Ya me había inscrito 2 veces el 2017 para hacer 21K, en Maratón de Santiago y Viña, pero por uno u otro motivo – excusas supongo -, desistí. Esta vez no había vuelta atrás, la única distancia era 21K, los tendría que hacer si o sí. El 2 de enero del 2018 me inscribí para hacer mis primeros 21K el 11 de febrero en Mitja Marató de Barcelona.

En diciembre pasado, Ricardo, mi esposo y yo, decidimos hacer nuestro primer viaje a Europa. Enero se me pasó organizando el viaje, trabajando y, obvio, acumulando kilómetros.

Si bien entreno regularmente, en “Talcahuno Runners” tuve poco mas de un mes para prepararme, estaba contra en tiempo… Me reconozco disciplinada y exigente, lo que obviamente influyó en el resultado de esta carrera. Seguí  al pie de la letra las indicaciones de la super entrenadora Margarita Masias, que estuvo al 100%, siempre para mi.

Llegamos a Barcelona dos días antes de correr y lo primero fue ir a recoger el kit a “Cúpula de Las Arenas”, un centro comercial de fácil acceso a pie o en metro. Nada de caos para la entrega, todo bien organizando y señalizado, primero el dorsal con número y mi nombre!!!, chip (que se paga por opción al inscribirse), bolsa del corredor o morral y luego la polera. Al otro día me di cuenta que la polera era L, gigante para mi, así es que regresé a cambiarla y lo hicieron sin ningún problema.

La media maratón se realiza en Parque de la Ciudadela, también de fácil acceso en metro. Llegué directo a ubicar el cajón que me correspondía, lo que me costó un poco porque no conocía el lugar y por el mar de gente que había – entiendo que eran mas de 16.000 corredores – lo bueno es que siempre hay alguien con buena voluntad y preguntando encontré mi lugar (no vi señalización). Un detalle, al inscribirse hay que indicar el tiempo que demorarás en correr, según eso te asignan el cajón en el que te ubicarás, son 5 cajones y cada uno tiene número y color. Siendo mis primeros 21 calculé que demoraría 02:15 aprox., obvio que quedé en el quinto cajón. 

Ya corriendo todo fue buenísimo, el ambiente entre los corredores, la gente alentando en las calles, muchos niños, familias, creo no no hubo tramo en que no hubiera alguien alentando; eso fue una muy buena motivación. En especial ver a mi esposo que esperó en el km 8 para verme pasar solo unos segundos. El circuito en general era plano, sin mayores obstáculos. El abastecimiento de agua y energética estaba disponible cada 5 km, suficiente para todos, muy bueno; excepto por las miles de botellas plásticas que dejamos en el camino. Otro factor positivo, para mi, fue el clima. Sufro con el calor y el sol, partimos corriendo con 7 grados y un día algo nublado, lo que no varió mucho en las 2 horas, excepto en el kilómetro 13 o 14, cuando apareció el sol de frente, estuve a punto de parar pero resistí… En el km 19 cuando solo quería terminar, una mujer que no conozco me gritó “vamos Viviana, ya lo hiciste” (un acierto el detalle del dorsal con nombre), nunca sabrá que esa frase fue una tremenda motivación para seguir y llegar digna hasta el final. A ratos las calles se hacían estrechas para tantos corredores, lo que impedía avanzar; supongo que los que optaron por cajones anteriores tenían más opciones (el mío era el más numeroso). Bueno y así fue como terminé mis primeros 21K en 02:02:39, con una satisfacción inmensa!!!! seguro los corredores entenderán a que me refiero. Una vez mas mi esposo estaba ahí, en la meta, esperando para compartir mi felicidad!!!

Luego del caos de la meta, no recuerdo muy bien los detalles, porque nuevamente había un mar de gente, solo seguí a la masa y pasé a recojo una botella de agua y otra de energizante, nunca vi donde estaba la fruta, tampoco unos ponchos plásticos que supongo daban por si llovía. Luego la medalla. Saliendo de ese circuito fui al servicio de grabación de medallas (el que había pagado por opción al inscribirse). Algo desorganizado el sistema pero me tomó poco tiempo. En segundos vi como grababan en la medalla mi nombre y tiempo, lo encontré lo máximo!! Un lindo recuerdo. 

Hoy al sentir mi cuerpo algo adolorido, vuelvo a experimentar la satisfacción de “meta cumplida”, lo que me hace inmensamente feliz. Supe que 14.000 llegamos a la meta, entonces solo me queda decir: creo que el talento no me sobra, pero por actitud no me quedo atrás… se puedeeeee y olé!!!

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search