizaje. De la mano de su entrenador Víctor Campos es que vuelve a competir por el club de la Universidad de Talca.

“Siempre estuvo el bichito de que me llamaba a la pista. En ese momento tenía otro contexto de vida totalmente independiente y con la madurez suficiente para determinar bien mis tiempos en virtud de mis metas. Estos factores me ayudaron mucho, ya que la condición física estaba”, explica la atleta.

Este gran resurgir en el deporte vino de la mano de buenas actuaciones que en tan solo un año la posicionaron como una de las mejores de Chile en la prueba de 800 metros planos. Es su entrenador quien le entregó las herramientas para ella volviera con todo a competir.

No obstante, en un principio estaba muy desordenada la situación. La falta de ritmo competitivo y de estar alejada de las pista la hicieron desorientarse ante el buen nivel mostrado por las demás atletas.

“Al principio pensé en que la diferencia de edad era mucha con las otras deportistas. En general tenía 10, 12 hasta 15 años más que las demás. Eso me generaba inseguridad y cometí errores como el no tener una buena alimentación, pero de a poco fui mejorando”, dice Evelyn.

Solo en el 2015 ganó 52º Torneo “Guillermo García Huidobro”, salió tercera en el XIX Torneo “Mario Correa Letelier” y sexta en el Campeonato Nacional de Atletismo de Adultos.

Previo a eso, en el año 2014 ganó en los 1.500, salió segunda en los 800, segunda y tercera en los relevos en el Campeonato Sudamericano de Medellín. Esta fue la primera vez que salió del país para competir en el extranjero y marcó su vida, ya que significó que ella se diera cuenta que podía llegar aún más lejos.

Luego de esto, fue tricampeona sudamericana, ganadora en 400, 800 y 1.500 metros planos en 2016.

“Yo entreno, me cuido y duermo bien. Llevo una vida disciplinada para entregar lo mejor de mí y representar a Chile en la categoría máster. Me siento parte de un deportista integral y que todo lo que hace es en función de mejorar su rendimiento para entregar un mejor resultado para el país”, explica ella.

Su gran triunfo fue en el Mundial de Atletismo de Polonia en el que compitió y logró llegar en el cuarto lugar. Siendo esto un hito muy significativo en la vida de Evelyn y en el deporte nacional.

Sus metas para lo que viene son competir en los Juegos ODESUR y en el Mundial de Atletismo de Finlandia, eventos que ya están confirmados para el 2022.

  • Publicado por: Matías Méndez
Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search