• La deportista nacional estuvo presente en carrera realizada en la capital keniana. Una alucinante competencia no apta para cualquiera, en la que se midió con los mejores deportistas del continente africano.

A inicios de este mes se realizó una de las maratones más importantes del continente africano, la Maratón de Nairobi. Esta carrera no es para cualquier deportista, ya que se encuentra alejada de las grandes producciones de los majors, pero que a su vez representa el corazón de estos.

Hay que tener en cuenta las condiciones en las que se corren, como la altura de 1.795 metros en que se encuentra la ciudad.

Celebrada por primera vez en 2003, la competencia se expandió y hoy en día incluye una carrera de 10 kilómetros, media maratón y la maratón. Esta vez asistieron alrededor de 2.000 corredores que asistieron entre las tres pruebas, según la propia Karen Torrealba.

Entre camiones tipo militares llegando al inicio de la carrera con atletas de Etiopía y Uganda, fue que Elisha Kiprop y Valentine Kipketer se quedaron con el maratón. Kiprop se quedó con la carrera masculina en un tiempo de 2:11:04. Por su parte, Kipketer hizo lo suyo y ganó la maratón femenina con una marca de 2:30:01.

La deportista nacional Karen Torrealba dijo presente obteniendo el puesto 39° de la tabla general damas con un tiempo de 3 horas y 2 minutos. Esto con un desnivel de 313 metros y una temperatura alrededor de los 26° grados.

La experiencia de Karen

¿Cómo describirías tú experiencia en el Maratón de Nairobi?

Fue alucinante y utópica. Poder estar en un maratón en que el pelotón de los hombres va a un ritmo por bajo las 2 horas 10′ y las mujeres bajo las 2 horas 30 ‘ parecía a momentos irreal. Es un maratón alejado de la parafernalia que vemos en los majors o buena parte de carreras nacionales e internacionales, que como runner es un tanto solitaria, pero que estar ahí con los grandes atletas africanos de nivel mundial compartiendo ruta lo hace alucinante.

¿Qué fue lo que más te gustó de la carrera?

No sé si gustar es la palabra precisa, ya que para plantearse en esta maratón creo que debemos abandonar un poco el concepto o la idea que surge en nuestra mente al hablar de una carrera, pero hubo momentos en que me erizaron la piel y me detuve a disfrutar. Ver pasar a los pelotones junto a sus pacer tanto en hombres como mujeres, camiones tipo militares llegando al inicio de la carrera con atletas de Etiopía y Uganda. Además, contemplar el paisaje, sólo tipo campo con esos árboles propios de África y las vacas pasando a los costados con algún niño guiando la manada.

¿Las medidas sanitarias fueron las óptimas según tu parecer?

Entre las distancias de 10K, 21K y maratón llegábamos a unos 2000 corredores. Por lo tanto no éramos un número muy alto. Para el ingreso del evento se solicitaba el esquema vacunatorio validado (se entregaba una pulsera para ingresar al evento) y mascarilla para encajonarse. Sin embargo, para ser honesta en el encajonamiento ya casi todos estaban sin mascarilla y sin distancia en base a la efervescencia propia del evento.

¿Qué es lo que más destaca de la competencia?

En Nairobi tiene gran parte de sus avenidas sin pavimentar (son de tierra), “autopistas” que en verdad no lo son porque hay especie extraña de pavimento con tierra y segmentos totales de tierra. Sin embargo, el maratón fue toda su ruta por una gran autopista que está en construcción con una pavimentación de primer nivel.

La hidratación fue excelente, ya que cada 5 km estaba perfectamente distribuida el agua y las bebidas (no vi isotónico), además habían abundantes recipientes para dejar la basura. Lo que me hace preguntar, por qué en nuestro Maratón de Santiago cuesta tanto contar con la hidratación como corresponde y por qué no puede existir una mejor ruta, más expedita para poder correr.

¿Recomendarías a otros runners asistir a esta competencia?

Esta carrera es absolutamente recomendable, pero deben ir abiertos mentalmente a encontrarse con otra realidad. Siento que es el correr en su más pura esencia, disfrutar de la pasión y de la acción. Además, despojarse un poco de los letreros de animación, las campanitas de los niños, de las bandas musicales y conectarse más con uno mismo, es el gozo de correr.

Publicado: Matías Méndez

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search