Generalmente es aceptado que la dieta de un corredor incluya carbohidratos, es más, se recomienda días antes de una competencia de distancia cargar nuestro cuerpo con alimentos ricos en carbohidratos.

Gracias a una enzima llamada amilasa los carbohidratos se descomponen en glucosa (azúcar en la sangre), la cual es usada como fuente de energía para nuestro cuerpo.

Los carbohidratos se clasifican entre simples o complejos. La diferencia entre ambos depende de la estructura química del alimento y de la rapidez con la cual se digiere y se absorbe el azúcar.

Los carbohidratos simples están compuestos de una o dos moléculas lo que hace puedan ser absorbidos rápidamente en el flujo sanguíneo. Esto es bueno para obtener un rápido aumento de energía cuando el nivel de la azúcar es bajo, por ejemplo, durante una carrera larga o maratón. Sin embargo, también puede inducir una respuesta insulínica que regresa el azúcar en la sangre a niveles bajos produciendo una baja de energía. Los alimentos que contienen carbohidratos simples incluyen, los productos con harina blanca, miel, leche, yogur, fruta, mermelada, cereales azucarados y los geles de energía.

Los hidratos de carbono simples, son muy recomendados luego de entrenamientos extensos o competencias, donde nuestras reservas de glucógeno quedan agotadas y nuestro cuerpo está necesitado de recibir rápidamente los nutrientes necesarios para comenzar los procesos de recuperación.

Los carbohidratos complejos están formados de múltiples moléculas de glucosa ligadas entre sí. Por esto, son absorbidos más lentamente en el flujo sanguíneo, actuando como combustible más estable para el cuerpo y contribuyen significativamente a la producción de energía. Algunos alimentos que contienen carbohidratos complejos son la espinaca, el brócoli, las legumbres como las lentejas y los porotos, cereales integrales y muchas otras verduras.

Los expertos recomiendan, que la mayor parte de consumo de hidratos de carbono en la dieta de un corredor debería provenir de hidratos de carbono complejos, ya que estos además también aportan vitaminas, minerales y fibra a nuestra dieta.

Unos de los mitos que se han generado es que los hidratos de carbono engordan. Si no deseas aumentar de peso mientras prácticas deporte, deberás encontrar el equilibrio entre tu gasto calórico y la cantidad de carbohidratos que ingieres.

  • Publicado por: Miguel Andrade
  • Fuente: ViRun
  • Foto: ViRun
Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search