• Este atleta comenzó como futbolista en el mundo del deporte, para luego dejar de lado esto y cambiar al running y posterior atletismo. Con una carrera bastante corta, dado que empezó en el año 2018, ha logrado ir superándose e ir peleando codo a codo con los mejores.

“Yo tengo una historia bastante particular, porque partí hace poco en el atletismo como tal. Pude haber partido oficialmente en el año 2018, antes de ser atleta era futbolista y jugaba por un club (O’Higgins de Rancagua). Cuando entré a la universidad conocí primero el running por un entrenador y luego el atletismo”, dice Matías Herrera.

Fue gracias a este mismo entrenador universitario que pasaría a dar este cambio gradual del running al atletismo buscando potenciar sus cualidades naturales como deportista. Pese a no tener una base atlética demostraba tener condiciones.

Al llevar tan poco tiempo en este deporte ha tenido que ir paso a paso cumpliendo sus objetivos que cada vez son mayores.

En primera instancia, el cambio de futbolista a atleta se debió a que en su último año de colegio se le estaba haciendo incompatible mantener la rutina de ir a entrenar junto con los estudios. Esto hizo que escogiera a los estudios sobre el fútbol, lo que posteriormente para mantener el estado físico comenzó a salir a correr.

Al entrar a estudiar un profesor de una rama de atletismo de la universidad le dijo que tenía que integrarse a un equipo. Este fue el momento en que conoció el mundo del running más a fondo.

En un principio estaba sin entrenador, sin plan, sin entrenador, sin reloj, era solo él. Las carreras callejeras fueron su primera forma de medir su rendimiento. Fue gracias a esto que se fijó que tenía potencial en el running.

“Fue algo totalmente nuevo, yo venía de un régimen de entrenamiento que era muy monótono. Al probar el running, y ser algo novedoso para mí, lo encontré bastante entretenido y lo sentí que lo que hacía era propiamente mío, era un sentimiento que no se experimenta mucho en el fútbol”, menciona Matías Herrera.

Los primeros entrenamientos en el running los hizo acompañado de un grupo que fue motivándolo más a darlo todo. Con el paso del tiempo el entrenador se dio cuenta que Matías tenía el potencial para ser atleta. Al dar el salto se dio cuenta que los trabajos comenzaron a ser mucho más fuertes.

“En mi primera competencia de atletismo (junio del 2018) estaba muy relajado, porque no sabía que iba a sentir ni lo que iba a pasar fui a descubrir algo nuevo. Tras sacar buenos resultados en las primeras carreras, la sensación cambió y comenzó la ansiedad y los nervios, porque quería ser mejor“, Cuenta Matías Herrera.

Su distancia ideal fue planteada por su entrenador de la universidad. Tras un entrenamiento de grupo, Matías sobresalió en las series y fue enviado a entrenar los 800 metros para primero tener una base y luego explotarlas en las competencias.

“Todo cambió en ese momento, por muy tonto que parezca yo no tenía zapatillas de clavo. Me mandaron a comprar unas para poder correr los 800 metros y yo no tenía ni idea de dónde las vendían ni cuánto costaban. Me compré los implementos necesarios para entrenar y competir”, comenta Matías Herrera.

La carrera en que mejor se ha sentido fue en la del Campeonato Nacional 2020, justo antes de que la pandemia comenzara. En esta competencia venía con mucha confianza por los buenos resultados que arrastraba. Logró hacer su mejor marca de 1:58 en los 800 metros, quedando con una satisfacción que no había experimentado en años anteriores.

Sería justamente esta su última aparición en una gran competencia hasta el día de hoy. Esto se debe a que han sido organizadas muy pocas por la situación sanitaria que atraviesa el país.

“Había tenido una planificación muy buena y la plasmé en mi mejor marca (2020), entonces el no poder competir de forma continua me cortó el proceso que estaba llevando. Seguí trabajando todo el año, pero no pude demostrar mi esfuerzo en una competencia. La pandemia me quitó mucho roce competitivo”, dice Matías Herrera.   

Hoy en día sigue entrenando y preparándose para las futuras carreras. Tiene como objetivo poder volver a correr en tantas competencias regulares como se pueda, tras casi un año y medio sin competir.

También, tienen en mente la posibilidad de ir fuera de Chile a correr en diferentes torneos para tener un buen ritmo competitivo de cara a los Juegos Panamericanos de 2023. Además, de proyectarse para su gran objetivo los Juegos Olímpicos.

  • Publicado por: Matías Méndez

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search