Su primera gran aparición de Stephanie Paradis en el mundo del running de calle, fue el año 2015, cuando con un tiempo de 01:24:45, gano la We Run Santiago de Nike. En esa oportunidad, dijo en una entrevista “Me siento muy contenta, estoy feliz porque eran los primeros 21K que corría en toda mi vida”. Después de esa competencia, comenzó a ser habitual verla en los podios de diferentes competencias. 

Stephanie nació y vivió hasta los 10 años en Ciudad de México. Por el trabajo de su padre, se fue a Estados Unidos, donde vivió 13 años. Llego a Chile hace 4 años, junto a su novio argentino, a quien conoció en la universidad. Se siente cómoda acá, ya que cree que los mexicanos se parecen mucho a los chilenos. Estudio Sociología y Francés, pero actualmente trabaja como profesora de inglés de kínder en un colegio del sector oriente.

Reunirnos con ella no fue tan fácil. Esta mexicana es de bastante bajo perfil. En las carreras no anda preocupa de la gente o de que otro atleta compite “yo solo corro” nos dice. No es muy activa en redes sociales, no le gusta publicar sus podios o logros. Nos cuenta que cada vez que le va bien en las carreras, aumentan las solicitudes de amistad en Facebook, aunque no siempre acepta a todos. 

Llego puntual a la cita, en bicicleta, para después de nuestra conversación, poder ir a entrenar. Nos cuenta que entrena todos los días, a menos que tenga una competencia, donde descansa el día anterior a la prueba. Su entrenador, Sebastián Alarcón, le envía la planificación semanalmente, lo que trata de seguir al pie de la letra. Entrena con él hace casi dos años y medio, con quien tiene 100 por ciento de comunicación y confianza. Sus mejores marcas, las ha logrado entrenando junto a el.

Le gusta más competir en pista que en calle, aunque nos comentó que existen tres competencias que le dieron a entender que podría irle bien en calle. La primera, fue recién llegada a nuestro país, cuando participo en la corrida Lan, donde partió bastante atrás en la largada y consiguió un muy buen tiempo, llegando entre las primeras. La segunda corrida que recuerda, es una corrida Brooks, donde llego segunda, después de Erika Olivera. La última carrera que le termino por confirmar que debía dedicarse más a las corridas de calle fue el 2015, cuando corrió We Run de Nike.

Entrena con Pegasus desde la creación del club, hace una año y medio. Siempre asiste a todas las competencias que su club asigna como oficiales. También la motivan las carreras que ofrecen un buen premio y donde tiene posibilidades de meterse en el podio.

Dice no estar “ni ahí con las competencias”, haciendo mención a que no anda preocupada de en qué carrera competir, es su entrenador quien lleva su calendario y le avisa para que ella se pueda inscribir. Eso sí, cuando ya está inscrita se prepara, ya que el tener metas, le sirve para mantener la motivación para seguir entrenando.

Siempre ha visto el correr como una pasión, pero también como algo recreativo, por lo que no ha pensado dedicarse a tiempo completo a la actividad “no lo veo como un trabajo” comenta. Disfruta también de otras cosas de la vida, sus amigos, su familia, salir de vez en cuando, acostarse tarde y no tener que preocuparse al otro día. No le gustaría perder eso, por tener que entrenar dos o tres veces al día, “Soy muy libre en mi entrenamiento”.

Hoy, no cuenta con ningún apoyo de marcas. Dice que nunca los ha buscado. Ha tenido un par de conversaciones con marcas, pero nunca se concretaron.

Este segundo semestre lo comenzó muy bien. Este año, en el mes de agosto, gano en la distancia de 15 kilómetros de la Half Marathon Scotiabank, con un tiempo de 59:46. Una carrera que le viene bastante bien, ya que los años 2015 y 2016 había ganado, pero en la distancia de 5 kilómetros. La diferencia con los años anteriores, fue que en la nueva distancia, la ruta incluía un tramo por el cerro, pero se sintió muy bien, consiguiendo un muy buen triunfo.

Un mes después y bajo una fuerte lluvia, gano la primera versión de Golden Run de Asics, en la distancia de 10 kilómetros con un tiempo de 36:15. Recuerda que ese día, Jennifer González partió muy rápido y trato de pegarse a ella. En el kilómetro seis, comenzó a llover, lo que hizo más difícil la carrera. En los últimos kilómetros se sintió bien, lo que le permitió rematar y ganar la carrera.

Es justamente Jennifer González, una de las principales atletas con quien le gusta competir. Siente que tienen una muy buena relación, la encuentra muy cordial. Se esfuerza por ganarle, pero incluso le gusta cuando ella le gana, ya que le genera un desafío físico y mental.

El primer día de octubre, la encontró en la largada de los 21K del Maraton Internacional de Viña del Mar. Tomo la decisión de correr esa distancia, para mejorar su tiempo del año anterior, lo que no logro, por una confusión en la largada (pensó que no había marcado su chip), lo que la hizo perder cerca de un minuto. Se sintió muy bien en los primeros 10 kilómetros, con mucha adrenalina. Después de la vuelta, cercano al kilómetro 11, ya comenzó a sentir las piernas, pero pudo seguir y ganar la prueba en 1:22:42.

El pasado fin de semana, volvió a correr 21 kilómetros, en la corrida Santiago Corre Consalud, donde termino en el tercer lugar de la prueba. No sabe que correrá en lo que queda del año. Cree que descansara. 

¿Un Maratón? Nunca ha corrido un maratón y dice “que nunca va a correr un maratón”, por el minuto no le interesa, aunque reconoce que su entrenador le gustaría que corra los 42.195 metros. Si le llama la atención el triatlón, pese a que no nada, dice que prefiere en cambio de disciplinas a correr por horas. El trail running no le gusta y nunca lo ha practicado.

Su distancia preferida en el running es el 10K, porque es el más corto. Está contenta con sus tiempos en los 21 kilómetros, pero “los termino sufriendo” reconoce.

 ¿Una carrera preferida? No tienen una carrera imperdible, pero reconoce que disfruta mucho el Maratón de Viña del Mar, ya que viajan en equipo, aprovechan el fin de semana, es bonita y está en la playa. “Me gustaría ir siempre” nos dice.

Sobre su futuro, aun no lo ha pensado. Esta mexicana, no sabe en qué país estará en cinco años más. Tal vez se muden a otro país, no se ve en Chile toda su vida. Les encanta ser viajeros. Le gustaría casarse y tener tres hijos.

Tal vez estudia otra cosa, ha pensado en marketing deportivo, pero no le gustaría ser entrenadora. Ya lo hizo en Estados Unidos, donde fue entrenadora de Cross Country, pero toda la parte de planificación no le gusta. Lo que sí está segura que quiere correr toda su vida.

Terminamos el café y toma nuevamente su bicicleta y se va a entrenar…

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search