• Nacido en una familia ligada a los deportes, continúo por los pasos de sus padres transformándose en un corredor y además entrenador. Es en esta última faceta que le tocó estar en los Juegos Olímpicos junto a Daniel Estrada, con quien se preparan para los Panamericanos de 2023.

Carlos Warnke comenzó en el colegio a practicar deporte y sus profesores se dieron cuenta que él tenía habilidades para correr. Esto lo llevó a ser invitado a participar de un evento deportivo en Valparaíso en los 800 metros planos. Es en este punto que decidió por entrenar y dedicarle tiempo a prepararse para futuras carreras, todo esto totalmente por su cuenta.

La pasión por el ejercicio viene desde su familia, sus padres y tíos se dedicaron a hacer pruebas de resistencias en los distintos deportes como el ciclismo y atletismo. Su familia lo guío a querer intentarlo por su propia cuenta. En el año 2005 entró a la universidad y de la mano de un profesor pudo alistarse para correr desde un 5.000 hasta un maratón.

“En muy poco tiempo adquirí las capacidades para inmediatamente correr un maratón. Con los años me di cuenta que participar de esta prueba con 18 años es muy joven. Siempre me motivaba para alcanzar la máxima distancia, pero ahora que soy profesor pienso que esa capacidad se gana en el tiempo. Corrí muy joven, debí haberlo hecho a los 24 o 25 años”, dice Carlos Warnke.

En el año 2006 participó de un maratón organizado por Olimpo Producciones, en el que debutó con 2 horas y 57 minutos. Para su corta edad en ese entonces fue una marca muy buena, la cual atrajo la atención de un entrenador y la prensa. Le mencionaron que fue uno de los más jóvenes en terminar la carrera, además aquí es el punto en que, tras recibir halagos y admiración, lo motivaron a seguir por el camino del mundo del atletismo.

Su carrera más difícil se le presentó en el año 2010, tras ser invitado por la municipalidad de Coquimbo para competir en el cruce de Los Andes. Esto se trataba de una carrera de doce relevos en la que cada competidor debía completar los 42 kilómetros. Carlos le tocó competir en suelo argentino a 2.000 metros de altura a las dos y media de la madrugada.

“Lo pase pésimo, me deshidrate a los 20 kilómetros. Era una prueba de autosuficiencia, se me acabaron los líquidos y desde el kilómetro 28 fui entre caminando y trotando. Uno piensa que llega en perfectas condiciones, pero siempre hay situaciones que te alejan del carril. Llegue muy mal a la meta, muy afectado y me dejó marcado con que hay que prepararse para todo”, relata Carlos Warnke.

Por otro lado su mejor carrera, en la que consiguió su mejor marca (2:41:20), fue la Maratón de Berlín del año 2018. En esa ocasión se preparó con antelación y logró hacer lo que tenía planificado. A la par de su carrera el atleta Eliud Kipchoge en esa oportunidad rompió el récord con 2:01:39.

Además de tener su carrera como deportista, también es entrenador y tuvo la oportunidad de estar en los Juegos Olímpicos de Río en 2016. Carlos fue junto a Víctor Aravena y Daniel Estrada.

“En marzo del 2016 paso a ser entrenador oficial de ellos (Víctor Aravena y Daniel Estrada). Hicimos tres concentraciones en altura, dos en Cochabamba (Bolivia) y otra en Cuenca (Ecuador) para finalmente ir a Brasil. Estar allá con los mejores del mundo y compartir con ellos en diferentes lugares es una experiencia única. Tuve la suerte de estar ahí, además agradezco a los atletas que confiaron en mí para acompañarlos”, cuenta Carlos Warnke.

Ambos deportistas cumplieron con las expectativas que estaban sobre ellos, Víctor igualó su mejor marca y Daniel estuvo cerca de su mejor marca de clasificación. Aunque las condiciones eran muy adversas, debido a que ese día llovió intensamente previo a la carrera, estos atletas lograron terminar en el ranking 42° (Víctor) y 98° (Daniel).

“Lo que más me llamó la atención de los Juegos Olímpicos fue la puesta en escena y el nivel de organización que tienen todas las competencias. Toda la infraestructura que tenían en Río era de gran calidad y no tenían nada que envidiarles a Europa o a otros países. La ciudad estaba enfocada en esas tres semanas en lo que fueron los Juegos Olímpicos. Esto te da como experiencia para visionar cosas que quizás como país tenemos que crecer”, dio Carlos Warnke.

Este año, específicamente en el mes de octubre, estuvo corriendo en la Maratón de París, en la que le tocó pasar por lugares históricos de la ciudad del amor como el costado del Río Sena, el Arco del Triunfo, los Campos Elíseos y la Torre Eiffel. Compitió frente a otros miles de corredores y logró hacer una marca de 2 horas y 47 minutos.

También, durante este año fue a Kenia a conocer como era el diario vivir de los mejores corredores del mundo su alimentación, sus sistemas de entrenamiento y su programación diaria. Vivieron con ellos alrededor de siete días en el norte de la ciudad de Nairobi, en una zona tropical. Estuvo acompañado de un grupo de entre 20 a 30 kenianos, quienes trataron y brindaron ayuda a Carlos y su grupo.

Dentro de los planes a futuro de Carlos está seguir su camino como entrenador de la mano de Daniel Estrada, esperando que llegue en su mejor forma para que llegue a los Juegos Panamericanos. Además, quiere seguir creciendo junto a su club de running “Chile Kenya Running”. Como proyecto personal se prepara para correr en la Maratón de Boston y mejorar su mejor marca.

Publicado: Matías Méndez

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search