• Este deportista desde joven demostró tener cualidades para correr y hoy en día ha tenido la oportunidad de correr en el Maratón de Boston, siendo así uno de los chilenos con mejor marca en toda la historia de esta competencia.

Rodrigo Machado desde su etapa escolar, alrededor de los 12 años, demostró tener potencial para correr en las diferentes actividades que realizaban. Él llegaba a provocar que el profesor que media estas pruebas no le creyera o imaginara que hacía trampa.

“En el colegio hacían la prueba de la vuelta a la manzana, la cual ganaba demorándome cerca de 20 minutos. El profesor pensaba que yo hacía trampa tomando un atajo para recortar camino, eso me dejó en su momento bastante sorprendido”, relata Rodrigo Machado.

Para 2005 y con trece años, se encontraba inmerso en el running asistiendo a carreras, además que recibía asesoramiento en los entrenamientos. Corría por los sectores cercanos a su casa por los cuales era, por ese entonces y debido al poco interés que representaba el salir a correr, visto como un bicho raro.

“Me llamaba la atención el running, porque dependía de ti y tenía una magia diferente a los otros deportes. Descubrí que en el atletismo había diferentes pruebas y comencé a practicar con el profesor Mario Rodríguez en el Estadio Nacional”, comenta Rodrigo Machado.

Su primera experiencia en pista fue en el Estadio San Carlos de Apoquindo mientras aún formaba parte de la categoría infantil con 14 años. Le tocó competir en distintas pruebas desde correr hasta el lanzamiento de bala.

Durante esta competencia destacó en los 1.500 metros con obstáculo y al mismo tiempo fracaso en el lanzamiento de bala, quedando en evidencia en donde debía depositar su talento.

Sus referentes, que durante sus primeros años en el deporte fueron muy importantes para él, fueron Raúl Aránguiz y Mauricio Purto. Este último realizó un programa de televisión de entrenamiento en altura en Farellones con Sergio López y Sergio Lobos, quienes también siguen siendo figuras a seguir para él.

“Siempre he estado entrenando en calle, me gusta mucho. A momentos me tuve que dar cuenta que no había que hacer tanto entrenamiento y carreras de calle, son buenas pero todo tiene su medida. Me gusta ser versátil correr en pista, calle y cross country, estoy en deuda con correr en pista”, dice Rodrigo Machado.

Hasta el momento la carrera que él considera como la más difícil se realizó en el evento llamado “El cruce de Chile”, en la cual estuvo presente en el año 2010. Consistía en participar en equipos corriendo por tramos, siendo el lugar de inicio la provincia de Portillo y el de la meta Valparaíso.

El principal problema fue la dosificación y la cantidad de kilómetros en tan poco margen de tiempo. El esfuerzo físico implicado en esta prueba fue tal que llegó a despertar de calambres en las noches posteriores, a pesar de todo reconoce que fue una muy buena experiencia.

Este deportista también estuvo presente recientemente en el Maratón de Boston, competencia que se la tomó con seriedad y también disfrutó del ambiente. Logró cumplir con sus metas autoimpuestas.

El tiempo que realizó fue de 2:28:57 y con esta marca también se coronó como el corredor chileno con mejor desempeño en esta competencia. Rodrigo cuenta que “es una carrera difícil, la cual me dejó un margen de mejora para el maratón”.

Dentro de su carrera deportiva le tocó estar en los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019 compitiendo junto a la destacada deportista nacional Margarita Faúndez. En esa oportunidad lograron entrar al podio adjudicándose la medalla de bronce en los 1.500 metros.

“Recuerdo que antes de la partida, estábamos en la cámara de llamado a instantes de competir y me toca ir al baño. Al entrar me encontré con un competidor con ceguera arrodillado y llorando, mientras rezaba antes de su largada de partida. En este tipo de torneos le toca a uno ver cosas muy fuertes como esta”, relata Rodrigo Machado.

Tras lograr el bronce, su siguiente destino fue el Mundial de Dubái ese mismo año. En esta oportunidad les tocó estar presentes, mientras se iban a disputar unos 400 metros, en el estadio cuando comienzan a escucharse unos canticos.

Esto debido a que era uno de los cinco momentos durante el día en que las personas que profetan la fe musulmana deben rezar. Esto obviamente llevó a que se detuviera la partida de la prueba en señal de respeto.

Además de ser un atleta y competir, ha logrado desarrollar su vida laboral entorno al deporte. Entrena a los integrantes de su club “La Vía Running” y también es masoterapeuta profesional.

Para el futuro tiene como metas mejorar su tiempo en los 21 kilómetros en el Maratón de Santiago del próximo año. También, busca agregar más horas de entrenamiento para poder mejorar sus marcas y ver si cumple el sueño de estar compitiendo en los Juegos Panamericanos de Santiago 2023.

Publicado: Matías Méndez

Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search