El pasado 28 de abril, se realizó una nueva versión del Maratón de Londres, donde mas de 70 chilenos participaron e la prueba. Entre ellos, la corredora del Club TYM Running, Paola Ortiz, quien fue la segunda mejor chilena en la prueba con un tiempo de 3:22:05 y nos comparte su experiencia con nosotros.

Cuál fue tu motivación

El Maratón de Londres es diferente a los otros, ya que tiene el mérito de ser el evento anual de recaudación de fondos solidarios más grande del mundo. Muchas organizaciones benéficas, corredores y espectadores se reúnen ese día para visibilizar la lucha contra enfermedades complejas, discapacidades o situaciones de vulnerabilidad que realmente conmueven. Es imposible no emocionarse al verlos, porque para mí correr es una especie de celebración de la vida.

Mi sueño es completar los 6 majors. Londres fue el cuarto, en noviembre próximo correré Nueva York y me faltará sólo Tokio para mi Six Star Finisher Medal!

Me gusta eso de conocer ciudades con historia y patrimonio cultural a través de este deporte. Me siento muy agradecida y afortunada de poder hacerlo.

Cuál fue mi preparación

Correr es un hobby que me apasiona y por eso me lo tomo muy en serio. Soy súper matea y disciplinada, porque para mí ahí está la clave para disfrutar este deporte.

Corro 6 días a la semana y además hago harto fortalecimiento. Entreno en TYM y con Martin Arias, mi coach, estamos en permanente comunicación, para ir ajustando volúmenes y ritmos.

Cuido mi alimentación, me hago un chequeo médico al inicio de cada ciclo y voy al nutricionista, que me va ajustando la pauta según el entrenamiento y me va aconsejando.

También me hago masajes descontracturantes con regularidad y me meto al sauna cada vez que puedo.

Trato de descansar y dormir lo suficiente para rendir en todos los aspectos de la vida cotidiana, pero no siempre me resulta…

Experiencia en el evento

Aunque conocía Londres, correr el maratón es una forma muy distinta y maravillosa de disfrutar la ciudad. El circuito atraviesa los principales puntos turísticos:  bordea el río Támesis, pasando por la Catedral de St Paul, Trafalgar Square, Tower Bridge, London Eye, Buckingham Palace y termina en “The Mall”, junto a St. James Palace. ¡Tuve que hacer un esfuerzo para concentrarme en el ritmo y a la vez controlar la euforia de estar ahí!

Si bien es primavera, el clima es más bien frío (excepto el año pasado). Salí del hotel con un pijama de polar, un must para una friolenta como yo, y terminé de quitármelo en la Tower Brigde!

Hay 3 lugares de encajonamiento, dependiendo del color del dorsal, los que convergen en el kilómetro 5 aproximadamente, ese punto es impresionante, una inyección de energía.

El ambiente es increíble, hay gente apoyando todo el recorrido: familias, letreros, bandas de música, fundaciones y voluntarios. Muchos corredores van con disfraces muy producidos y divertidos. Un clásico es el Big Ben, que este año tuvo problemas para pasar por el pórtico de llegada, debido a su altura, y tuvo que ser ayudado por los voluntarios.

La gente es muy amable. Cerca de la meta me sorprendió un señor que corrió conmigo unos metros para decirme que no se veía mi número.

Presumiré de haberme cruzado con Kipchoge, Mo Farah y los primeros elites. Indescriptible, realmente de otro planeta.

Los últimos dos kilómetros son una fiesta. Con lágrimas en los ojos, corrí lo más rápido que pude, levanté los brazos, crucé la meta (paré mi garmin) y ahí sí que lloré con ganas mientras caminaba a recoger mi medalla.

Recomendaciones

  • Es difícil conseguir una inscripción vía sorteo, los cupos para extranjeros son muy pocos. Si en verdad quieres correr Londres, es mejor buscar fundaciones u operadores de turismo con antelación, asegurar el cupo y pagar…
  • Tenemos 5 horas menos, factor a considerar para programar el viaje y alcanzar a sacarse el vuelo y el jet lag.
  • La largada está en Blackhead y la meta en “The Mall”, me hospedé cerca de la llegada, lo que siempre se agradece después de un maratón.
  • La largada es a las 10h, por lo que no hay que madrugar como en otros maratones. El metro funciona perfecto y todo está claramente señalizado, solo hay que salir con holgura de tiempo ya que hay mucha gente.
  • Si te gusta la cerveza, guarda el ticket que viene en el kit. Hay un bar muy ondero en la llegada!
  • La ciudad es muy caminable y un muy buen panorama para soltar un poco las piernas post maratón.

Londres es un imperdible. Si tienes el sueño de correrlo, ponle fecha!  Me lo repetiría? Absolutamente!

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search