En un café de Las Condes, nos reunimos con Carlos Serellanes, corredor amateur uruguayo, padre de Belén de 4 años y operario de formulación de Anasac, empresa que lo apoyo durante muchos años.

Carlos lleva más de 20 años corriendo. En su juventud, practico natación, karate, pero finalmente se decidió por el running, fundamentalmente porque es muy competitivo. Reconoce que el karate le sirvió mucho, ya que le dio disciplina. Sus inicios como corredor fueron en su natal Uruguay donde participo en innumerables carreras. La mejor anécdota sale al comienzo de la conversación. Su primera carrera fue una corrida Nike, donde se entregaban medallas a los primeros 500 competidores y el logro el puesto 490.  El destaca dos cosas de esa carrera. La primera las zapatillas con las que corrió, unas zapatillas de calle, muy pesadas. La segunda, que durante mucho tiempo, esa medalla fue su gran orgullo.

En Uruguay, Carlos corría en el club coyotes, club formado el año 2003. Mientras perteneció a ese club, participo durante 5 años en la Agrupación de Atletas del Uruguay, que realizan un campeonato tipo Cross, donde su mejor resultado fue tercero en la general. Además, participo en carreras emblemáticas de Punta del Este como la San Fernando de Punta del Este y San Felipe Santiago, de Montevideo, llegando a correr en la Elite. En Coyotes también lo llevo a correr en Buenos Aires y Porto Alegre.

Hace seis años, el amor trajo a Carlos a Chile. Antes de llegar a Santiago, ya estaba inscrito a una carrera. Recuerda que se inscribió desde Montevideo. Aunque el resultado no fue el esperado, ya que en esa carrera Brooks, se encontró con un circuito muy pesado.

En sus mejores recuerdo esta la carrera Everlast, que gano en el Parque O´Higgins. Carlos conocía el parque desde Uruguay, mientras veía la parada militar por televisión. Ganar en esa carrera, para él fue un privilegio. Otra carrera que disfruto fue este verano la Corrida Brooks, en La Serena, donde gano su categoría y termino cuarto en la general, pero disfruto del clima, ya que es muy parecido al de Uruguay. A ratos sintió que corría en la rambla de Montevideo.

Algo que se repite en nuestras conversaciones, es la falta de apoyo que reciben las personas que se dedican al deporte. Una realidad que se repite también en Uruguay. Carlos nos comenta que ha tenido que tocar muchas puertas. Hoy cuenta con algunas marcas que lo apoyan como Toto, la bebida energética Go & Fun, los calcetines Enersocks y es embajador World Vision.

Carlos hoy compatibiliza su pasión que es el running, con su trabajo. Muchas veces tiene turnos de noche y se va directo a las carreras. Algo similar realiza con sus entrenamientos, que los realiza una vez terminado su turno, antes de ir a casa. Una realidad que pocos conocen.

Hoy a los 40 años, Carlos nos cuenta que está lejos del retiro. Si bien, sabe que debe cuidarse mucho mas, por el tema de las lesiones. Este año estuvo lesionado desde fines de abril y regreso recién en agosto. Volvió recién en la carrera del ejercito, donde se sintió muy bien.

Para el futuro, se presentan nuevos desafíos. El primero es este domingo, cuando espera ir por una revancha en la Corrida Global Energy Race. El año pasado, recuerda que punteaba hasta el kilometro 5, cuando se “pincho”. Lamenta no poder asistir también a la Corrida Avon, la cual es una causa a la cual otros años apoyo, pero en trabajo no le permitirá estar presente. Lo siguiente son los 15K de New Balance, donde espera llegar en muy buen nivel.

Otro de los desafíos pendientes que tiene Carlos, es volver a correr a su país. Desde que llego a Santiago no ha vuelto a correr en Uruguay. Espera que en septiembre de 2017, se dé la posibilidad de correr los 21 kilómetros de Punta del Este, una carrera muy linda para correr.

Agradecemos a Carlos su buena disposición y le deseamos mucho éxito en lo que viene.

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search