• Las personas que hacen ejercicio son cada vez más y por eso es que la prevención de lesiones se ha vuelto un tema relevante. El running es de los deportes que más ha crecido en el último tiempo, pero a pesar de esto no se ha logrado disminuir el número de desgarros, calambres y dolencias.

Según un estudio organizado por la Pontificia Universidad Católica y su carrera de Kinesiología, entre un 20 a 79% de los corredores se lesionan al año por diferentes motivos. Dentro de las causas más comunes que se pudieron registrar se encuentra la sobrecarga de entrenamiento, la cual albergaba a más del 70%.

“Por ejemplo en el running las personas comienzan a correr largas distancias y no siempre se dan los tiempos suficientes para descansar, lo que provoca que el organismo no lo aguante y comiencen las lesiones”, explicó el kinesiólogo Javier Lara del Centro de Salud y deporte KDR.

Hay muchos factores que pueden influir entre realizar un correcto entrenamiento o terminar una sesión a la mitad debido a alguna dolencia. Debido a esto es que debemos ser precavidos para evitar que entrenar se vuelva un mal rato.

“La falta de estímulos previos al entrenamiento y el  poco trabajo de fuerza como realizar altas cargas y pocas repeticiones son errores que se cometen al momento de entrenar”, menciona el Kinesiólogo Miguel Villalobos del Centro Kinesiológico Integral e Inclusivo TreKine.

5 consejos para entrenar y no lesionarse

  1. No te exijas tanto desde el principio. Lo recomendable es ir regulando el entrenamiento para ir de menos a más. Busca ir rompiendo tus propias marcas con el paso del tiempo.
  2. Ojo con las zapatillas que usas para entrenar. El calzado es muy importante y la clave está en los materiales. Recuerda que para cada entrenamiento hay un par indicado. Contar con el calzado adecuado sirve para compensar la deficiencia biomecánica del pie, mejorando así la estabilidad y soporte.
  3. Ten en cuenta los días de recuperación. Si estás iniciando en algún deporte siempre es importante tener tiempo para recuperar energías. En cambio, si eres ya un deportista que entrena diariamente debes al menos ocupar un día para la recuperación.
  4. Empieza con ejercicios de movilidad. Realiza una rutina inicial con este tipo de ejercicios para ir moviendo las articulaciones de la cadera, tobillos y rodillas. Es fundamental y no te tomará más de 10 minutos. Este tipo de ejercicios preparan la musculatura a fin de evitar que las articulaciones sufran durante el entrenamiento principal.
  5. Tiempo de entrenamiento. Se recomienda entre 150 a 300 minutos semanales de actividad física moderada (bicicleta, trote o caminata). De la misma forma pueden ser 75 minutos de una actividad intensa como un partido de fútbol o trotar a un ritmo rápido. 

  • Publicado por: Matías Méndez
Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search