• Este deportista desde joven se dedicó al atletismo y ha tenido que tomar difíciles decisiones para poder vivir de su pasión. Este campeón nacional en ocho ocasiones compitió junto a Cristián Valenzuela en los Juegos Paralímpicos de Tokio. Hoy en día está concentrado en España para clasificar al Mundial y romper el record de Chile en maratón.

Todo inició para Matías en el 2009 cuando él tenía 14 años, muchos fueron los deportes que practicó, pero solo el atletismo pudo engancharlo. Lo que hizo que siguiera hasta estos días dedicándose al atletismo fue la sensación de dejarlo todo y resistir hasta el final de la carrera.

Este joven oriundo de Puente Alto a nivel escolar tuvo su primer acercamiento en una carrera cross country en el año 2010. Al ver que tenía aptitudes su profesor de educación física le dijo que participara y finalmente el resultado de esto fue que Matías se llevó el primer lugar.

Las vueltas de la vida llevaron a este deportista a entrar a estudiar agronomía, pero se dio cuenta que prefería seguir su pasión. “Me salí de la carrera de para dedicarme de manera profesional al atletismo. La pasión me llevó a querer quedarme en el deporte, ha valido la pena”, dice Matías Silva.

Tras tomar esta importante decisión tuvo la oportunidad de demostrar que había hecho lo correcto. En 2012 clasificó a su primer Campeonato del Mundo Junior en Barcelona, esta fue la primera competencia en la que tenía que salir del país.

“Marcó un antes y un después, era mi primera experiencia a nivel mundial y siento que salí de una burbuja, ya que tenía una visión del atletismo totalmente diferente. Al viajar pude ver diferentes realidades y me di cuenta que lo que hacía era solo un cuarto del tiempo que le dedicaban otros atletas”, comenta Matías Silva.

 Esta experiencia le enseñó que le faltaba mucho por mejorar y que si quería estar compitiendo con los mejores tenía que entrenar como ellos o incluso más. Desde aquí las ambiciones de él fueron creciendo queriendo cada vez estar más y más en la cúspide del deporte.

Un factor importante dentro de la historia de Matías Silva es su familia, quienes al saber que había dejado os estudios para perseguir lo que le gustaba se preocuparon, debido a que sabían lo difícil que podía ser este camino. Con el tiempo y con sus resultados él pudo demostrar que no solo era un pasatiempo, sino que realmente se estaba dedicando al atletismo.

El punto en el cual la familia de este deportista supo que él estaba tomándose esto en serio fue el día en que salió campeón sudamericano en Montevideo, Uruguay.

“Yo siempre he tenido claras mis metas, pero cuando el resultado se plasma en medallas uno dice ‘lo que hice realmente está bien hecho y estoy en un nivel profesional’. Los buenos resultados ratifican lo que estaba haciendo marcando un impulso más a mi currículum”, explica Matías Silva.

Con ocho campeonatos nacionales, contando desde que era juvenil, demuestran las ganas y esfuerzo que este atleta ha colocado en su carrera. Su principal motor para seguir año tras años es la pasión que lo mueve, pasando por tiempos buenos y malos.

La carrera que más recuerda con gusto es su medalla de oro en el Campeonato Sudamericano Sub-23 realizado en el año 2014. “Venía de un año anterior muy difícil, me había cambiado de grupo y entrené tan duro que mi cuerpo me paso la cuenta. Al año próximo pude reflejar todo el entrenamiento que había realizado”.

Matías Silva pudo estar presente en los Juegos Paralímpicos de Tokio, pero no como competidor, él dijo presente como guía de Cristián Valenzuela. Esto represento una nueva experiencia deportiva en su vida.

“Fue una muy buen experiencia, porque estuve desde la otra vereda. Tenía que estar al lado de alguien, ser sus ojos y no ir más rápido o lento que él. Fue gratificante vivir desde el otro lado la carrera, esto no lo había imaginado nunca. Pude vivir como era estar en los mismos lugares que los atletas olímpicos, al final fue una experiencia emocionante los que pase con Cristián”, dice Matías Silva.

En la actualidad sigue enfocado en su carrera como atleta y por ello es que se fue a entrenar a Madrid, España. Esto por dos motivos, uno es estar cerca de su entrenador que vive allá y el otro es porque le da la oportunidad de participar en las carreras más importantes de Europa.

Entre sus objetivos está competir en el Medio Maratón de Valencia el 24 de octubre y el Maratón que se realiza en la misma ciudad, pero en diciembre. En este último evento buscara la clasificación al Campeonato Mundial de Oregón de 2022, además de buscar romper el récord de Chile perteneciente a Omar Aguilar.

  • Publicado: Matías Méndez
Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search