• Este fue el evento que inició la temporada de majors en todo el mundo y que varios deportistas esperaban con ansias. Gabriela Dallagnol fue una de las afortunadas que estuvieron presentes en el denominado maratón más rápido.

El pasado domingo 26 de septiembre se realizó el Maratón de Berlín 2021, en la cual los corredores pudieron volver a disfrutar de un major después de mucho tiempo, algo que sin duda se pudo gestar gracias a la vacunación y prevención de los propios asistentes al evento.

Tras batir su récord de inscripciones en la edición de 2019 con 46.983 participantes, en 2021 retomaron algo similar a una normalidad con 26.000 inscritos. En la nómina de ilustres la prueba contó con el etíope Kenenisa Bekele.

Este último en 2019 se quedó a dos segundos de la plusmarca mundial parando el cronómetro en 2:01:41. Sin embargo, Bekele no pudo repetir ni superar esa buena actuación y bajo el calor de Berlín tuvo que ver como el etíope Guye Adola, quien cruzó la línea de meta tras 2 horas 5 minutos y 45 segundos.

Desde otro punto de vista, la experiencia de este maratón fue algo especial para quienes volvían a correr un major de manera presencial.

“Nosotros llegamos 6 días antes de la maratón y fue increíble ver cómo día a día era mayor el movimiento de gente que llegaba de todas partes del mundo para participar de la primera maratón masiva y primer major post pandemia. Era una mezcla de ansiedad y alegría en la cara de todos”, comenta Gabriela Dallagnol, capitana de Adidas Runner Chile.

Además, ella pudo disfrutar de este evento junto a su pareja, también deportista, Roberto Parra, “Roberto es mi partner de vida, estamos juntos en todas. En esta carrera más que en otras fue muy importante sentir su compañía  en cada kilómetro, ‘en la alegría y en la tristeza’. Me alentó muchísimo cuando me encontré con el famoso muro, y juntos seguimos firmes hasta la meta”.

El haber llegado con anticipación le permitió a Gabriela vivir una experiencia completa, llegando a conocer a sus pares de Adidas Runner Berlín. Este camino que recorrieron como pareja estuvo marcado por el fallecimiento de la madre de Roberto, en los días previos al maratón.

Así que en ese sentido su gran meta fue disfrutar lo más que pudieran de la carrera y cruzar la meta en su recuerdo. Gabriela de igual forma dice que “Berlín es una ciudad maravillosa. Correr por sus calles llenas de cultura e historia es maravilloso. Van a sentir que el tiempo pasa más rápido corriendo allá. Además, hay muy poca inclinación, lo cual facilita el ritmo y las piernas terminan más felices”.

  • Publicado: Matías Méndez
Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search