• Esta carrera es una de las 15 más importantes que se desarrollan dentro de Estados Unidos, además tiene la particularidad de que las rutas pasan por sitios más icónicos de la ciudad como el monumento de los soldados y marinos. Felipe De Larraechea fue uno de los chilenos que pudo estar presente este fin de semana corriendo.

Este evento es organizado por Beyond Monumental, una organización sin fines de lucro que apoya la salud y el bienestar de los jóvenes, volvió a llevarse a cabo tras tener que realizarse de manera virtual el año pasado.

El maratón comenzó en Capitol Avenue, cerca del Indiana Convention Center, y terminó en Washington Street, cerca del hotel The Westin. En un mañana fría de sábado, miles de personas iniciaron el Marathon Monumental en el centro de Indianápolis.

Se corrieron los 5 kilómetros, el medio maratón y maratón en esta oportunidad. Los participantes al evento pudieron pasar por vecindarios históricos de Indianápolis y lugares destacados como el Capitolio del Estado de Indiana y el Monumento a los Soldados y Marinos.

Los ganadores de este maratón fueron Ian Carter (2:16:22) y Christina Murphy (2:37:55), quienes realizaron el trayecto de los 42 kilómetros más rápido que los demás. En la carrera dijo presente el chileno Felipe De Larraechea, quien finalizó en un tiempo de 2:37:12.

La experiencia de Felipe

¿Cómo describirías tú experiencia en el Maratón de Indianápolis?

Me siento un privilegiado total de poder haber podido viajar a correr un maratón fuera de Chile después todo lo que hemos vivido estos últimos casi dos años. No puedo no mencionar y agradecer a Martín Arias, que para mí es mucho más que un entrenador, a la Lucía (mi señora) y mis hijos Martín y Beltrán por la gran paciencia y comprensión.

“Yo soy 100% amateur, pero esto de una u otra forma me hizo reflexionar acerca de que correr como lo hago a mi edad, no habiendo sido atleta ni nada por el estilo (partí corriendo a los 30), con trabajo full time, familia, hijos, otras prioridades por sobre correr, etc, tiene un valor” agrega Felipe.

Sobre la carrera, fue una gran experiencia, en todo sentido: organización de primer nivel, impresionante el nivel de los corredores, y tremendo el apoyo y compromiso de la comunidad con el evento.

Indianápolis es una ciudad tranquila, moderna, pero sin muchas aglomeraciones ni congestión. Todo lo relacionado con el evento y los lugares para visitar están muy cerca del centro de la ciudad, por lo que no es necesario realizar grandes traslados.

¿Qué fue lo que más te gustó de la carrera?

Lo que más me gusta de correr en Estados Unidos es el espíritu y compromiso de la ciudad con el evento. He tenido la suerte de correr varias maratones en EEUU, no solo Majors, y el compromiso y apoyo es total. Antes de optar por Indianápolis conversé con algunos amigos corredores que viven en Estados Unidos para tener un poco más de feedback más allá de los review que hay en internet, quienes me orientaron un poco.

El circuito pese a no ser tan plano, es bueno para intentar correr rápido. El clima en esta época del año también suele ser bueno para un maratón. Probablemente esta es la carrera más fría que me ha tocado. Partimos con -2 grados, pero como el día estuvo soleado, ayudó a que la segunda mitad no se sintiera tan fría. El apoyo de la comunidad también fue muy bueno. Por todos los barrios que atravesamos había familias completas apoyando, mientras que en términos de logística, la carrera cumplió en todo sentido.

¿Qué es lo que más destaca de la competencia?

Lo que más destaco es el gran nivel de corredores que hubo y que generalmente uno encuentra en las maratones americanas. Es super gráfico: este año hubo 90 corredores sub 2:40 en el Maratón de Indianápolis, compara eso con lo que pasa en el Maratón de Santiago, es un abismo de diferencia.

Esta carrera fue muy especial para mí, porque este año en diciembre cumplo 40. Postulé y me aceptaron como Elite Master (…) fue increíble, la organización me regaló la inscripción, además tuve un lugar especial para recoger el número de competencia, charla técnica el día previo a la que tuve que llevar mis botellas con líquido que iba a tomar, entre otras varias cosas.

Los organizadores de carreras en Estados Unidos hacen un gran aporte porque se preocupan de destacar y promover a los deportistas como uno a través de lo que ellos denominan la categoría “Sub Elite”, es decir los corredores que están entre los Pro y la masa, por decirlo de alguna forma. Ojalá en Chile algún día se llegue a un nivel de madurez y comprensión por parte de quienes organizan competencias para avanzar en este sentido.

¿Recomendarías a otros runners asistir a esta competencia?

De todas maneras recomiendo esta carrera. Creo que generalmente el corredor en Chile prefiere la parafernalia de los Majors, lo que está bien porque son eventos increíbles, pero eso mismo en ocasiones no les permite fijarse en otras carreras buenísimas. Todo dependerá de la experiencia que busque el deportista, porque probablemente cada uno tiene motivaciones diferentes. Antes de repetir 2 o 3 veces una misma carrera en el extranjero, porque el circuito es supuestamente rápido o lo que sea, yo prefiero buscar algo nuevo.

“No puedo no mencionar y agradecer a Martín Arias, que para mi es mucho más que un entrenador, a la Lucía (mi señora) y mis hijos Martín y Beltrán por la gran paciencia y comprensión, y a las marcas que me apoyan sin pedir mucho a cambio (Adidas, Suunto, Personal Best, Stryd, BAUS Coaching)” finaliza. 

Publicado: Matías Méndez

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search