• Por Jimena Labraña Opazo, Profesora de Estado en Pedagogia en Educacion Fisica, Universidad de la Frontera, Entrenadora IAAF, Disertante IAAF, Ex Seleccionada Nacional de Atletismo y Campeona Sudamericana de Cross Country por equipos.

Todo tiene una primera vez, recuerdo aún la euforia de partir mi primer 21.098 mts. Después  de dos meses y medio de entrenamiento y de haber devorado un libro de auto-ayuda, había largado la competencia con todo, convencida de llegar con las punteras de la carrera. Me la jugué por la “Ley de la atracción”, quien no ha escuchado ese término?.

La mitad de los kilómetros fueron maravillosos, siempre disfrutando a tope. Pasaron los minutos, y acostumbrada a distancias más cortas, no quise perder tiempo en hidratarme, además no sabía cómo hacerlo sin llenarme de puntadas. Y así pasaron los kilómetros. Mi cuerpo, asintomático, nunca reclamó, seguía corriendo, y corriendo.  Mis labios pegados fueron mi anuncio tardío de estar deshidratada  y así comenzó la historia de aquel día…

Creo que faltaban 4 kilómetros, Respirar solo por la nariz comenzó a ser muy angustiante,  empecé a sentir dormidos mis pies y mis brazos. Pero seguía en mi cabeza cumplir mi meta. Tengo recuerdos hasta pasar por el sector del cerro Santa Lucia, el resto es la percepción de terceros que me cuentan que era la mejor imitación de Michael Douglas en la película “Marathon” corría en zig-zag con mi vista perdida.

Que locura!!!. No es mi mejor recuerdo, pero una excelente enseñanza de respetar la teoría; lo cuento, porque sé que muchos amantes del deporte, sienten que todo está bajo control y se arriesgan como yo lo hice. Algunos tienen suerte. Yo, caí inconsciente a 500 mts. de la meta. Tuve una desidratación severa, mi cuerpo no tenía agua ni sales esenciales, eso anuló mi capacidad de sudar y por ende mi t° subió y subió hasta desplomarme por el piso con lo que se conoce como golpe de calor. (Los órganos dejan de funcionar normalmente producto de sobrecalentamiento).

Después de esto, como una enferma en recuperación, quería saber todo acerca de lo sucedido, tomé libros, participé en seminarios que me ayudaron a entender y analizar lo que viví. Y busqué y rebusqué información, como todos, en internet. Cuando lo has vivido, lees y entiendes con experiencia, hasta recuerdas las sensaciones. Me costó meses sentirme recuperada, tengo mi lección más que aprendida.

Sé que muchos ya están preparándose para la masiva fiesta deportiva maratón de santiago, por eso a continuación les comparto un cuadro de lo que yo no olvidaré jamás. No hagas como yo, que fui el ejemplo de sobrestimar a mi cuerpo. Espero que ese u otro evento sea sólo de triunfos personales

Y por último… ¡Que nuestras adversidades, nos hagan más fuertes!

GOLPE DE CALOR

 

 

Puede afectar

Consecuencias

Síntomas

CORAZÓN

Alto gasto cardíaco con vasodilatación

Taquicardias y Arritmias

ENDOCRINO

(hormonas)

Hipoglucemia

Mareos, confusión

ELECTROLITOS

Alteración en niveles de Fosforo, potacio, sodio y calcio

Cansancio excesivo

Debilidad muscular

Deseos frecuentes de orinar

En casos graves insuficiencia respiratoria

RIÑONES

Rabdomiólisis

(los músculos sobreejercitados comienzan a morir y sus restos se filtran al torrente sanguíneo, lo que afecta a los riñones)

Exceso de orinar o no orinar suficiente y de color marrón.

Rigidez y dolor muscular, calambres, hinchazón, dolor en las articulaciones o fatiga

APARATO DIGESTIVO

Hemorragias digestivas

Necrosis celular hepática   

Vómitos y heces con sangre de color rojo vivo u oscuro

MUSCULOS

hipoxia ( deficiencia de oxigeno) y acidosis metabólica (aumento del lactato sanguíneo y diminución PH)

Degeneración y necrosis

Rigidez o dolor muscular (mialgia)

Sensibilidad muscular.

Debilidad de los músculos afectados.

PULMONES

Edema pulmorar ( liquido en los pulmones) y

hemorragia

Dificultad respiratoria

Hinchazón de piernas y abdomen.

Piel pálida.

Disminución de la cantidad de orina.

Aumento de la frecuencia cardíaca.

Disminución de la lucidez mental.

Expectoración de sangre o espuma con sangre.

SISTEMA NERVIOSO

Hipoxia (falta de oxigeno)

Muerte cerebral

Edema cerebral

Hemorragias a nivel local

Confusión y   desorientación

 mareos, fatiga y debilidad

alteración del nivel de conciencia, cefaleas

 

Recomendaciones:

·       Planifica tu carrera.

·       Exígete de acuerdo a la calidad del  entrenamiento que has tenido.

·       Conoce y Escucha a tu cuerpo, también trabaja tu mente, piensa en grande pero con los pies en la tierra.

·       Hidrátate siempre. Aprende y practica técnicas que para ti sean efectivas en tus entrenamientos. 

·       Si vas a competir a altas temperaturas 

·        Acércate a esa realidad en algunos  de tus entrenamientos para tener Adaptación al medio. Sin olvidar usar ropa adecuada y protección.

·       Usa ropa transpirable, ligera, cómoda y fresca.

Sobre Jimena Labraña:

Comencé en el deporte por una pluralidad de motivos. Tuve  trayectos de altos y bajos como atleta, viendo el correr casi como un sueño frustrado; todo tuvo prioridad: el estudio, el trabajo, la familia, en fin, pero siempre con ese anhelo escondido de correr y saber hasta dónde puedo rendir… porque eso es lo mío, buscar  siempre más de mí.

Hoy, a mis 40 años, ya sintiéndome recuperada de esa enfermedad que te exige ser la mejor para todos, he decidido buscar lo perfecto para mí, que tiene que ver con sentirme viva,  despierta e inspirada. Y eso, es correr. Comienzo aquí esta nueva etapa y los invito a acompañarme. Registraré mis mejores sensaciones del deporte,  pero no quiero quedarme solo con eso; tengo experiencia de cosas que hice bien y mal como atleta y  conocimientos  profesionales de Entrenamientos y Educación que quiero compartir en esta columna y poder aportar con un granito de arena, en que ustedes descubran lo ¡fuertes y poderoso(as) que pueden ser!

 

  • Publicado por: Miguel Andrade
  • Fuente: Jimena Labraña
  • Foto: Jimena Labraña
Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search