Al igual que un corredor o runner debe entrenar técnicas de carrera y distintos planes de entrenamientos de running propiamente dichos, es necesario complementar éstos planes con entrenamientos de fuerza para seguir mejorando. 

El entrenamiento de fuerza ayuda a los corredores a incrementar la pérdida de grasa, mejorar la resistencia y disminuir el riesgo de aparición de lesiones. Si ya estás realizando un entrenamiento de fuerza pero no consigues ver resultados, quizás no estés manteniendo una planificación adecuada. 

A continuación mencionamos las razones por las que un runner podría aprovechar los beneficios del crossfit.

1.- El entrenamiento de fuerza te hará más rápido. Ya seas un corredor de corta distancia (800m – 2 km) o un corredor de largas distancias (2 km en adelante), al trabajar la fuerza, encontrarás una tendencia creciente en tu rendimiento deportivo. El entrenamiento de fuerza mejora la fuerza en el tren inferior y el cuerpo se beneficia de un uso más eficiente del oxígeno y del consumo energético.

Un aumento de la eficiencia en cuanto al consumo de oxígeno se refiere, es una de los primeros propósitos de un entrenamiento de resistencia. Básicamente, si puedes disminuir la cantidad de oxígeno empleada en una carrera a cierta velocidad, estarás capacitado para mantener un ritmo elevado durante más tiempo y en definitiva, ser más rápido.

2.- Un programa de entrenamiento de fuerza enfocado al tren inferior te hará más rápido porque será capaz de generar más fuerza en cada zancada. Combinando esta fuerza, con una mejor economía de la carrera debido a un uso más eficiente de la energía, conseguirás una zancada mejor.

Una de las razones por las que el entrenamiento de fuerza mejora tu velocidad es porque incrementa la proporción de fibras musculares del tipo II, que hacen que disminuya la fatiga y seas capaz de desarrollar más velocidad y potencia. Las fibras del tipo II son las llamadas “de contracción rápidas”.

3.- El entrenamiento de fuerza ayuda a disminuir la grasa corporal. La mayor parte de la energía que se consume en el cuerpo se produce en lo que recibe el nombre de metabolismo basalel cual depende de varios factores, como pueden ser la edad, peso, estatura, sexo, etc. La grasa corporal hace que esa tasa metabólica disminuya y provoque varias sustancias que hacen que sigas engordando, entre las que se encuentran la aromatasa (convierte la testosterona en estrógenos) y las adipocinas (bajan el metabolismo). El músculo y el tejido magro mejoran esa tasa en lugar de dañarla. Esto significa que se sigue quemando más grasa aún cuando no estás realizando ejercicio, debido a un aumento del metabolismo basal.

Los runners de élite y experimentados conocen lo difícil que es a menudo bajar el porcentaje de grasa corporal, a menos que realicen grandes cargas de ejercicios de alta intensidad. Para aquellos que estén interesados en perder grasa sin incrementar la distancia o intensidad de su entrenamiento running, el entrenamiento de fuerza puede ayudarle.

4.- Se consigue una mejor composición general del cuerpo y programada correctamente no se tiene por qué traducir en un gran incremento de masa muscular.

Una preocupación común entre los corredores que realizan programas de entrenamiento de fuerza es la de aumentar mucho su masa corporal con el consiguiente aumento de peso total. Lo cierto es que un entrenamiento de resistencia bien programado en conjunto a una programación de fuerza, únicamente traerá aspectos beneficiosos en el rendimiento deportivo del corredor.

5.- El entrenamiento de fuerza te ayudará a mejorar posibles lesiones/molestias de carácter crónico y a prevenir el riesgo de lesiones futuras. También ayudará a corregir determinados desequilibrios estructurales que por su carácter aumentan la probabilidad de aparición de lesiones y conducen a patrones motores incorrectos.

Naturalmente, si nunca has realizado estos ejercicios, necesitarás cierta técnica y desarrollar movimientos básicos. Un programa de resistencia muscular puede ser adecuado. Es necesario adquirir una resistencia básica y flexibilidad en articulaciones, por ejemplo en caderas y tobillos, para realizar de forma segura sentadillas y pesos muertos de forma segura. Esto es extensible a cualquier otros ejercicios para la mejora de la potencia.

Si eres corredor y crees que te has estancado, deberías plantearte seriamente incluir alguna planificación de entrenamiento de fuerza en tus entrenos. En el CrossFit, este tipo de entrenamientos es básico y por tanto, su práctica puede ayudar a cualquier corredor u otros atletas a mejorar en sus respectivas disciplinas.

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search