Comencé a correr hace aproximadamente 4 años, inicialmente para bajar los kilos que había subido mientras estaba realizando la especialidad. Después el runnnig se fue transformando en un estilo de vida para mi. 

Empecé a inscribirme en todas las corridas nacionales y es ahí  que me di cuenta lo mucho que me gustaba. Realicé varias corridas de 5, 10 y 21 k. Siempre entrenado sola pero sin un objetivo claro. Era Solo correr y disfrutar del deporte. 

En el año 2016 me inscribí en mi primer maratón, la maratón de Santiago. Fue un desafío personal y sólo quería llegar a la meta. Hice un tiempo de 4:30 hrs. Quedé tan motivada y con ganas de seguir mejorando, que me inscribí en mi segunda maratón en Buenos Aires ese mismo año, sin mejorar mi tiempo, pero disfruté mucho la carrera.

En el 2017 corrí la maratón de Santiago logrando bajar 30 minutos con respecto al año pasado y desde esa fecha que empecé a tomar más enserio mis entrenamientos, pero siempre sola. Me compré varios libros de maratón y de ahí sacaba ideas y planes.

Fue ese año donde quise correr mi primer maratón Major. Logré inscribirme a la maratón de Chicago mediante una agencia deportiva. Logré un tiempo 3:45:15. Fue una experiencia extraordinaria, el ambiente que se vive, la gente, la ciudad giraba en torno a este gran evento deportivo y para que decir la organización y seguridad del evento. 

Quedé tan motivada y encantada de seguir entrenando para mejorar aún más mi tiempo que decidí unirme a un team de runnnig. 

Una gran amiga Andrea Ayala, a quien conozco de que éramos pequeñas, porque entrenábamos juntas tenis, me comentó de un entrenador, que tenía su grupo de runnnig y era muy bueno. Me contacté con ellos y de inmediato me uní al equipo Warnke runnnig team. Sus entrenadores Carlos Warnke y Valeria Argandoña. 

Empecé a entrenar en noviembre del 2017 con ellos y me encantó por el gran profesionalismo que tienen, la ganas, dedicación y preocupación por cada uno de nosotros. Mis compañeros todos muy buenas personas, muy buenos corredores y cada uno con sus objetivos claros. A todos nos une la pasión por el runnnig. He conocido grandes personas. 

Los 5 meses de duro entrenamiento con el team fue para prepararse para la maratón de Londres.  Llegó el momento de correr mi segunda Major. Londres, 22 abril, 2018.

Mis expectativas al iniciar el entrenamiento era hacer un tiempo de 3:30. Pero con la progresión de los entrenamientos y los 21k de la maratón de Santiago donde logré un tiempo de 1:33:11, tiempo suficiente para clasificar a la maratón de New York del 2019, me dio confianza y supe que podía bajar esa marca así que decidí correrla en 3:20 hrs.  Duro desafío teniendo presente mi última marca de 3:45 hrs.

Al igual que en Chicago, En Londres se sintió el ambiente pre maratón los días previos. Más de 50.000 personas inscritas. La organización de primera calidad. 

Llegó el día estaba tranquila, pero ansiosa, poco pude dormir por temor a quedarme dormida. A las 06:00 hrs ya estaba tomando desayuno. Tostadas con miel. A las 07:00 hrs nos trasladamos en bus al punto de partida. Todos los corredores muy nerviosos y ansiosos por el calor que se estimaba para ese día de 23-24 grados Celsius. Yo no estaba preocupada porque hemos estado entrenando con esas temperaturas en Santiago. 

Al llegar al punto de partida, todo muy bien organizado y señalizado. La gente ansiosa, pero el ambiente increíble, Estar rodeada con personas de todas partes del mundo y cada una con un objetivo claro. Algunos hacer marca, otros simplemente finalizar. 

Logré encajonar bien adelante en la posición 2 de 8. Tenía bien planificada la carrera. Así que decidí correr a ritmos de 4:40-4:45. Ritmos que fueron discutidos con mis entrenadores previamente. Crucé la partida a las 10:02 hrs. Debo reconocer que por toda la adrenalina que se vive, empecé un poco rápido, más de lo esperaba, pero me sentía bien, motivada, pero siempre con temor a no fundirme mas adelante. 

En cada punto de hidratación tomé agua, e isotónicas. Los geles cada 30 minutos y 1 pastilla de sal y electrolitos cada una hora. Pasaban los kilómetros y era impresionate como se sentía el apoyo de la gente, jamas antes visto. Desde el kilómetro 1 al 42, todas las calles rodeadas de gente apoyando a los corredores. 

Pasó la primera mitad y me sentía súper bien, sin molestias ni cansancio. Si un poco de calor, pero con las botellas de agua de 250 ml, me mojada la cabeza y cuello y así lograba disminuir un poco el calor. Debo mencionar que las botellas lo encuentro buenísimo y práctico ya que a diferencia del vaso, puedes correr con ellas. Pese a que me sentía muy bien y a buen ritmo no quise apurar, seguí corriendo a 4:40 el kilómetro. Seguía vivo el objetivo de correrla a 3:20 hrs. 

Disfruté de la cuidad enormemente ya que pasa por los lugares más emblemáticos de Londres, bueno dentro de lo que se puede disfrutar. En el kilómetro 18 y 38 mi esposo Raimundo Díaz, quien me ha acompañado en todas mis maratones estaba ahí para sacarme fotos y alentarme. Sólo me logró ver en el km 38. 

Ya cuando quedaban 2 kilómetros, apuré un poco y logré finalmente cruzar la meta con un tiempo oficial de  3:18:11 hrs. Fui inmensamente feliz. Recordé todos los duros entrenamientos que tuvimos con el equipo y sobre todo cuando tenía que entrenar post turno por mi pega. Esto demuestra que un buen entrenamiento, bien dirigido y la perseverancia es la clave para el éxito. Meta mas que superaba. 

En resumen, estoy feliz de lo logrado. Triunfo que no es solo mío, si no que de mis coaches, Carlos y Valeria, mis compañeros de entrenamiento que siempre han estado presente y alentando en todo momento, mi familia y mi esposo que me apaña en todas mis locuras. El triunfo es de todos.

Cecilia Varela Urdanivia, 34 años.

Médico anestesista y maratonista amateur. 

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search