Eliecer Pincheira, corredor del club Santiago Runners, aprovecho sus vacaciones familiares, para enfrentar el desafío que le presentaba la Walt Disney World Marathon, que celebra el 25º aniversario del Walt Disney World Marathon Weekend. Y esta fue su experiencia: 

“Segunda vez que hago este desafío. Pero esta vez quería realizar un buen desempeño en las 4 carreras. Es bien sabido que muchas personas logran realizar este desafío generalmente caminando los 21k y los 42k, pero yo quería lograr tiempos aceptables.

Saliendo de una lesión crónica del músculo psoas que me impidió realizar completamente el programa de entrenamiento y con algunos kilos extras, me dispuse a hacer mi mejor esfuerzo, poniendo sobre la balanza el proteger mi integridad física.

Por otro lado es un lugar donde se viene a disfrutar los parques de Disney sobre todo si uno viene con la familia, que implica caminar mucho todo el dia, lo que hace imposible tener un descanso entre carrera y carrera. En total éramos 11 chilenos inscritos para correr los 4 días, finalmente 9 lo lograron. Con 2 amigos y colegas de profesión estábamos con nuestras respectivas familias en este desafío.

1er día: 5K.

levantarse a las 3am para tomar el bus que nos lleva al punto de partida. 0 grados de temperatura esperando la largada. Es una carrera muy corta que incita a empezar a correr a un ritmo elevado pero que la baja temperatura y poco calentamiento precompetitivo pone en riesgo de lesiones y arruinar el resto de los días. Así que en base a esto logre frenar la adrenalina de correr bajo los 4min el Km y aún así termine muy contracturado por el frío. Ritmo promedio 4:10.

2do día: 10K.

Misma hora de levantada. Esta vez tome la precaución de abrigarme más y realizar buen calentamiento. Baje el ritmo para dosificar los siguientes días. Carrera tranquila a ritmo 4:25. con un poco de dolor en la antigua lesión del Psoas derecho. Y a seguir recorriendo los parques de Disney.

3er día: 21K.

Fueron muy estratégicos pensando que al día siguiente correría 42K. Traté de encontrar un ritmo que me permitiera hacer un tiempo razonable y no me disminuyera mucho energéticamente ni muscularmente para el dia siguiente. Finalmente a 4.35 el km pude llegar bastante bien pero con dolor agudizado en ambos isquitibiales. Sin posibilidad de hacer reposo ni tomar masajes pues debía cumplir como padre y seguir caminando por los parques. Sólo me confirmé con un baño de tina caliente   en la noche.

4to día: 42K.

Dormí muy  bien a pesar de estar con mucho dolor y cansancio muscular por los 3 días previos y la semana completa que ya llevaba caminando en el hermoso mundo de  Disney. La temperatura fue más agradable pero era necesario correr con calzas y primera capa completa. Estaba muy nervioso porque queria hacer un tienpo bajo las 3hr40 min (algo sencillo en el papel si no hubiese estado con los 3 dias previos de carrera en el  cuerpo) y para eso necesitaba tener un ritmo parejo.

Partimos puntualmente a las 5.30 am la 25 Marathon de Disney. Los primeros 2 km fueron muy conservadores para entrar en calor y observaba que los demás corredores también trataban de ir de menos a más. A los 10km ya estábamos en el parque Magic Kingdom cruzando el famoso castillo de Cenicienta y mucha gente alentando.

Me costaba mantener el ritmo de 4:50 que quería, las piernas las sentia apretadas. Pasado el Km15 sentí un poco más de alivio sólo por haber bajado a 4:55 mi ritmo. En el parque Animal Kingdom ya completaba los 21K y empezábamos a enfilar hacia la parte más dura que iba del Km 28 al 34.

Tome la triste decisión de bajar a 5 min el Km pero me ayudó bastante para tolerar el temido muro que me llegó en el Km 35. A pesar de hidratarme en cada puesto y haber consumido gel en el Km 10, 20 y 30. Ahora sólo quedaba correr con la mente.

Sólo recordaba las palabras del profe y las repetia en mi mente: no hay dolor no hay dolor o si lo hay se acabará pronto. Km 38 y llegaba a Disney Hollywood Studios con mucha gente alentando. Ahí escuche muchos “viva Chile”que me dieron la energía suficiente para tratar de mantener a esa altura los 5.15 min de ritmo.

Km40 y entrábamos a Epcot; fueron una eternidad esos últimos 2 km y los logre sobrellevar disociando mi mente recordando a la familia, mis hijos, el sacrificio que debe estar presente siempre en nuestras vidas, el dolor que precede a la gloria muchas veces.

Km41 y tome la decisión de rematar el ultimo km a 4.45. Con la adrenalina de visualizar la meta y saber que ya lo había logrado, sólo fue un mero trámite correr el último kilometro. A pocos metros de cruzar la meta el animador repetía los nombres y el país de los corredores que llegaban. Fue emocionante escuchar decir de forma incorrecta mi nombre pronunciado pero de forma perfecta el de mi pais: CHILE.

Mire al cielo, di gracias por haber llegado con integridad a la meta y empecé a recibir las 3 medallas. Los 42k, Goofey Challange por los 21 y 42 y Dopey Challange por haber corrido los 4 días seguidos. La foto oficial, hidratacion, banana y caminata larga hacia el monoriel que me llevaría al hotel. Elongacion adecuada, después de la ducha caliente ya había que volver a cumplir con el deber de padre y seguir como si nada… acompañar a la familia al parque dado que era nuestro último día en Orlando.

Al día siguiente tomaba el Crucero Disney Dream que nos llevaría a Bahamas y a Cast Away Cay donde se correría 5km más para lograr las últimas 2 medallas de este periplo.

En resumen 11 días de vida familiar, volver a ser niño nuevamente, practicar el deporte que nos une y lo más importante: las últimas vacaciones de mi hija sólo con sus padres ya que las próximas su hermano menor de 1 año no se las perderá jamás.

Objetivo cumplido creo de forma más que honorable en cuanto a mis tiempos. Ahora pensar en retomar el duro entrenamiento para MDS2018″.

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search