Nunca pensé llegar hasta donde he llegado hoy. Hace un año mi vida era otra, pesaba 113 Kg, y algo tenia que hacer. Me comencé a cuidar y al poco tiempo de manera casi casual me pongo a correr. La primera vez fueron 20 min, al poco tiempo 30, 40 y al cabo de pocas semanas trotaba 45 min.
Con solo 2 meses mi primer desafío, la media maratón TPS de Valparaíso. Mis primeros 10K. De ahí nuevamente 10k en la Maratón de Valparaíso. Para mi un 2016 redondo.
Comienza el 2017 me dicen que ya debiera dar el paso a los 21K, algo para mi aun inalcanzable. Luego vuelven a preguntarme “y, te inscribiste a la #mds?”, yo dije que no pero me entusiasme y me inscribí, sin pensarlo a los 21K. En que me había metido!!! 
Comenzó Febrero y mi preparación, como iba a llegar a correr 21k si con suerte había corrido unas cuantas veces 10K?
De ahí, fue solo entrenamiento y salir a correr, levantarse a las 5 de la mañana a correr. Fueron 2 meses de preparación. Mi meta, hacer los 21k en menos de 3 horas.
El día de la carrera a las 5 de la mañana me levanto y me dispongo a viajar desde Valparaíso, con mi hijo, mi partner y mi gran compañero. Llegar y sentir esa energía y esa adrenalina previa a la carrera es magnifico. Ya no había vuelta atrás.
Con mi celular programado, estaba todo listo. Mi preocupación ahora era poder terminar. Al llegar a los primeros 3 km mi ritmo era de 6,05 min x km, demasiado rápido para mi. Que pasa me pregunto, por que estoy corriendo tan rápido, esto no es bueno ya que me va a pasar la cuenta mas tarde. Ok bajemos el ritmo y seguimos. Al llegar al segundo reporte mi ritmo es de 6,14 min x km. Dios!!! esto no esta bien, no voy a llegar si sigo así. Baja el ritmo o sino, no vas a terminar. Llega el tercer reporte, 6,30 min x km. Ya que le voy a hacer, lleguemos a los 10k y veamos que pasa, tomo agua y digo, vamos!!!
Aquí comienzan mis primeros descansos, no duraban mas de 25 a 30 segundos en donde bajaba el ritmo y continuaba caminando. Fueron cerca de 5 descansos entre el km 10 hasta el 17, ya que al llegar a ese punto me digo, no falta nada!!!
Al llegar a Providencia, veo con mas frecuencia gente tirada en el suelo llorando, que la sacan en hombros porque no pueden continuar, me topo con un grupo de 4 motos que rodean un grupo de personas que están dando reanimación cardíaca a un competidor, diablos, puedo ser yo me digo… pero sigo, ya no falta nada. El último km fue maravilloso, no llegue solo, eramos muchos, y a pesar de correr por primera vez sin la compañía de mi hijo, antes de cruzar la linea de meta lo veo, nos saludamos y me digo misión cumplida.
Cuando me doy cuenta, no lo puedo creer. Mi tiempo fue de 2:28:17 absolutamente mucho mejor a lo que yo me esperaba con un promedio de 7 min x km.
Ahora a días de aquella hazaña, y a 8 meses de haber comenzado esta aventura del running, mis metas ya no son bajar de peso, mi meta es seguir corriendo y quien sabe, quizás el 2018 sea el año de mis primeros 42k en la #mds.
Alexis Leiva
Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search